En BBC y Prisa, el modelo no funciona

El Servicio Mundial de la BBC, al que pertenece BBC Mundo, anunció que recortará 650 puestos de trabajo en los próximos tres años.

El grupo Prisa tiene sobre la mesa un plan para despedir a cerca de 2.500 empleados. Algunos hablan de que irán a la calle cerca del 50 por ciento de los empleados de El País.

Las omisiones de El Pais: Asesinatos sin firmas, sin cartas, sin más ni más

Por Ernesto Pérez Castillo

En Pozuelo de Alarcón, España -que no en Cuba-, un inmigrante colombiano lleva más de tres meses -ciento dieciséis días, con sus noches, con su frío, con su calor, con sus lluvias heladas, con sus vientos cortantes- subido a lo alto de las vigas de una grúa, exponiendo jornada tras jornada su vida a más de cuarenta metros del suelo.

Doney Ramírez es el tercer obrero en la protesta, que comenzó desde el lejano febrero su compañero David Cediel y luego Sandy Rafael. ¿Qué exigen? No piden la libertad de nadie, no quieren que el gobierno renuncie, no reclaman nada que no les toque por ley natural. Lo que buscan es sencillo: que se les pague lo que se les debe.

¿Y qué han ganado hasta el sol de hoy? Apenas un par de miserables párrafos en El País, que no se gastó en ellos ni una foto, y los reporta más como curiosidad, por el tiempo sostenido, nunca como una violación fragrante de los derechos del trabajador.

Continuar lectura

Comisario a mi pesar

Jorge Ángel Hernández

Me parecía poco probable que, luego de que nuestra conversación con el periodista Ramón Lobo, mientras almorzábamos en Madrid en el Café de Oriente, el viernes 14 de mayo, le diera pocas oportunidades de corroborar sus prejuicios políticos y su incapacidad democrática, el diario que lo emplea, El País, publicase nada de lo que allí se habló. El austero costo del almuerzo podía incluso justificar la decisión. Fue una de las inmediatas impresiones con las que Rosa Míriam Elizalde y yo bromeamos, además de con la desesperación del periodista porque jamás apareció el fotógrafo. En principio, me resultó incómodo descubrir que ni conocía ni anotó mi nombre, aunque basta colocarlo en la barra de cualquier buscador para llevarse al menos una idea. Luego, al escucharlo equivocarse con otros personajes de mucha mayor repercusión mediática, se hizo evidente que estaba tan desinformado, que dependía apenas de clichés al uso, que ni siquiera entró en temas considerados “difíciles” para quienes, según la norma de la galopante contrarrevolución, trabajamos por guión. Y era evidente, como la propia Rosa Míriam lo anota, que el guión de rigor estaba previamente escrito para una publicación en la cual fines predeterminados justifican cualquier tipo de medio. Que tuviésemos diferente criterio, y que al mismo tiempo no repitiésemos la línea de consignas oficiales (o sea, que tuviésemos opinión propia, diferente a la que decía tener) parecía un poco más de lo que estaban dispuestos a admitir.

Continuar lectura en el blog La Isla Desconocida

¿Para qué necesita El País un corresponsal en La Habana?

¿Para qué necesita un corresponsal en La Habana?

¿Para qué quiere EL PAÍS un corresponsal en La Habana? Ayer se celebró allí el “Concierto por la patria” y hoy leemos lo que nos cuenta Mauricio Vicent sobre el acto en cuestión. Muy salado, titula “(Des)concierto en La Habana”.

Por lo poco que dice sobre el concierto, cuesta saber si Vicent se pasó o no por la Tribuna Antiimperialista. De los seis párrafos de la crónica, sólo dos frases parecen retratar lo que allí ocurrió:

“Fue un “acto de reafirmación” a la vieja usanza. Pero hubo muy poca gente. Alrededor de un millar de personas, según cálculos de algunos observadores.”

“Las canciones de Silvio, las consignas patrióticas, los poemas a la revolución y las críticas como puñales a la “campaña mediática” y a EE UU, todo tuvo un aire de otro tiempo.”

