Cuba cambiará lo que deba ser cambiado, a su paso, sin ceder a presiones (Discursos)

«Cambiaremos en este momento histórico todo lo que deba ser cambiado, pero sin aceptar presiones externas, ni menoscabos de nuestra soberanía, y sin renunciar a uno solo de nuestros sueños de justicia para Cuba y para el
mundo».

Así expresó José Ramón Machado Ventura, primer vicepresidente de los
Consejos de Estado y de Ministros, durante el acto central por la
celebración del Día de la Rebeldía Nacional celebrado en la ciudad de Santa
Clara, en el que ratificó que los mártires del 26 de julio no cayeron en
vano, porque seguiremos siendo fieles a los ideales por los que ellos
murieron.

Ante la presencia de más de 90 mil villaclareños, encabezados por el
presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército
Raúl Castro, significó:  «No tememos a las dificultades, ni a los retos que
tenemos por delante. Contamos para ello con la fuerza invencible de nuestro
pueblo», enfatizó el dirigente revolucionario.

Si en aquella ocasión éramos un puñado de hombres, hoy somos un pueblo
entero conquistando el porvenir, recordó el vicepresidente cubano las
palabras de Fidel cuando se refiriera a los sucesos del 26 de Julio.

Insistió además en que continuaremos el estudio y el análisis en la toma de
decisiones para superar nuestras deficiencias, pero que actuaremos sin
soluciones populistas, ni demagógicas, porque lo haremos con un alto sentido de la responsabilidad, sin improvisaciones, ni precipitaciones, para no errar o tomar medidas que no se atengan a las condiciones actuales.

Yailin Orta Rivera
Amaury E. del Valle

Foto: AIN

Ver:

DISCURSO PRIMER SECRETRARIO PCC VILLA CLARA

Discurso Alí Rodriguez

DISCURSO de JOSE RAMON MACHADO

Texto del discurso de Raúl Castro en el acto central por el 26 de Julio en Holguín

Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto central en conmemoración del 56 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en la plaza Mayor General “Calixto García”, Holguín, 26 de julio de 2009, “Año del 50 aniversario del triunfo de la Revolución”.

Para ver los videos clic  aquí

Raúl Castro

Raúl Castro

Combatientes del 26 de julio de 1953 (Aplausos), del Ejército Rebelde, la lucha clandestina y las gloriosas misiones internacionalistas (Aplausos);

Familiares de los caídos;

Holguineras y holguineros (Aplausos); compatriotas:

Pudiéramos empezar haciendo una pregunta por pura curiosidad personal.  Ustedes saben que yo soy de aquí (Aplausos y exclamaciones), y por lo tanto tengo el derecho de curiosear en el sentido de saber, si es posible, a qué comprovinciano se le ocurrió ponernos el sol aquí detrás (Risas), que a mí no me molesta, pero estoy seguro de que ninguno de ustedes me puede ver; verán, si acaso, una sombra: ese soy yo (Aplausos).

Por tales motivos, en esta conmemoración del 56 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes mi intervención será muy breve, atendiendo a las altas temperaturas que han caracterizado nuestro verano en este año, aunque comenzamos más temprano que lo habitual —a las 7:00 horas—, y sabiendo que desde las seis de la mañana ya se encontraban aquí todos ustedes, que la mayoría vino a pie desde sus respectivas viviendas (Aplausos), y que anoche, como pude ver brevemente por la televisión, estuvieron justamente celebrando este aniversario. Y, además, el sol ese que no se sabe quién se lo puso frente a ustedes.

Por tales motivos seré breve, repito, y en los próximos días, muy próximos, tendremos importantes reuniones que servirán de escenarios más propicios para extenderse a fondo en cuestiones complejas.

La primera será del Consejo de Ministros, pasado mañana, dedicada a analizar el segundo ajuste de los gastos previstos en el plan de este año, a causa de los efectos de la crisis económica mundial en nuestra economía, en particular la reducción significativa de los ingresos provenientes de las exportaciones y las restricciones adicionales para acceder a fuentes de financiamiento externo.

