Yoani Sánchez: Los hilos de una marioneta

Acabo de leer las respuestas que el presidente norteamericano hizo llegar a Yoani Sánchez, la  que se disfraza con pelucas, la que intenta formar un escandalillo declarando haber sido golpeada y secuestrada, aunque luego aparezcan videos con los testimonios de los médicos por ella consultados, que la desmienten de punta a cabo.

Asombra, y uso tal palabra para ser benévolo, que este polémico Premio Nobel de la Paz, tan ocupado que debería estar en los asuntos que aquejan a su país, se dedique a responder a temarios de alguien escasamente conocido en esta Isla, a pesar de sus numerosos premios. Asombra tanto como los propios premios conferidos a Yoani en una casi meteórica entrega, con quien no han podido competir figuras, esas sí de indiscutible relevancia a nivel mundial, que han tardado décadas y más en obtenerlos.

Tanto es el asombro, que algún mal pensado pudiera interpretar este y los otros gestos como una muy bien armada estrategia para potenciar a dicha figurilla, construida por el grupo Prisa y sus acólitos por indicaciones de Washington, y a la vez reiterar lo que ya los cubanos sabemos sobre Obama: mucho ruido, y pocas nueces –que lo digan los hondureños.

Obama da inicio a su texto felicitando a Yoani por el premio María Moore Cabot, que recién le confirieron “por promover –dice Barack- el entendimiento mutuo en las Américas mediante tus reportajes.” Pareciera que el entrevistado tiene mala memoria, porque tal entendimiento mutuo fue promovido por Raúl Castro y no por Yoani, casi desde el mismo momento en que resultó electo presidente de Cuba.

Casi a renglón seguido, acota el entrevistado “Tu blog ofrece al mundo una ventana particular a las realidades de la vida cotidiana en Cuba”. ¡Y qué particular! -precisaría yo-, tanto, que solo logra ver el lado oscuro de la cotidianidad en esta Isla, como los aquejados de obstrucción arterial, que solo permite la visión unilateral.

En el mismo párrafo introductorio añade también el líder del partido demócrata que  “El gobierno y el pueblo estadounidense nos unimos a todos ustedes en anticipación del día que todos los cubanos puedan expresarse libre y públicamente sin miedo ni represalias.” Pregunto, ¿Y es Yoani la voz autorizada para indicarle a Obama que los cubanos no podemos expresarnos libremente?, ¿es ella quien puede dar pruebas de represalias? No deseo que me represente y hable por mis inquietudes e insatisfacciones quien protagoniza lamentables showcitos mediáticos y necesita del soporte de un par de muletas –remember Valladares- para convencer de su “desamparo”.

La pregunta con que inicia su cuestionario habla por sí misma de las aguas en que ella nada como un pez:  “Durante mucho tiempo el tema de Cuba ha estado presente tanto en la política exterior de los Estados Unidos, como entre las preocupaciones domésticas, especialmente por la existencia de una gran comunidad cubano-americana. Desde su punto de vista, ¿en cuál de los dos terrenos debe ubicarse este asunto?”.

Podría ser la interrogante formulada por una ciudadana uzbeca o de las islas Polinesias, tan ajena parece estar a esta importante problemática cubana. Con razón -lo demuestra su enfoque- se insisten en la necesidad de conocer la historia patria para poder defender la tierra donde se ha nacido. No es la  comunidad de inmigrantes cubanos la que ha propiciado la presencia del llamado Tema Cuba, sino el muy añejo diferendo entre ambos países, que data de siglos y se ha traducido en políticas genocidas como el bloqueo. Han sido las propias Naciones Unidas y no Yoani Sánchez quienes llaman la atención sobre este tópico, condenándolo por aplastante mayoría desde hace años.

La respuesta a tan sesgada interrogante, es para sonreírse, en el mejor de los casos. Copio un fragmento: “Nuestros compromisos de proteger y apoyar la libre expresión, los derechos humanos y un estado de derecho democrático tanto en nuestro país como en el mundo también rebasan las demarcaciones entre lo que es política doméstica y exterior.” Ni siquiera hace falta vivir esclavo de los titulares para darse cuenta de que para ellos, rebasar la política doméstica en muchos casos se hace sinónimo de injerencia y más. ¿No será que han rebasado demasiado las demarcaciones en los casos de Irak y Afganistán, por ejemplo?

