Huracán Ida golpeó Nicaragua

MANAGUA (AP) — El huracán Ida golpeó tierra firme nicaragüense y arrasó con el 80% de las viviendas de la pequeña población de Karawala, en la región caribeña.

El jefe de la Defensa Civil, Mario Pérez Cassar, informó que el huracán tocó aproximadamente a las 10:15 de la mañana hora local y a la fecha han sido evacuadas más 3.000 personas de la región.

Agregó que el huracán entró por la desembocadura del Río Grande de Matagalpa, donde se encuentra Karawala, a unos 305 kilómetros al noreste de esta capital. “No tenemos informes de víctimas por el momento. En la región no hay energía y las comunicaciones son difíciles”, señaló.

Karawala es una pequeña población de unas 100 casas en su mayoría de madera y chozas habitadas por aborígenes misquitos, sumos, ramas y creoles. La región es selvática y sumamente despoblada circundada por numerosos ríos y pantanos.

Previo al impacto del huracán en tierra, las autoridades evacuaron a centenares de personas han sido evacuadas en la Isla del Maíz (Corn Island) y la cercana Pequeña Isla del Maíz, (Little Corn Island), a unos 350 kilómetros al noreste de esta capital, donde los fuertes vientos dañaron unas 45 viviendas, derribaron árboles y tendido eléctrico, según Pérez.

Las dos islas, que miden unos 25 kilómetros cuadrados y las habitan unas 2.500 personas, están ubicadas a unos 60 kilómetros al este de Karawala, donde tocó tierra el huracán.

“No hay energía eléctrica en la isla, el servicio telefónico fijo colapsó y escasea el agua”, dijo Pérez. Pérez informó que las personas han sido evacuadas y llevadas a refugios en comunidades costeras y tierra firme, ubicadas al norte de la ciudad de Bluefields, a unos 272 kilómetros al este de la capital.

Los refugios funcionan en edificios de concreto de la capitanía de puertos y la Fuerza Naval y algunos hoteles construidos del mismo material. “Todos estos son datos preliminares, recabados durante la noche y la madrugada a pesar de lo difícil de las comunicaciones”, advirtió.

Pérez informó que tienen a disposición cuatro helicópteros y un avión AN-2 para evaluar los daños y conocer que tipo de auxilio llevar.

Agregó que se espera que el fenómeno se diluya en continente y quizás toque territorio hondureño entrando por la región media del Río Coco, fronterizo con ese país.

El teniente coronel, Reinaldo Carrión, de la defensa civil de Bluefields dijo a la AP que en esa ciudad llueve pero no hay mayores daños.

“Hemos revisado albergues y planeamos más evacuaciones. El Ejército, la Cruz Roja, la Fuerza Naval y brigadistas de la Defensa Civil, trabajan en labores de previsión y auxilio”, dijo Carrión.

Anuncios

Huracán Bill

Trayectoria del huracán Bill

Trayectoria del huracán Bill

Durante la temporada ciclónica vivo pendiente del parte del tiempo y  de los mapas. Tengo una predisposición a los huracanes que se acentuó  durante el paso por Cuba de Ike y Gustav.

Tras el anuncio de huracán, mi casa se transforma en amasijo de madera  y clavos viejos asegurando ventanas  y puertas; un  desorden total que  lleva las camas a rodar por una sala pequeña, descontando los largos  días sin agua ni electricidad que suelen acompañar a  esos meteoros.

Las fuertes lluvias de este miércoles avivaron mi preocupación al ver  avenidas desbordadas, cortes de electricidad por la caída de árboles y  roturas en transformadores y líneas de distribución. Los aguaceros  dejaron sin corriente a importantes circuitos de La Habana.

Primero Ana, -terminó en tormenta tropical- y ahora  Bill, un huracán,   me hacen  recordar  aquellos días vividos por  millones de cubanos durante el paso de la diabólica parejita de Ike y Gustav. Visité las zonas de desastres en varias oportunidades. 

Las imágenes que publiqué en el blog eran desgarradoras. Pueblos que  prácticamente desaparecieron, mujeres, hombres y niños que salvaron  sus vidas gracias a la labor de la Defensa Civil, y a la suerte que los acompañó.