Como ustedes conocen, durante 11 días estuve recorriendo varios países del África amiga y participar, como presidente, hasta muy recientemente, del Movimiento de Países No Alineados y hacerle entrega de esa responsabilidad al Presidente de Egipto. 

El tiempo de que dispongo es muy poco y apretado por estas reuniones e importantes temas que les estoy informando.

Al día siguiente de ese Consejo de Ministros, el 29 de julio, celebraremos el séptimo Pleno del Comité Central del Partido, en el cual, durante un día entero, según el programa y la agenda u orden del día a discutir, profundizaremos en asuntos vitales relacionados con la situación nacional e internacional.

Y, además, por último, el 1º de agosto está convocada la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, ocasión en la que, entre otras cuestiones, será sometido a debate el proyecto de Ley de la Contraloría General de la República, órgano que contribuirá a elevar la exigencia en el cumplimiento de la legislación vigente y en materia de control por todas las estructuras de dirección del país.

PREMIO AL ESFUERZO Y AL TRABAJO REALIZADO

Este año la selección de la sede del acto central por el 26 de Julio no se ajustó estrictamente a los indicadores establecidos. Hubiera sido ilógico partir solo del grado de cumplimiento de esos índices, cuando desde septiembre, tras el paso devastador de los huracanes, resultó evidente que en gran parte del país, sencillamente era imposible alcanzarlos.

No olviden, como en su oportunidad informamos en nuestro Parlamento, que los destrozos, sin que quiera decir que estén perfectamente todos compatibilizados o contabilizados, alcanzaron la cifra de alrededor de 10 000 millones de dólares, el equivalente al 20% del Producto Interno Bruto, o sea, el valor de todo lo que hicimos en materia de trabajo y producción durante ese año pasado.

Por tales motivos el Buró Político, al determinar que Holguín fuera la sede y otorgar la condición de destacadas a Villa Clara, Granma y Ciudad de La Habana, puso en la balanza lo logrado en los primeros meses del año, en circunstancias más o menos normales, y sobre todo el esfuerzo de las provincias, primero para enfrentar los fenómenos meteorológicos con las menores pérdidas de vidas humanas y recursos materiales, y particularmente en las labores de recuperación.

En ello a Holguín le ha correspondido una gran responsabilidad. Es una provincia extensa, con más de un millón de habitantes y una incidencia apreciable en la economía nacional por la industria del níquel, el tercer polo turístico del país y otras importantes producciones. Es un premio al esfuerzo y al trabajo realizado.

Por tanto, felicitamos a las holguineras y holguineros (Aplausos); al compañero Miguel Díaz-Canel Bermúdez (Aplausos), primer secretario del Partido en la provincia en ese momento difícil y en los años previos, que también fueron de intenso trabajo. Hacemos extensiva esta felicitación al compañero Jorge Cuevas Ramos (Aplausos), procedente de  Las Tunas, provincia también golpeada fuertemente por el huracán Ike y que desde su elección al frente del Partido en Holguín ha desplegado una entusiasta y activa labor.

Felicitamos igualmente a las provincias destacadas, sin dejar de reconocer el esfuerzo realizado por todas, a los compatriotas de Pinar del Río y la Isla de la Juventud (Aplausos), en el occidente, que afrontaron daños sumamente severos, así como a camagüeyanos y tuneros, en particular a los habitantes de Santa Cruz del Sur y Guayabal, poblados con afectaciones considerables, que en algunos casos, casi les ocasionaron la destrucción total (Aplausos).

UN PUEBLO EDUCADO EN LA GENUINA SOLIDARIDAD

Solo he mencionado algunos de los lugares que sufrieron los mayores destrozos. Realmente han sido meses difíciles y de arduo trabajo de un extremo a otro de la nación. En todo el país se ha puesto de manifiesto la capacidad de resistencia, organización y solidaridad de nuestro pueblo. Crecen los ejemplos de cómo debe trabajarse en estos tiempos.