Está claro que el propósito de Obama cuando invoca  facilitar mayor contacto con el pueblo cubano nada tiene que ver con el cubano de a pie. En su mira están aquellos en quienes confían para minar desde adentro a la Revolución. Para ellos, el mayor contacto y apoyo. La propia SINA en sus acciones contra Cuba se ha encargado de precisar qué es para Estados Unidos pueblo cubano: los ocho millones que dimos el voto a nuestro gobierno no estamos entre los “elegidos” por Norte.

Esos mayores contactos por los que aboga Barack en la respuesta, evidentemente dejan fuera a los necesitados de medicamentos. Y ni siquiera le propiciaron pronunciarse acerca de las pérdidas millonarias que ha sufrido esta nación caribeña a causa del bloqueo; muchísimo menos se le deja espacio, obvio, para que al menos intente una excusa acerca de los terroristas confesos que andan suelto por Miami.

“¿Cuáles serían las condiciones previas que impondría su gobierno para iniciar un diálogo?”, pregunta Yoani Sánchez en su cuarto round. ¿Impondría? Es decir, primero tendríamos que cumplir con una serie de exigencias para que luego los presidentes pudieran dialogar.

Desde el principio es notable la intencionalidad de la bloguera. Un guión bien preparado, que tal vez no partió de su iniciativa, y habría que investigar cuándo y por qué vía llegó el cuestionario a manos del señor presidente y retornó luego a las de Sánchez. También sería muy interesante conocer las razones por las que él decide contestar justamente a Yoani, una persona cuya credibilidad siempre dudosa, se ha vuelto especialmente endeble en las últimas semanas.

Cuando inicié la serie Yoani Sánchez, Negroponte y Montaner ¿Proyecto blog?,  nunca imaginé disponer de nuevos elementos, probatorios de que no estamos ante una construcción mediática cualquiera. Desde el 2008 con Negroponte, hasta este 19 de noviembre de 2009 con el espaldarazo dado por Obama, queda evidenciado que el gobierno de los Estados Unidos se ha empeñado a fondo en mover una ridícula marioneta frente a los ojos del mundo. Un solo detalle pasaron por alto: las eficaces tijeras cubanas que sabrán cortar sus hilos.

Yohandry Fontana

La Habana

Ver:

Yoani Sánchez, Negroponte y Montaner: ¿Proyecto Blog? (I)

Yoani Sánchez, Negroponte y Montaner ¿Proyecto Blog? (II)

Fidel Castro critica viaje de Obama

UNA HISTORIA DE CIENCIA FICCIÓN

Bases militares en Colombia

Bases militares en Colombia

Como lamento tener que criticar a Obama, conociendo que, en ese país, hay otros posibles Presidentes peores que él. Comprendo que ese cargo en Estados Unidos es hoy un gran dolor de cabeza. Quizás nada lo explica mejor que lo informado ayer por Granma de que 237 miembros del Congreso de Estados Unidos; es decir, un 44% de los mismos, son millonarios. No significa que cada uno de ellos tenga obligación de ser reaccionario incorregible, pero es muy difícil que piense como cualquiera de los muchos millones de norteamericanos que carecen de asistencia médica, están sin empleo o tienen que trabajar duramente para ganarse la vida.

Obama, desde luego, no es un pordiosero, posee millones de dólares. Como profesional fue destacado; su dominio del idioma, su elocuencia y su inteligencia no se discuten. A pesar de ser afroamericano fue electo Presidente por primera vez en la historia de su país en una sociedad racista, que sufre de una profunda crisis económica internacional, cuya responsabilidad recae sobre sí misma.

No se trata de ser o no antiestadounidense, como el sistema y sus colosales medios de información pretenden calificar a sus adversarios.

El pueblo norteamericano no es culpable, sino víctima de un sistema insostenible y lo que es peor:  incompatible ya con la vida de la humanidad.

El Obama inteligente y rebelde que sufrió la humillación y el racismo durante la niñez y la juventud lo comprende, pero el Obama educado y comprometido con el sistema y con los métodos que lo condujeron a la Presidencia de Estados Unidos no puede resistir la tentación de presionar, amenazar, e incluso engañar a los demás.

Es obsesivo en su trabajo;  tal vez ningún otro Presidente de Estados Unidos sería capaz de comprometerse con un programa tan intenso como el que se propone llevar a cabo en los próximos ocho días.   