Hoy amanecí con la noticia de que Bill se había debilitado y  transformado en tormenta categoría 3,  con vientos de más de 200  kilómetros por hora. Su paso por el Océano Atlántico es vigilado por  los meteorólogos, que anuncian grandes olas hacia Bermudas y la costa  del sureste de los Estados Unidos.

Para mañana viernes notifican marejadas en la costa norte del oriente  de Cuba, con posibilidades de inundaciones  en zonas bajas, incluyendo  el malecón de Baracoa.

Según el parte,  esto se debe al mar de leva  que arribará a la zona proveniente del maldito huracán. Bill me asusta. La temporada ciclónica me asusta. Y yo permanezco ante  la TV cada noche,  siguiendo el tiempo, cruzando los dedos para que no  nazca ese ciclón que nos han pronosticado.

Yohandry Fontana

La Habana

Imagen del National Hurricane Center

Cuba mezclada

Parece que Obama no lee a Fidel Castro

Perugorría cree que Obama acabará con el bloqueo a Cuba

Celebran cubanos proclamación de carácter socialista de la Revolución

En Ciego de Ávila muestra itinerante del pintor Nelson Domínguez

La verdadera herencia de los Manso Contreras  

Recuperación de escuelas en Camagüey dañadas por huracanes

Pinar del Río se recupera de los daños de los huracanes

Pancho Amat habla del son,

Girón, memorias de un miliciano

¿Cuestión de bocas llenas?

Los productos regresan a los mercados

Los productos regresan a los mercados

Cuando hace tres meses las tarimas de los agromercados quedaron más peladas que un perro chino a causa de los huracanes, no fueron pocos los que cruzaron los dedos.

Unos, estaban asustados y hasta hubo quien puso ofrendas a su santo para que el asunto mejorara porque “a este país que no lo ha tumbado un bloqueo de 50 años sí que lo puede tambalear el no tener qué echarle al caldero”-como me dijo un día Alina, al regresar con la jaba vacía.

Otros, cruzaron pulgar y del medio, alegrándose con el desabastecimiento, tratando de sobornar hasta a Malanga por conseguir dos libritas de malanga, y apostando porque “ahora sí que se jode la cosa.” La carestía se hizo punto fijo en cuanto comentario de cola o pasillo tuviera lugar, y ni hablar de la Internet y los sitios de los formateados.

Ahora, aunque los precios todavía distan de lo esperado, las tarimas en La Habana han vuelto a llenarse, y no precisamente por obra de los santos. Sin embargo, pocos comentan. ¿Será porque con boca llena no se habla?

Yohandry Fontana

La Habana

El sueño de Carlos

Cientos de camiones como este trasladan pasajeros en Cuba

Cientos de camiones como este trasladan pasajeros en Cuba

Tiene un viejo camión Ford “modernizado” con motor de petróleo que camina muy bien por esos lugares,  a donde no llegan las guaguas chinas Yutong. “Está en plan la reparación de la carretera, pero el último ciclón la deterioró mucho más y dudo que transiten por aquí”, dijo mientras disminuía la velocidad para recoger a una mujer embarazada.

“Compro un poco de petróleo por la izquierda, es verdad, pero ayudo a esta gente y si me dan más combustible yo garantizo que la gente no andará parada al sol por la carretera”.

Así piensa Carlos, un joven chofer que transporta pasajeros  entre la ciudad de Holguín y el poblado de Cueto.  “Transporte me da un poco de petróleo en ocasiones, pero no alcanza, la demanda es mucha”. Y está en lo cierto. Cientos de personas esperan bajo los árboles o en improvisadas paradas para trasladarse a los distintos municipios,  o a Holguín, una ciudad con más de 300 000 habitantes.

El movimiento de pasajeros entre los poblados en las provincias orientales de Cuba se realiza, en su mayoría, por camiones o taxis particulares, muchos sin sus licencias adecuadas y comprando combustible en el mercado negro.

Por eso, mientras navegaba por Internet, recordé a Carlos, el jovial chofer holguinero que conocí durante las vacaciones, al enterarme de la decisión del país de autorizar la entrega de combustible a los porteadores privados, previo establecimiento de las rutas, además de extender las licencias a otros taxistas.

Yohandry Fontana

La Habana