Esa fue la conducta asumida por la inmensa mayoría de los compatriotas de esta provincia durante el paso del huracán Ike y en los meses posteriores.  Así sucedió en todas partes.

Muchos compañeros han permanecido movilizados  lejos de sus familias, incluso cuando no pocas de ellas también sufrían serias limitaciones, con frecuencia albergadas por haber perdido total o parcialmente sus viviendas.

Confiaron en la Revolución y cumplieron la tarea asignada, conscientes de su importancia y seguros de que sus seres queridos no quedarían en el desamparo.

Igualmente dice mucho de la calidad humana de nuestro pueblo, la masiva disposición de acoger en sus hogares a vecinos cuyas casas no ofrecían suficiente seguridad, actitud que se ha hecho cotidiana ante adversidades de diverso tipo.

En esos valores está educado nuestro pueblo, en la genuina solidaridad, comparte lo que tiene con sus hermanos, sean cubanos o de otras tierras, no lo que le sobra, que aquí no sobra nada, generalmente sólo problemas (Aplausos).

En esa misma medida el pueblo cubano agradece la ayuda, los gestos de generosidad y el apoyo recibidos desde múltiples rincones del planeta. Hago propicia la ocasión para reconocer la noble y digna labor de la fundación interreligiosa Pastores por la Paz (Aplausos), a su líder, el Reverendo Lucius Walker (Aplausos) y a los integrantes de la XX Caravana de la Amistad Estados Unidos-Cuba (Aplausos), así como a la Brigada Venceremos que arribó a su 40 aniversario, una representación de las cuales nos acompaña en este acto (Aplausos).

LOS DAÑOS A LAS VIVIENDAS SON UN ASUNTO MUY SERIO

Los daños a las viviendas son un asunto muy serio. Solo en esta provincia de Holguín resultaron afectadas casi 125 mil, de las cuales se han recuperado alrededor de la mitad.

A nivel nacional, si se agrega a las dañadas por estos tres ciclones, las pendientes de solución de años anteriores, sobre todo de principios del siglo por similares motivos de huracanes, sumaban a finales del 2008 más de 600 mil, por eso alerté en su momento que se requeriría tiempo para cambiar radicalmente esa situación.

Se ha hecho en realidad un esfuerzo digno de reconocimiento por entidades, colectivos laborales y los propios vecinos. Es significativo que hasta el 20 de julio estuviera solucionado el 43% de las afectaciones, o sea, más de 260 mil viviendas.

No obstante, resta muchísimo trabajo por hacer y además es necesario evitar que vuelvan a acumularse en el futuro esas enormes cifras, teniendo en cuenta que a consecuencia del cambio climático, se pronostica por muchos científicos que los huracanes podrían ser de mayor intensidad y con mucha más frecuencia.

ESTAR EN CONDICIONES DE PREVENIR Y ENFRENTAR LA SEQUÍA

Igualmente se trabaja para estar en condiciones de prevenir y enfrentar los efectos de los recurrentes períodos de sequía, cada vez más prolongados e intensos, mediante diversas medidas, entre ellas el trasvase de agua, incluso de unas provincias a otras.

Recuerden los tres años difíciles de sequía desde comienzos del siglo hasta el 2005, donde fue necesario en todo el país llevarles el agua hasta en ferrocarriles y en todo tipo de vehículos y vasijas a cerca de 3 millones y medio de cubanos (Aplausos).

Por eso estamos construyendo en diferentes lugares estos trasvases de agua estratégicos, que nos permitirán maniobrar con el líquido vital de unas provincias a otras.

Como se conoce, esta monumental obra comenzó aquí en Holguín, donde se presenta la paradoja de colindar la región en que más llueve en la isla —por allá en los límites de Baracoa, provincia de Guantánamo— con una de las más secas, lo que hace pocos años puso en peligro el abasto de agua a esta poblada urbe.