De acuerdo con lo programado, un amplio recorrido lo llevará a Alaska, donde hablará con las tropas allí desplegadas; Japón, Singapur, la República Popular China y Corea del Sur; participará en la reunión del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN); sostendrá conversaciones con el Primer Ministro de Japón y su majestad el Emperador Akihito, en la Tierra del Sol Naciente;  los primeros ministros de Singapur y Corea del Sur; el presidente de Indonesia, Susilo Bambang; el de Rusia, Dmitri Medvédev, y el de la República Popular China, Hu Jintao; pronunciará discursos y conferencias de prensa; portará su maletín nuclear, que esperamos no tenga necesidad de usar durante su acelerado recorrido.

Su asesor de Seguridad informa que discutirá con el Presidente de Rusia la reivindicación del Tratado START-1, que vence el 5 de diciembre de 2009.  Sin duda, algunas reducciones en el enorme arsenal nuclear se acordarán, sin trascendencia para la economía y la paz mundial.

¿Qué piensa abordar nuestro ilustre amigo en el intenso viaje? La Casa Blanca lo anuncia solemnemente: el cambio climático, la recuperación económica, el desarme nuclear, la guerra de Afganistán, los riesgos de guerra en Irán y en la Republica Popular Democrática de Corea. Hay material para escribir un libro de ficción.

Pero cómo va a resolver Obama los problemas climáticos si la posición de su representación en las reuniones preparatorias de la Cumbre de Copenhague sobre las emisiones de gases de efecto invernadero fue la peor de todos los países industrializados y ricos, tanto en Bangkok como en Barcelona, porque Estados Unidos no suscribió el Protocolo de Kyoto, ni la oligarquía de ese país está dispuesta a cooperar verdaderamente.

Cómo va a contribuir a la solución de los graves problemas económicos que afectan a gran parte de la humanidad, si la deuda total de Estados Unidos ―que incluye la del Gobierno Federal, los gobiernos estatales y locales, las empresas y las familias― ascendía, al cierre del 2008, a 57 millones de millones, que equivalían a más del 400% de su PIB, y si el déficit presupuestario de ese país se elevó a casi un 13% de su PIB en el año fiscal 2009, dato que sin duda Obama no desconoce.

¿Qué le puede ofrecer a Hu Jintao si su política ha sido francamente proteccionista para golpear las exportaciones chinas; si exige a toda costa que el gobierno chino revalúe el yuan, lo cual afectaría las importaciones crecientes del Tercer Mundo procedentes de China?

El teólogo brasileño Leonardo Boff ―que no es discípulo de Carlos Marx, sino católico honesto, de los que no están dispuestos a cooperar con el imperialismo en América Latina― afirmó recientemente: “…arriesgamos nuestra destrucción y la devastación de la diversidad de la vida.”

“…casi la mitad de la humanidad vive hoy por debajo del nivel de miseria. El 20% más rico consume el 82,49% de toda la riqueza de la Tierra y el 20% más pobre se tiene que sustentar con un minúsculo 1,6%.”  Cita a la FAO advirtiendo que: “…en los próximos años habrá entre 150 y 200 millones de refugiados climáticos.”  Y añade por su cuenta: “la humanidad está hoy consumiendo un 30% más de la capacidad de reposición… La Tierra está dando señales inequívocas de que ya no aguanta más.”

Lo que afirma es cierto, pero Obama y el Congreso de Estados Unidos no se han enterado todavía.

¿Qué nos está dejando en el hemisferio? El problema bochornoso de Honduras y la anexión de Colombia, donde Estados Unidos instalará siete bases militares. También en Cuba establecieron una base militar hace más de 100 años y todavía la ocupan por la fuerza. En ella instalaron el horrible centro de tortura, mundialmente conocido, que Obama no ha podido cerrar todavía.

Sostengo el criterio de que antes de que Obama concluya su mandato habrá de seis a ocho gobiernos de derecha en América Latina que serán aliados del imperio. Pronto también el sector más derechista en Estados Unidos tratará de limitar su mandato a un período de cuatro años de gobierno. Un Nixon, un Bush o alguien parecido a Cheney serán de nuevo Presidentes. Entonces se vería con toda claridad lo que significan esas bases militares absolutamente injustificables que hoy amenazan a todos los pueblos de Suramérica con el pretexto de combatir el narcotráfico, un problema creado por las decenas de miles de millones de dólares que desde Estados Unidos se inyectan al crimen organizado y a la producción de drogas en América Latina.

