Damas de Blanco no cumplen con plan de la SINA

Clic aquí para leer nota:

Esperando Abril

#Cuba: Yanki Go Home (+Fotos)

Lowell Dale Lawton, segundo secretario Político Económico de la SINA

Un levantamiento popular con la participación de unas 200 personas ocurrió hoy en La Habana, cuando las Damas de Blanco (imperialistas) fueron identificadas por vecinos de la calle 19 y K, en el Vedado.

El repudio del pueblo incluyó también al diplomático norteamericano Lowell Dale Lawton, segundo secretario Político Económico  de la Oficiona de Intereses de Estados Unidos  (SINA), convertido en el principal asesor de las conocidas también  en Cuba  como las Imperialistas Blancas, por el apoyo que reciben de Washington.

Este sábado,  la Televisión Cubana mostró un documental titulado Peones del Imperio, en el cual dos agentes de la Seguridad Cubana explicaron cómo funciona la contrarrevolución dentro de la Isla, y sus lazos con terroristas del sur de la Florida.

Argumentaron la forma en que las Damas de Blanco (imperialistas) son apoyadas por grupos terroristas de Miami, y reciben todo tipo de protección por parte de la SINA.

Yohandry Fontana

La Habana

Más detalles y fotos.

En vivo en Twitter

Relacionados:

Documental Peones del Imperio

¿Cómo se arma una campaña mediática contra #Cuba?

Agentes de la inteligencia cubana desnudan a la “disidencia”

#Cuba: Damas en jaque

Asalariada de Washington no tiene buena cara hoy.

Asalariada de Washington no tiene buena cara hoy.

Unos 300 cubanos, sobre todo vecinos de Centro Habana y jóvenes de la Universidad de La Habana, y llevando la decencia por estandarte,  se concentran justo ahora frente a la vivienda de Laura Pollán, en la calle Neptuno entre Hospital y Aramburu, donde las llamadas Damas de Blanco pretendían cumplir disciplinadamente con la agenda que les orientaran la pasada semana desde Washington.

Conmemorar el aniversario de la muerte de Zapata, era el supuesto motivo; el real, justificar su paga de asalariadas de la SINA y seguir viviendo de aquel que ayudaron a desbarrancarse hasta la muerte.

Para comprobar el cumplimiento del plan de trabajo, están aquí los funcionarios de la Oficina de Intereses de Estados Unidos, y así poder rendirle cuentas claras a la Secretaria de Estado Hillary Clinton.

La gente de pueblo que se concentra conoce que esas señoras a quienes ahora se les hinchan las venas del cuello, también ayudaron a vestir de ropajes políticos a un recluso que solo clamaba porque le pusieran teléfono y televisor en la celda.

Ahora, son ellas las que aspiran a aparecer en televisión y de vez en cuando se empujan para quedar en los videos que los corresponsales extranjeros toman.  Esas damas están en el tablero de ajedrez equivocado, tienen la partida perdida desde el primer movimiento ante su oponente: un pueblo cubano que es sabio y sabe lo que hace.

Yohandry Fontana

Desde la calle Neptuno, en La Habana.

