Blog bajo ataque mercenario

Cientos de comentarios terroristas han llegado a mi blog. Puede decirse que estoy bajo un ataque mercenario. Por supuesto que conozco desde dónde llegan esas amenazas, ya habituales en mi espacio.

En los próximos días el blog cumplirá 3 años en la Red y les prometo que quedan muchas sorpresas todavía.

Aclaro que no existen fotos mías con ninguno de los blogueros cubanos, y agradezco a Varela su post, y su honradez al mantener mi anonimato. Es el único bloguero que me ha tomado una única foto, y volveré a compartir con él en las playas de Cuba.

Las piedras están cayendo en otro tejado.

Por razones de seguridad del blog, pasa a moderación.

Gracias.

Yohandry Fontana

La Habana

#Internet: Cinco principios básicos de la estrategia de guerra del futuro

William Lynn III en su artículo “La Ciberestrategia del Pentágono”, publicado en la revista Foreign Affairs (septiembre / octubre de 2010), expone cinco principios básicos de la estrategia de guerra del futuro:

– El Ciberespacio debe ser reconocido como un terroritorio de dominio igual a la guerra por tierra, mar y aire;

– Cualquier postura defensiva debe ir más allá “de la buena preparación o higiene” e incluir operaciones sofisticadas y precisas que permitan una respuesta rápida;

– La Defensa Ciberespacial debe ir más allá del mundo de las redes militares -los .mil- del Departamento de Defensa, para llegar hasta las redes comerciales, que también se subordinan al concepto de Seguridad Nacional;

– La estrategia de Defensa Ciberespacial debe llevarse a cabo con los aliados internacionales para una efectiva política “de advertencia compartida” ante las amenazas, y

– El Departamento de Defensa debe contribuir al mantenimiento y aprovechar el dominio tecnológico de los Estados Unidos para mejorar el proceso de adquisiciones y mantenerse al día con la velocidad y la agilidad de la industria de la tecnología de la información. (4)

Leer más

Diez preguntas para un aniversario

Por Laura Alvarado

Calle Obispo

Calle Obispo

Uno de los blog sobre el tema Cuba más visitados en el ciberespacio cumplió este 8 de febrero un año de existir. Entre encendidas polémicas y envuelto en el enigma de un rostro nunca revelado, ni siquiera ante la oportunidad de recoger premios, “El blog de Yohandry” sigue alentando. Su autor finalmente accedió a solo entornar por un instante  el velo del anonimato para responder el cuestionario que le hice llegar a su buzón.

-Al cabo de un año, no crees que es ya hora de conocer el rostro de Yohandry? ¿Por qué ese empeño en ser anónimo?

Mi rostro es el de cientos de miles: el del médico que pasó la noche de guardia y, con unas ojeras que le llegan a mitad de la mejilla, llega a tiempo para darle el beso de despedida a la hijita antes que salga camino del círculo; el del constructor que muy temprano se faja con la carretilla llena de mezcla, el del abuelo que va a practicar taichí con la salida del sol y luego sigue jabita en mano en busca del pan, el del estudiante y su mochila cargada de ganas de vivir, de gritar, de huir, de besar, de acabar con todos los relojes.

Mi rostro es el del rockero con su tatuaje, el del policía con cantaíto oriental, el del barrendero orgulloso de la calle que dejó sin un papel…

Los tantos que colaboran con mi blog, ya sea para disentir o aprobar lo que digo, y aquellos que solo leen y no dejan su opinión. Toda esa comunidad intangible para mí, a quienes desconozco en mayoría, igual ayudan a proyectar tonos sombríos o luces que, finalmente, también dibujan el perfil de Yohandry. Poner un rostro sería demeritar el de los otros que también soy. No es un empeño, es ser leal.

-No faltan quienes aseguran que tras un nombre sin identidad se está proyectando la voz del oficialismo cubano, multiplicada por un equipo de personas. ¿Qué puede comentar al respecto?

Sí, soy también la voz de lo institucional, pero en la misma medida en que puedo serlo del trovador, del reguetonero o del ex recluso.

Me alegra que mis criterios, absolutamente personales y sin subordinaciones, sean interpretados como coincidentes con el oficialismo, si ese término se entiende como sinónimo de Revolución, nunca de burocracia o esquematismo. Sin embargo, más que de oficialista me acusan de libertino por el hecho de no intervenir como moderador en los comentarios de los foristas. Eso molesta a quienes bogan por la izquierda y también a los de la otra orilla.

El blog lo hacemos todos, por tanto sí que es grande el equipo. Entre muchos otros, tengo colaboradores en España, Estados Unidos, Venezuela, Alemania, Brasil y dispersos por toda Cuba.

Cuando los últimos ciclones, llegaron cientos de correos de cubanos que están por todo el mundo preguntando cómo saber de sus familiares, especialmente de los radicados en Pinar del Río e Isla de la Juventud –los territorios más afectados por Gustave e Ike. Cada uno recibió mi respuesta de aliento. También a través del blog íbamos informando de lo que acontecía, y muchos nos hicieron llegar imágenes y detalles del momento. Al final todos fuimos un gran equipo.