En los próximos días —lo íbamos a hacer hoy una vez concluido este acto, pero por los motivos anteriormente expuestos, al inicio de mis palabras, lo haremos en el transcurso del mes de agosto, más adelante—, dejaremos formalmente inaugurada la primera etapa del trasvase Este-Oeste (Aplausos), que comprende la conductora de la presa Nipe —allá por el río del mismo nombre, en el municipio de Mayarí— a la presa Gibara —no cerca de la ciudad de Gibara, más al norte, sino una que está aquí, más próxima a la ciudad de Holguín, al este de la misma.

O sea, presa Nipe a Gibara, desde allí, aguas abajo, por el río creo que del mismo nombre, al embalse Colorado, que está más al norte, y de este embalse Colorado vuelve para atrás, pero por el norte, mediante otra conductora ya construida, hasta la presa El Naranjo, de unos 11 ó 12 millones de metros cúbicos de capacidad y que muchas veces está seca, y que abastece esa zona y al polo turístico de Guardalavaca, en el cual en aquellos años de sequía fue necesario cerrar también algunos hoteles.

Esta costosa obra —y es solo el comienzo—, ya concluida y en uso, asegura el suministro estable de agua a la región norte de Holguín, incluida su capital.

La continuación del proyecto, que se encuentra en fase avanzada, incluye la construcción de la presa llamada Melones, que para ser más exacto, propongo denominarla Mayarí, por el río que la alimenta (Aplausos), cuya cortina —única en su tipo construida en Cuba con esa tecnología— terminará de cerrarse en abril de 2011, aunque comenzará a almacenar agua desde el próximo año 2010. 

La presa Nipe, con alrededor de 130 millones de metros cúbicos, llevaba 25 años de construida sin darle valor de uso.

En ocasión de la inauguración mencionada, este propio mes, de la primera etapa, de la que ya les hablé, o sea, del trasvase Este-Oeste, la televisión transmitirá un amplio reportaje acerca de esta obra de gran magnitud y suma relevancia, el que además explica todo el sistema de trasvases de agua entre provincias en ejecución.

Es un programa para el presente y sobre todo para el futuro, cuando el agua será cada vez un recurso más escaso, sobre todo en una isla larga y estrecha como la nuestra, donde el preciado líquido se pierde en rápidos vertimientos al mar.

Solo he mencionado una etapa de este programa, que abarca gran parte del país, desde Sancti Spíritus, en el centro de la isla, hasta Guantánamo. En esta última provincia, en el primer semestre del próximo año, concretamente el fértil valle de Caujerí, comenzará a recibir agua por gravedad a través de túneles que atraviesan las montañas —en este caso construidos por las fuerzas armadas—, lo que supone un considerable ahorro de combustible, al suprimirse su costoso bombeo.

También se trabaja en la rehabilitación de las redes de acueducto y alcantarillado de esta provincia, entre ellas las de los municipios de Cacocum, Urbano Noris y acciones puntuales en Frank País, Gibara y Banes. En la ciudad de Holguín se han ejecutado 114 kilómetros de redes, con 21 620 acometidas, hacia las casas,  y una población beneficiada de 86 400 habitantes.

Con la llegada de nuevos equipos en los próximos meses, se incrementará el ritmo de estas obras en Holguín, donde ya existe una de las tres fábricas que produce las tuberías necesarias de diferentes tamaños. Como se conoce, se encuentra en ejecución además una costosa inversión que solucionará definitivamente el abasto de agua a la ciudad de Santiago de Cuba, la cual concluirá en el 2010. Y en el año 2011 se prevé terminar los acueductos de El Cristo y El Cobre en dicho municipio santiaguero, y se encuentra en proceso de estudio el de Palma Soriano.

VOLVERNOS HACIA LA TIERRA, HACERLA PRODUCIR MÁS

Pasando a otro tema, de los pocos que pienso tocar en la mañana de hoy, el 26 de julio del 2007, en Camagüey, me referí a la imperiosa necesidad de volvernos hacia la tierra, hacerla producir más. Entonces casi la mitad del área cultivable estaba ociosa o deficientemente explotada. Llamamos  en ese momento a generalizar con la mayor celeridad posible y sin improvisaciones cada experiencia de los productores destacados del sector estatal y campesino, y estimular la dura labor que realizan, así como solucionar definitivamente los dañinos impagos por el Estado en el sector. 