En vivo por Twitter

LA CHOTERÍA

Imaginen que Martí en vez de ir a fajarse a Dos Ríos se hubiera puesto a marchar con una rosa blanca en la mano – en junio como en enero – desde la calle Paula hasta Jesús del Monte, sacando el dedo del medio y pidiendo: “los españoles, que se regresen a la península, que la isla no es de ellos” (lo del dedo del medio era por la i de independencia). O si cuando vino a Tampa a colectar $10,000 para la guerra se hubiera quedado y hubiera abierto una pescadería en Cayo Maratón y le hubiera escrito a su amigo sincero: “Oye, Mercado, abrí un mercado”. Nada, er mesmeteco se hubiera choteao.
Tal y como ahora se chotean los Tres Chiflados – abogados por añadidura – cada noche en TV hablando de ajustar cuentas, esperando el Primero de Mayo en La Habana para identificar a quienes griten “Viva Fidel”. Preparando una pantalla de 52 pulgadas para ver todas las caritas… figúrense… un millón de gente marchando. Pero es que el ejcilio, salvo algunas exepciones, ha sido choteo siempre. Desde José Elías de la Torriente y Ajuria construyendo medio Westchester con colectas; pasando por Pérez-Roura desviando a Costa Rica fondos de Unidad Cubana; y Frank Calzón con Hernández Trujillo en auditorías federales por jamarse dinero de USAID; hasta el Bizco Guitérrez con pisito en Praga de sus 3 millones anuales. Luego el choteo se riega por los derechos humanos para no curralar y volar a Suiza con avión, comida y hotel gratis (como Ricky Bofill). Y sigue el choteo con los que dan viajecitos a balnearios para conferencias del Postcastrismo con Reporteros sin Fronteras (como ciertas amistades mías). Es innumerable el número de cubanos que viene a vivir del cuento de Cuba, de la chotería. Pero el choteo ha evolucionado tanto que ya ni vienen, se quedan en la isla para vacilar como reyes o reinas por sobre el pueblo cubano, tratando de chotearlo. Y reciben dólares por caminar en Quinta Avenida con una flor en la mano y haciendo una L con la otra mano (como las Damas de Blanco).
Me pregunto por qué estas viejas no desfilan por las guardarrayas de los campos de la provincia repartiendo agua a los campesinos que surcan la tierra. Sería tan glorioso y autóctono. Protestar marchando por los surcos entre terrones o fango y llevar cantimploras con limonada para darles buches a los guajiros bajo el sol. Y secarles el sudor. Se ganarían el triple de la prensa, al Dalai Lama, a Al Gore, premios Green Planet, medallas de los sindiatos obreros mundiales, de los algodoneros de New Mexico, de los granjeros de Kansas, incluso las alabarían y las defenderían con sus machetes los guajiros de provincia y los hijitos de los guajiros que están en los Camilitos. Hasta las esposas de los guajiros correrían a vestirse de blanco y marchar con ellas.
Pero no, tienen que marchar por Quinta Avenida haciendo muecas con las manos… que si la L de la libertad, que si la V de la victoria. Bobería pura. Antes del 59 a todas esas negras y viejas las sacaban de Miramar a patadas (si no eran sirvientas de los ricos). Los Fanjul, los Gómez-Mena y los Lobo, que tenían sus mansiones por ahí, no iban a permitir el espectáculo de una gente de orilla, venida de barrio pobre, molestando un domingo. Y como compraban policía y gobierno, las metían presa porque era día de misa para millonarios con guayabera, anillón y tabaco; damas con pamelas y guantes de seda; con sus “criadas” llevándoles el perrito. Pero ahora con la Revolución, que se les dio igualdad social, cogen Miramar para protestar. Y como los demás ciudadanos lo que hacen es tirarlas a jodedera (en la foto se ve una habanera relajeándolas y otra haciéndoles tarros por atrás y un joven gozando) y no les dan patadas, no las arrastran, no las arrestan… entonces ahora tampoco quieren que se rían de ellas.
La derecha se indigna: “¡Qué crimen, miren como las chotean!”. La derecha es tan hipócrita. La misma derecha, de vivir en Miramar, sería la primera en botarlas de allí. Por eso en resumidas cuentas al anticastrista actual lo que hay que hacerle es eso mismo: tirarlo a mierda. Su lucha no es seria, es choteo. ©varela

Tomado del blog de Varela

Video muestra gentileza de Cuba con Damas de Blanco

Un video filmado por blogueros contrarrevolucionarios muestra cómo los policías cubanos organizan las marchas de las Damas de Blanco (Imperialistas), y la responsabilidad que otorgan a Laura Pollán en la preparación de las manifestaciones. 

Como en todos los países democráticos de este mundo, las Damas de Blanco (conocidas también como Damas del Dólar) tendrán que solicitar un permiso a las autoridades cubanas para poder marchar, con el objetivo de que la Policía Nacional Revolucionaria tome las medidas adecuadas para garantizar la seguridad de las marchantes, ante la indignación de la población, como esclarece el policía en su diálogo con una de las financiadas por el gobierno de Obama.

¿Cómo se resuelve este problema en California?