Dos visiones de la libreta en Cuba

Habrá libreta en el 2010, 23 Diciembre , 2009,  por Vladia Rubio

Tres generaciones, 6 de Enero, 2010, por Yoani Sánchez

P.D.

La idea fue de IPS, en un Twitter en horas de la mañana:

@ipscuba: Dos visiones de la libreta en Cuba http://vladia.blogcip.cu/2009/12/23/habra-libreta-en-el-201/ http://cli.gs/XXAdP #Cuba

No habrá hambre en Cuba

El pais está en condiciones de garantizar la alimentación de la población

El país está en condiciones de garantizar la alimentación de la población

La agricultura fue uno de los sectores más dañados por los huracanes Gustav y Ike en su paso devastador por Cuba. Por esa causa, la comercialización de productos agrícolas en septiembre fue sólo la quinta parte de lo registrado en agosto.

A pesar de esas difíciles circunstancias, el vicepresidente del Consejo de Ministros, José Luis Rodríguez, afirmó que el país está en condiciones de garantizar la alimentación de la población, a pesar de las pérdidas causadas por los huracanes Gustav y Ike.

“Nosotros pensamos que el país está preparado efectivamente para no recibir el impacto como algunas agencias internacionales han transmitido en el sentido de que se vaya a presentar una situación de hambruna- afirmó en Guantanamo el ministro cubano de Economía y Planificación.
  
Ante situaciones excepcionales el Estado dispone de reservas que en situaciones de esta naturaleza se ponen en función de garantizar la alimentación de la población, a pesar de la caída de la producción nacional.
  
Por otro lado se han instrumentado planes emergentes de producción de alimentos con la siembra de cultivos de ciclo corto que permitan una recuperación en el menor plazo posible.
  
Además se adoptaron medidas para ordenar la distribución de los alimentos de que disponemos,  a partir de controlar la especulación por la vía de limitar los precios en los mercados de oferta y demanda, así como incrementar las ventas también en los mercados agropecuarios estatales.
  
Esta es la primera intervención del Estado cubano en los mercados de oferta y demanda desde su creación hace 14 años y se hizo necesaria pues los precios comenzaron a dispararse, provocando malestar y fuertes quejas de la población.
  
Se mantiene la cuota normada que se da, que fue reforzada en aquellos lugares más afectados.
  
Nos debe llevar por lo menos seis de meses de intenso trabajo para reponer el plátano, el boniato y otros cultivos.
  
Entra ahora la siembra de papa, aunque la cosecha sólo se realizará a principios del próximo año.

Cuba destinó este año más de dos mil millones de dólares a la compra de alimentos, ¿el país puede hacer importaciones adicionales?

Si es necesario, se hará y el país dispone de los medios para ello.

¿Qué otras ofertas de alimentos ha indicado el gobierno realizar para compensar la merma temporal de viandas y frutas?
  
Nosotros tenemos capacidades suficientes en el Ministerio de la Industria Alimentaria para incrementar la elaboración de yogurt y leche saborizada de soya.
  
Podemos aumentar la venta de pastas alimenticias, pues en el país se han estado creando fábricas para producirlas que han comenzado a funcionar en este último año en particular.
  
El incremento de la producción de carne de cerdo debe permitir una mayor oferta de embutidos y otros productos cárnicos.
  
Se le ha indicado a la Cadena Cubana del Pan elevar en un 20 por ciento sus ventas a la población, mientras que las empresas provinciales alimentarias incrementarán sus entregas a las unidades gastronómicas.Es decir, tenemos condiciones en la Industria Alimentaria para acrecentar ciertamente la producción.
  
Cierto que nos tomará un tiempo recuperar la producción agrícola a los niveles que había antes de los huracanes, sin embargo no hay razones para especular ni levantar expectativas de una situación de hambruna.

Ninguna de esas cuestiones tiene razón de ser en nuestro caso.

Colaboración de Singh Castillo, de Solvisión

Cuba garantiza alimentación básica adecuada a sus niños

Cuba es el único país de América Latina y del Caribe que no posee  niños con desnutrición severa, situación que ha sido reconocida por el Programa Mundial de Alimentos de la Organización de Naciones Unidas.

Miles de niños participan en la Olimpiada del deporte en Cuba

Miles de niños participan en la Olimpíada del deporte en Cuba

Los pequeños de la Isla tienen garantizada una alimentación básica adecuada, aun cuando las limitaciones materiales debido al prolongado bloqueo económico que mantiene el gobierno de Estados Unidos contra la Mayor de las Antillas desde hace más de cuatro décadas, obligue a priorizar los recursos para este segmento poblacional, al igual que para las personas de la tercera edad.

Digo esto, porque para los cubanos es común que a esos infantes se les garantice su ración diaria de leche, por sólo poner un ejemplo, a un precio irrisorio de centavos subsidiado por el Estado, e incluso mediante la adquisición de alimentos importados para los cuales el país invierte millones de dólares todos los años.

Pienso también en los programas especiales que tiene la Revolución para niños con bajo peso al nacer o con determinadas enfermedades como la fenilcetonuria, (en la Mayor de las Antillas uno por 45 a 50 mil nacidos vivos), quienes tienen garantizada una dieta a base de hidrolizado de aminoácido libre de fenilalanina, cuya lata en el mercado internacional tiene un precio promedio de 60 dólares, y a ellos se les entrega entre cuatro y cinco latas cada mes de forma gratuita.

Toda esta situación contrasta con las noticias que llegan por estos días, cercano todavía el 1º de junio, cuando el mundo celebró el Día Internacional de la Infancia.

Un estudio presentado este domingo en Panamá, en presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, da cuenta de que la desnutrición infantil le costó 6 mil 700 millones de dólares en el 2004 a Centroamérica y a República Dominicana, el 6,4% de su Producto Interno Bruto.

Guatemala, El Salvador y Honduras son los países que mayores perjuicios registraron por la mala alimentación de sus menores en el mencionado año, según el informe rendido por el Programa Mundial de Alimentos de la Organización de Naciones Unidas y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Para los autores del informe, el 2015 deparará una situación mucho más grave, y advierten que es una responsabilidad ética de los Estados de la región paliar tan crítico problema.

Más que los daños económicos duele sobremanera conocer que más de 24 mil niños murieron por hambre durante el 2004 en los países estudiados, de ellos la mitad en Guatemala.

Según el mencionado informe, la culpa del problema se achaca a décadas acumuladas de inacción, ante lo que cualquier humano se detendría a pensar, ¿no es realmente un asunto de voluntad política o responsabilidad institucional?

Para Cuba, la máxima de que no hay nada más importante que un niño está muy clara, y en correspondencia se concreta la práctica. Ojalá que en todos los países del planeta prevaleciera el postulado bajo el cual se instituyó el Día Internacional de la Infancia: Por el sólo hecho de nacer, el niño tiene derecho a ser feliz.

Colaboración  Iliana Hautrive

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 287 seguidores