Avanza a ritmo satisfactorio la entrega de tierras en usufructo, aunque persisten insuficiencias, en unos municipios más que en otros. De las más de 110 mil solicitudes realizadas, se han aprobado hasta el momento cerca de 82 mil, que abarcan unas 690 mil hectáreas, o sea, el 39 por ciento del área ociosa.

Considero que es poco, no es cuestión ahora de salir corriendo a repartir sin control, es hacerlo más eficientemente, es hacerlo organizadamente, y que es una tarea de primera prioridad estratégica.  Ya uno de los oradores que me antecedió en el uso de la palabra se refería a que es un tema de seguridad nacional producir los productos que se dan en este país y que nos gastamos cientos y miles de millones de dólares —y no exagero— trayéndolos de otros países.

¡La tierra está ahí, aquí están los cubanos, veremos si trabajamos o no, si producimos o no, si cumplimos nuestra palabra o no!  No es cuestión de gritar Patria o Muerte, abajo el imperialismo (Aplausos), el bloqueo nos golpea y la tierra ahí, esperando por nuestro sudor.  A pesar de que los calores son cada vez mayores, no queda más remedio que hacerla producir.  Creo que estamos de acuerdo (Exclamaciones de:  “¡Sí!” y aplausos).

Volando, sobre todo en helicóptero, a lo largo y ancho del país, a veces ordeno al piloto desviarse y darle una vuelta a cualquier poblado, ciudad, etcétera.  Puedo asegurarles que en la mayoría de todos sobra tierra y de buena calidad, pegada a nuestros patios, que no se cultiva; y por ahí es por donde se está haciendo un plan para avanzar, con cultivos intensivos, poniéndoles riego donde sea posible que exista agua y que existan los recursos para ponerlo. Si un día faltara el combustible en este mundo tan cambiante y alocado, que la comida la tengamos cerca, que la podamos traer en un carretón con caballos, con un buey o empujándola por nosotros mismos (Aplausos).

De la tierra ya entregada se ha declarado libre de marabú y otras plantas indeseables cerca de la mitad y se han sembrado casi 225 mil hectáreas, es decir, la tercera parte.

No podemos sentirnos tranquilos mientras exista una sola hectárea de tierra sin un empleo útil y alguien dispuesto a hacerla producir esperando por respuesta.

Tierra que no sirva para producir alimentos, debe servir para sembrar árboles que es, además, una gran riqueza.  Y quien les habla ha experimentado durante muchos años, y sobre todo en los últimos años, sembrando pequeños bosques, y he tenido el placer y la satisfacción de verlos crecer, y según el tipo de árbol, a veces en cinco años ya he formado un pequeño bosque con varios cientos de diferentes tipos;  pero cada vez que hablamos del tema se aparecen los funcionarios del Ministerio de la Agricultura —del actual y de todos los demás anteriores ministros de Agricultura— con un listado interminable de millones de pesos o divisas solicitados para la tarea que se asigna, y si no aparece una bolsita de nailon no se puede sembrar.  Yo no sé con qué diablo nuestros abuelos sembraban árboles (Risas y aplausos), y por ahí están, y estamos nosotros comiéndonos los mangos que sembraron ellos (Aplausos).

No educamos a un niño en el amor a los árboles y que siembren algunos —donde haya tierra, por supuesto— en el transcurso de su tránsito por la primaria, secundaria, preuniversitario.  Me están oyendo aquí algunos dirigentes de la juventud; pero sembrar árboles pueden hacerlo jóvenes de la tercera edad, como yo, es decir que no es solo una tarea de la juventud (Aplausos).

Son estimulantes los resultados en el acopio de leche, que ha crecido en los últimos dos años en más de 100 millones de litros anualmente, pues de 272 millones en el 2006, se alcanzaron 403 en el 2008, y este año todo indica que el incremento será superior.  De este tema hablé en el 2007 en Camagüey, un día como hoy.