Cuba ha demostrado que para combatir las drogas lo que hace falta es justicia y desarrollo social. En nuestro país, el índice de crímenes por cada cien mil habitantes es uno de los más bajos del mundo. Ningún otro del hemisferio puede mostrar tan bajos índices de violencia. Es conocido que a pesar del bloqueo, ningún otro posee tan elevados niveles de educación.

¡Los pueblos de América Latina sabrán resistir las embestidas del imperio!

El viaje de Obama parece historia de ciencia ficción.

 Firma Fidel Castro

Fidel Castro Ruz

Noviembre 11 de 2009

7 y 16 p.m.

 

Fidel Castro dialogó con Wu Bangguo

Fidel Castro dialogó  con el presidente del Parlamento chino, Wu Bangguo

Fidel Castro dialogó con el presidente del Parlamento chino, Wu Bangguo

Desde ayer la televisión y la radio divulgaron una nota del encuentro de Fidel Castro con el presidente del Parlamento Chino, Wu Bangguo. Hoy los periódicos también informan de la reunión y publican una foto del encuentro.

Ver más.

Juanes y Van Van unidos en concierto

Juan Formell

Juan Formell

“Juanes me dijo que él nos había visto en una actuación, no sé si fue en San Francisco o en Los Ángeles, y le provocó empezar a hacer cosas diferentes en cuanto a su música, porque él hace una especie de rock latino y como Van Van es una fusión de muchas tendencias parece que le sugirió nuevas ideas. Eso fue en un festival en Canarias, en una conferencia de prensa, donde también Chayanne me afirmó algo similar. O sea, aunque a mí la invitación me tomó por sorpresa como es lógico, lo aclaro porque la gente piensa que la decisión de que tocáramos nosotros fue del gobierno o el Ministerio de Cultura de aquí y no fue así. En realidad fue Juanes quien manifestó haber oído mucho a Silvio, a Amaury y a los Van Van, y propuso que estuviéramos. Él también expresó que le gustaría mucho cantar con la orquesta, veremos si eso en efecto ocurre.”

Leer entrevista a Juan Formell

Foto inédita de Fidel Castro por su cumpleaños

Alex Castro, hijo del líder cubano Fidel Castro, se para junto a la última foto que tomó de su padre

Alex Castro, hijo del líder cubano Fidel Castro, se para junto a la última foto que tomó de su padre

Una exposición fotográfica en conmemoración del 83 cumpleaños del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, fue inaugurada en la que se recogen momentos significativos de su vida política y personal.
 
La muestra, titulada 83 motivos, está compuesta por 80 imágenes de los fotógrafos cubanos Osvaldo Salas, Liborio Noval, Roberto Salas, Pablo Caballero y Alex Castro, desde 1955 hasta este 2009, así como tres obras plásticas realizadas por los pintores Adigio Benítez, Ever Fonseca y Esteban Leyva.
 
 A la velada inaugural, celebrada en el capitalino Hotel Nacional, asistieron Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento cubano), Alfredo Guevara, presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, así como otras personalidades de la cultura de la isla.
 
 Alarcón expresó que la exposición “es un verdadero regalo para una persona que siempre ha promovido los valores culturales y estéticos de un pueblo y una nación”.
 
 “En cada una de estas fotos podemos encontrar un vínculo con la historia de este pueblo pero algo más importante, es una muestra de cómo Cuba y el mundo han cambiado durante casi medio siglo”, subrayó.
 
 Entre las fotografías más significativas destacan: Fidel Castro caminando por el Parque Central de Nueva York, sus encuentros con distintos líderes latinoamericanos y mundiales como el panameño Omar Torrijos, el chileno
 
 Salvador Allende y el venezolano Hugo Chávez, entre otras.
 
 Asimismo otras instantáneas lo muestran en contacto directo con su pueblo y quizás la foto más comentada fue la de su propio hijo, Alex Castro, tomada hace apenas unos días.
 
 La muestra, una iniciativa de la Sociedad Cultural José Martí, del Hotel Nacional de Cuba y la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, estará abierta en la instalación hotelera capitalina durante agosto para luego recorrer todo el país.
 
 Fidel Castro nació el 13 de agosto de 1926, en Birán en el oriente de Cuba, y es el tercero de siete hijos de Ángel Castro Argiz y Lina Ruz González. (PL)

Foto: AFP