-Para Yohandry defender a Cuba es no criticarla. ¿Cómo justificar esa postura considerando que el propio ex presidente Fidel Castro ha sostenido que Revolución es también criticar lo que merece ser criticado?

Revolución es cambio y de alguna manera el blog ha reflejado los cambios. Mucho antes del paquete de medidas anunciadas por Cuba a propósito de  los teléfonos celulares, el acceso a los hoteles, y la entrega de tierras, entre otras; ya esos temas se habían comentado en los post con una amplia participación de los internautas y diversas formas de enfocar la realidad cubana. Que un post no sea crítico no quiere decir que no sea debatido. Esa es la fortaleza del blog, todas las opiniones caben. Muchos se dedican a ofender, y pierden el tiempo.  Los más, expresan sus criterios.

Son pocos los blogs y sitios en general en Internet, sin algún tipo de moderación. El periódico digital El País, ese “paladín” de la democracia, modera todos los comentarios de sus foros y articulistas. El  Herald sigue un estilo similar.

El blog fue descubierto, casi desde su aparición, por la más recalcitrante contrarrevolución dentro y fuera de mi país. Todos los días emiten su criterio, algo que no puedo hacer yo en muchos sitios digitales donde tengo bloqueadas las IPs de las máquinas donde he actualizado. Por sugerencias de profesionales cubanos y también de nacionales que viven en el exterior y tienen ganas de debatir la realidad cubana, he filtrado solo algunas palabras para evitar faltas de respeto y propiciar el intercambio. Pero todos estos sistemas son vulnerables y, al final, el debate se pone caliente. Los temas de discusión pasan a veces de un post  a otro, y permanecen días y hasta semanas comentándose. Me gusta esa retroalimentación y muchas veces me ha motivado a redactar nuevos textos. El blog está vivo.

-Aun cuando Yohandry parece inscribirse dentro de la llamada Generación Y, también inclusiva de Yoani, pudiera pensarse que viven en dos Cuba diferentes según sus respectivos testimonios y comentarios. ¿Cómo se explican esas dos visiones tan radicalmente opuestas?

Más del 80 por ciento de los blogs aparecidos en Internet sobre el tema Cuba, miran únicamente las espinas. Toda sociedad es criticable, la mía también. De alguna forma reflejo esa realidad. Pero si solo viera las manchas, me (nos) estaría (mos) perdiendo la mitad del paisaje.

Jóvenes cubanos de disímiles instituciones se unieron en un proyecto al que llamaron Bloggers Cuba. Entre ellos mismos no hay coincidencia, y eso es lo bueno. Sus visiones son también críticas, a veces muy discutibles, pero auténticas; no mediadas por billetes de ningún color.

Si la intención de la pregunta es contraponerme a una figura en particular, preferiría que fuera a la de esos muchachos, por originales; no a otras con tufo a mercenario y tan creíbles como pueden serlo las marionetas. A las construcciones mediáticas sus propios premios las delatan.

-¿A qué atribuyes la innegable popularidad de tu blog, ubicado entre los primeros del mundo sobre el tema Cuba?

Nació en una coyuntura muy concreta: cuando se comenzó a manipular el diálogo entre Ricardo Alarcón y estudiantes de ciencias informáticas en la UCI. Específicamente se trataba de yuxtaponer la figura de Alarcón a la del joven cubano.  Comencé a hablar de la manipulación del tema. Luego salió aquello de que Eliécer Ávila estaba detenido. Busqué información, Cubadebate publicó un vídeo que tomé, y así, poco a poco, fui desmontando esta maniobra mediática que pocos sitios luego reconocieron como un error. No estaba detenido Eliécer, andaba de pase resolviendo un problema de salud.

Anteriormente ya era un bloguero conocido. Participaba en los debates que tienen lugar en el blog de la otra Y. Allí tuve seguidores y detractores. Las IPs desde donde solía acceder fueron bloqueadas, al igual que mi nombre. Nunca más pude poner allí una palabra. El equipo que trabaja en ese sitio digital confeccionó un blog, un regalo, dijeron  ellos,  para que fuera a escribir allí. Paradójicamente se llamaba Patria o Muerte. No acepté la “oferta” y busqué en la Red otra forma de hacerme un lugar. Fue entonces cuando encontré que en El País tenía la posibilidad de crear un blog personal.

Luego, cuando la otra Y recibió el famoso premio Ortega y Gaset, muchos blogueros que tenían datos, información,  comenzaron  a llegar al blog de El País para acusarla de agente de la CIA, de construcción mediática, de estar en contacto con Montaner. Al final, y luego de mirar cómo ha evolucionado este tema y lo que han escrito periodistas y analistas, no me caben dudas de que algo se mueve detrás de esta historia. Quizás pase a la posteridad como una de las construcciones mediáticas más refinadas, una forma diferente de hacer contrarrevolución con el uso de las nuevas tecnologías.

Cuando esto comenzó, el blog desapareció de El País, les escribí pero nunca recibí respuesta. Ya no la necesito, estoy en una nueva plataforma.