He abordado muy someramente dos aspectos del decisivo tema de la producción de alimentos, que tiene  gran importancia en la sustitución de importaciones, como les decía, y la reducción de los gastos en divisas del país.

NUESTRO PUEBLO ES CAPAZ DE VENCER TODAS LAS DIFICULTADES

El avance constatado, a pesar del déficit de recursos materiales y financieros, aunque insuficientes, confirma las enormes potencialidades que aún nos resta explotar en la agricultura y en todas las ramas de la economía.

Los modestos resultados nos ratifican, una vez más, el optimismo y la confianza en que ¡sí se puede!, y que nuestro pueblo heroico es capaz de vencer todas las dificultades, por grandes que sean (Aplausos).

Es sin duda un enorme reto, en medio del bloqueo económico y de muchas otras agresiones concebidas precisamente para impedir el desarrollo de la nación.

Nuestro pueblo no ha fallado nunca a un llamado de la patria. Invariablemente ha dicho presente desde los tiempos en que la tropa mambisa de Calixto García, el general de las tres guerras, de la estrella en la frente, al suicidarse antes de caer prisionero, el hijo de la madre heroica, enfrentó por estas tierras a muchos miles de soldados con un armamento muy superior, con creces, el mayor ejército que la metrópoli española envió a América. 

Y junto al Ejército Libertador la población soportó, estoicamente y sin cejar en la lucha, las incontables penurias provocadas por la guerra y la cruel represión de las autoridades coloniales. Esa es nuestra estirpe y seguiremos siendo fieles a su legado (Aplausos).

Con la unidad monolítica de nuestro pueblo, su más poderosa arma, forjada en el crisol de la lucha bajo la dirección del Jefe de la Revolución Fidel Castro Ruz (Aplausos), por grandes que sean las dificultades y los peligros: ¡Seguiremos adelante!  (Aplausos.)

¡Gloria a los mártires de la Patria!  (Exclamaciones de:  “¡Gloria!”)

¡Viva Fidel!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

¡Viva Cuba libre!  (Exclamaciones de:  “¡Viva!”)

(Ovación).

Empeora Estados Unidos crisis alimentaria mundial

Santiago de Cuba, 26 jul (PL) El presidente cubano, Raúl Castro, dijo hoy que la situación alimentaria mundial es grave y la empeora Estados Unidos con su política de promover los agrocombustibles.

El mandatario resumió el acto central efectuado en esta ciudad por el 55 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes encabezado por Fidel Castro y el cual dio inicio a la lucha armada contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Al referirse a la crisis existente en el planeta, Raúl Castro recordó que impacta a todas las naciones y de manera particularmente dramática a los pueblos del Tercer Mundo.

Apuntó que, además de económica, esa crisis se asocia al cambio climática y al empleo irracional de la energía.

Añadió que fuertes llamados de alerta se hicieron por organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) cuyo director general denunció valientemente la seriedad de una situación de consecuencias imprevisibles.

Ante ello los gobernantes de los países ricos y las grandes empresas transnacionales han adoptado una actitud pasiva, no sólo en forma egoísta e irresponsable, sino además suicida pues todos vivimos en este pequeñísimo planeta, resaltó.

Ver aquí el discurso de Raúl Castro íntegramente.

Inauguradas obras de beneficio social en Santiago de Cuba

Carnavales en Santiago de Cuba

Sur Caribe – Conga Santiaguera

Marti y Fidel en Estados Unidos

Cuando pseudoliteratos personajillos , osan incursionar en la historia de Cuba, intentando parangonar las gestas patrias con las actividades de grupúsculos que conspiran contra su tierra, en un burdo intento de tergiversar la realidad y los logros de la revolución cubana, es cuando textos como este, ponen en su justo lugar nuestra realidad y nuestro decursar histórico. Bienvenido sea entonces, del libro en preparación “Los Amigos de Cuba en Estados Unidos”, del periodista cubano Nicanor León Cotayo, que será presentado en la próxima Feria Internacional del Libro de La Habana en febrero de 2009, su primer capítulo:


Marti Y Fidel en Estados Unidos
 

El 7 de julio de 1955 fue un día nublado en Ciudad México. Al parecer, igual que otro cualquiera. Pero hubo un hecho que lo diferenció y marcó  para siempre. Procedente de La Habana llegó Fidel Castro Ruz, el jefe de la Revolución cubana ya en marcha.