El resto es más de lo de siempre. Lo que dijo Gramma el día antes y lo que dijo Clinton 48 horas atrás. Realmente, ¿tenemos que pagar 8,20 euros a la semana para que el corresponsal de EL PAÍS nos cuente in situ lo que lee? Para eso, mejor Twitter.

Sobre las 2 frases con las que tenemos que hacernos una idea de lo que pasó, poco hay que explicar. La segunda es una falacia subjetiva: “todo tuvo un aire de otro tiempo”. Tal cosa, per se, importa como un comino más o menos. Si me dieran un céntimo cada vez que alguien trata de desprestigiar una opinión argumentando que es vieja, podría comprar EL PAÍS casi todos los días. ¿Todo tuvo un aire de otro tiempo? ¿De qué tiempo? ¿De los buenos tiempos o de los malos? Y estos tiempos modernos, ¿qué tal son?.

¿Y la primera frase? “Hubo muy poca gente. Alrededor de un millar de personas, según cálculos de algunos observadores”. Quiénes son esos anónimos observadores y cómo calculan lo que observan es algo que EL PAÍS tiene a bien no explicarnos, así que hay que leer y callar. ¿O no?

¡Pues no! Eso del ojímetro tiene un aire de otro tiempo. Ahora los medios cubanos comparten sus propias fotos vía Facebook. ¡Qué cosas! En la aislada isla, ¿eh? Cosas buenas de los nuevos tiempos. Fotos como la de abajo (que podéis ampliar pinchando sobre ella para contar cabecitas).

La foto, bastante informativa, podría ilustrar el artículo de Vicent, pero en realidad, la foto que elige EL PAÍS es, por supuesto, una foto “de otro tiempo”, en concreto, de 2004. Fidel Castro abrazando a Silvio Rodríguez. ¿Por qué? Ni idea. La foto no solo es de otro tiempo, sino de otro medio: la Agencia EFE. Puestos a tirar de agencias, ¿que tal alguna de las fotos que mandó EFE desde el concierto? Otra opción. Sabemos que PRISA está en aprietos económicos y no es plan de mandar también un fotógrafo a la isla, pero, vaya, tampoco hay que ser Robert Capa para subirse a una silla y sacar un par de fotos, ¿no? ¿Para qué, si no, un corresponsal en La Habana?

Tomado del Blog de Millares.

Nota: 

Como estuve en el Concierto hasta bien tarde, les puedo asegurar que presencié a un buen grupo de corresponsales extranjeros en La Habana marcharse luego de las palabras de Silvio Rodríguez. ¿Cómo escribir entonces una noticia sobre un concierto? 

Pasa igual con las fotos que hoy veo en los diarios, incluido El País. ¿Dónde está la creatividad, dónde el esfuerzo para mostrar la realidad, y lo peor, dónde están las fotos del Concierto? 

Sí, confieso que quizás unas 35 mil personas se reunieron allí, por debajo de las 300 000 mil de Calle 13. Pero, ¿por qué no mostrar esas 35 mil que decidieron ir allí a disfrutar, a bailar, a decir Sí por Cuba? Familias completas estaban en la Tribuna Antiimperialista. ¿Por qué no las entrevistaron?

 Las redes sociales  y  Twitter, les están complicando la vida a los corresponsales extranjeros en Cuba, que, en ocasiones, prefieren lujosos lugares en las tardes para sus tertulias con Habana Club,  que mover sus culos gordos por la capital cubana.

Estoy preparando una galería para mostrarla. Así ayudamos a los corresponsales extranjeros a que sigan tomándose sus rones por La Habana, de vacaciones, como dice un amigo.

Ver galería de  imágenes del Concierto en mi Flickr

Las mentiras que Prisa defiende

Las noticias que interesan a El País

Ampliación de la noticia

Ver:

Yoani Sánchez, Negroponte y Montaner: ¿Proyecto Blog? (I)

Yoani Sánchez, Negroponte y Montaner ¿Proyecto Blog? (II)

P.D.

En las próximas horas estaré publicando el próximo post sobre el tema.