En sentido general, el blog de Yohandry muestra otra realidad y no recibe el apoyo del aparato mediático que se despliega en torno a la otra Y, con toda una revista trabajando para ella; te recuerdo que ese sitio pertenece a la revista Desdecuba.com, hospedada y administrada fuera de Cuba.

-En algunas oportunidades aseguraste que tú eras tan anónimo como cualquier cubano de a pie; sin embargo, dispones de un aparentemente ilimitado acceso a la Internet, mientras sólo un ínfimo por ciento de esos “anónimos” puede hacerlo. ¿Cómo explicas tal contradicción?

-Hace poco seguí un debate sobre el acceso de los cubanos a Internet. Son miles de jóvenes los que tienen esta posibilidad en sus universidades, centros científicos, Joven Club…; los periodistas, desde sus casas; los médicos, a través de Infomed, los  club de computación que tienen acceso a la red cubana. La otra Y ha contado que emplea la red de ETECSA para publicar sus escritos. Yo no tengo ningún privilegio en este sentido, aprovecho las bondades de la Red de Infomed, lo he dicho en otras ocasiones, me sirvo de los servicios que ellos prestan a sus clientes: médicos, enfermeras, personal especializado del sector. Los trabajadores de la cultura también cuentan con sus redes. Decenas de escritores tienen formas de comunicarse, de expresar sus opiniones. No es un misterio Internet para los cubanos, sobre todo para quienes se desempeñan en el sector intelectual.

También para la contrarrevolución, recuerda que Martha Beatriz Roque utilizaba los servicios de los hoteles para enviar sus “partes”.

Por supuesto que no estoy satisfecho. Sueño con una sociedad cubana más conectada, debatiendo con las posibilidades de la Web 2.0. Sueño con una plataforma de blogs en Cuba para no tener que depender de servicios externos donde el blog está siempre en peligro. De El País desapareció mi página, y varios intentos de hackeo he tenido ahora en este nuevo sitio, con modificaciones en las estructuras, las secciones.

Conozco de las limitaciones de conectividad en mi isla y del convenio con Venezuela para tener un cable submarino y evitar el acceso a la Red de forma satelital. Internet en Cuba está en función del desarrollo en estos momentos, y el debate, la interactividad, la retroalimentación sobre lo que piensan los internautas de lo que escribes, sus vivencias personales, sus historias, deberán también ser contadas en los sitios cubanos, en alguna forma de expresión colectiva que necesariamente habrá de surgir dentro de Cuba.

-¿Has intentado nuevamente volver a hacerle un espacio a tu blog en El País?

-No, ni lo intentaré. El País perdió a mis seguidores y al blog de Yohandry.

-¿Por qué si no suelen ser muy flexibles tus puntos de vista políticos, decidiste no moderar las opiniones que vierten en el blog?

-Tengo muchos admiradores y detractores en este tema de la moderación. El blog lo hacemos todos, creo que esa es la mejor de las políticas.

-Llevar un blog como el tuyo puede interpretarse como una forma de hacer periodismo; sin embargo, los contados blog de periodistas cubanos, -que sí disponen de acceso pleno a la navegación- resultan un “corta y pega” de los diarios nacionales. ¿Tendrán estos profesionales  falta de capacidad o de interés por este tipo de comunicación?

-Creo que en un principio fue un corta y pega, pero ahora puedo ver cierta evolución un poco más despegada de los medios. Recientemente leí de un blog de un periodista que ganó un premio de la UPEC.

Claro que para hacer un blog hacen falta conocimientos, pero ni siquiera es necesario ser un profesional de la prensa para lograrlo. Es mi caso. Me parece que entre las herramientas imprescindibles en la maleta debería estar, además de un decir claro y directo, el estar dispuesto a dedicar una parte del tiempo libre –como mismo se le dedica al cuidado de plantas o de mascotas- a este hijo que uno trae al ciberespacio y está en el deber de alimentar con sus post, con los comentarios de los otros. Dedicar tiempo a esa tarea no es siempre sencillo. Pero si se tiene el convencimiento de su importancia, si se sabe, por ejemplo, que una buena parte de los resultados de Obama, por ejemplo, quedaron sustentados por la estrategia que desplegó en Internet, entonces es probable que la motivación crezca, y también el compromiso.

-Un año después de aparecido el blog, ¿sientes haber cubierto las expectativas que te llevaron a fundarlo?, ¿éstas son hoy distintas?

-He cumplido con lo que me propuse, mostrar la realidad de mi país. Faltan muchos temas por abordar, la vida es rápida, Cuba cambia, el blog también se adapta a las nuevas circunstancias. Nacen otros sitios, decenas de ellos, Bloggers Cuba, Blogueros y Corresponsales de la  Revolucionarios, Cambios en CubaLa polillacubana;  los periodistas tienen sitios,  también los estudiantes. Quizás el blog de Yohandry pueda haber marcado un ritmo, una dinámica. Tal vez haya demostrado, creo yo, que con un módem, una vieja computadora y ganas de decir, puede hacerse revolución.

 Foto: Tomada de Internet