Un fuerte y sostenido movimiento popular logró imponer una amnistía a favor de los asaltantes del Moncada que estaban en prisión, pero la tiranía de Fulgencio Batista desplegó un férreo control sobre ellos e incluso trazó un plan de asesinatos que incluía, en primer lugar, a Fidel y otro muy destacado participante en aquella histórica acción del 26 de julio de 1953, Raúl Castro Ruz.

Antes de partir de la Isla el líder revolucionario delineó junto a varios compañeros la estrategia a seguir: vertebrar un movimiento (el 26 de julio) ajeno a la corrupción política imperante en el país, cuyas filas estarían abiertas “para todos los cubanos que sinceramente deseen restablecer en Cuba la democracia política e implantar la justicia social” y mediante el cual se desarrollaría la insurrección popular armada, con el fin de establecer “una revolución de pueblo, con sangre de pueblo y sudor de pueblo”.

Al día siguiente de su llegada, ya en el Distrito Federal, se abrazó a su hermano Raúl. Sus primeros encuentros fueron con exiliados cubanos. A través de ellos, en el pequeño apartamento de María Antonia González, conoció al médico argentino Ernesto Guevara de la Serna, quien más tarde se convertiría en el legendario Che. Este último recordaría después: “Nuestra primera discusión versó sobre política internacional. A las pocas horas de la misma noche –en la madrugada- era ya uno de los futuros expedicionarios”.

Luego acompañado de un amigo fue al encuentro de Alberto Bayo, un general español nacido en Camaguey, Cuba, en el año 1892, antes de cesar el dominio colonial sobre la Isla, quien luchó en Marruecos durante los años 20 como parte del Ejército del Aire y más tarde como oficial republicano, combatió en la Guerra Civil española y se exilió en México. Fidel lo comprometió a enseñar tácticas de guerra de guerrillas a los expedicionarios. Por aquellos días le dijo a Bayo: Marcho a los Estados Unidos a recoger hombres y dinero y cuando los tenga dentro de siete u ocho meses, a fines de este año, volveré a verle y planearemos lo que hemos de hacer para nuestro entrenamiento. Según una crónica divulgada por la revista cubana Bohemia el 24 de noviembre de 2006, sin mucha fe en aquel joven “fogoso, idealista y visionario”, Bayo replicó “Sí Fidel, prometo instruir a esos muchachos en el momento preciso”.

En la madrugada del 20 de octubre de aquel mismo año, y gracias al apoyo de amigos mexicanos que les pagaron el viaje, salió hacia los Estados Unidos junto a un destacado combatiente y orador del Partido Ortodoxo, y de luchas anteriores, Juan Manuel Márquez. Diez días después, y en el transcurso de una lluviosa mañana, los dos revolucionarios hablaron ante cerca de 800 compatriotas reunidos en el Palm Garden de Nueva York. Fidel manifestó en aquella oportunidad: “Puedo manifestarles con toda responsabilidad que en el año 1956 seremos libres o seremos mártires. Esta lucha comenzó para nosotros el 10 de marzo, dura ya casi cuatro años y terminará con el último día de la dictadura o el último día nuestro”.

A la entrada del salón, al costo de un dólar se ofertaba la edición neoyorquina de La Historia me Absolverá. En esa importante urbe norteamericana lograron unir a tres grupos opuestos a la tiranía en un club patriótico: Acción Cívica Cubana, el Comité Ortodoxo y el Obrero Democrático.

Sobre uno de los recibimientos que tuvo lugar días más tarde escribió Juan Manuel en una carta fechada el 14 de noviembre: “En Nueva York el recibimiento que le hicieron a Fidel fue emocionante por lo multitudinario y lo sincero”.

Al final de la misiva, Fidel incluyó una nota donde expresaba: “Todo lo que pueda añadirles acerca de lo extraordinario que ha sido este viaje sería poco. Todos nuestros cálculos acerca del entusiasmo y el fervor de la gente se quedan cortos”. Y finalizaba de esta manera: “Nunca estuve más contento”. En el recorrido, que se extendió entre octubre y diciembre, no dejaron de tropezar con dificultades. Por ejemplo, en Unión City, estado de Nueva Jersey, Fidel y Juan Manuel estuvieron a punto de ser detenidos cuando los organizadores de una reunión a la que fueron invitados olvidaron solicitar permiso y la policía norteamericana asaltó el lugar con carros patrulleros. Pero mientras los recién llegados eran entretenidos ambos revolucionarios cubanos salieron por una puerta lateral y se alejaron en un automóvil. El 20 de noviembre Fidel habló en el teatro Flager, de Miami. Allí expresó que sus compatriotas serían reunidos junto a una idea de dignidad plena para el pueblo de Cuba, de justicia para los hambrientos y olvidados, de castigo para los grandes culpables y de castigo para los grandes culpables. Además explicó la estrategia que desembocaría en victoria unos tres años después: insurrección armada y una huelga general organizada desde la base.

Batista y sus hombres empezaron a temer esas palabras. De ahí que, mediante su cónsul en la Florida trataron de impedir que el 27 de noviembre pronunciara un discurso en Tampa dedicado al 84 aniversario del fusilamiento en La Habana colonial de ocho estudiantes de Medicina. El acto casi se frustró cuando los propietarios del lugar negaron el permiso 24 horas antes del encuentro, pero logró salvarse gracias a que la organización de los obreros metalúrgicos cedió su local de reuniones para efectuarlo. Entonces Fidel pudo afirmar ante más de 300 cubanos : “Si Batista se obstina en mancillar la historia de Cuba, el pueblo se verá obligado a derribarle y nosotros iremos a la vanguardia”.

También en Cayo Hueso constituyeron una  agrupación patriótica. El cónsul de Batista, además de intrigar, compró al jefe de la policía local, quien cerró todos los espacios a los revolucionarios e incluso amenazó con llevar a la cárcel a los participantes, por que lo que el acto fue desplazado al condado vecino de Murria (Verificar este nombre), donde utilizaron el amplio parqueo del Kennel Club, y así numerosos cubanos, de pie y a la intemperie, escucharon el mensaje de la Revolución hasta altas horas de la noche.

Como saldo de aquel viaje de Fidel y Juan Manuel Márquez para vincular al Movimiento 26 de Julio con la emigración fueron constituidos clubes revolucionarios en Bridgeport, Unión City, Nueva York, Miami, Tampa y Cayo Hueso. Una importante fase organizativa y de esclarecimiento político en el exilio había culminado.

Hubo una coincidencia histórica. En el siglo XIX, José Martí, Héroe Nacional de Cuba, hizo un recorrido similar por Estados Unidos con el propósito de sumar a la causa libertaria a la emigración cubana dispersa, organizarla en clubes revolucionarios y establecer una base de recaudación con destino a lo que denominó la guerra necesaria.

Martí lo describió así en el periódico Patria el 23 de abril de 1892: Treinta y cuatro asociaciones, repartidas en New York, Cayo Hueso, Tampa, Ocala, Filadelfia, Boston, Nueva Orleáns y Jamaica, se han formado de su propio impulso para contribuir a los fines del Partido Revolucionario Cubano, por los métodos que él mismo establece, o han conformado a él su organización, o han conformado a él su organización antigua. En Cayo Hueso hay trece asociaciones: siete en New York; cinco en Jamaica; cinco en Tampa; una en Filadelfia; una en Boston; una en Ocala; y una en Nueva Orleáns. 

Este periplo quedó plasmado en escritos de Panchito Gómez Toro, el joven combatiente que cayó junto a uno de los grandes del siglo XIX cubano, Antonio Maceo y Grajales, e hijo de otro de los principales héroes de aquella epopeya nacido en Santo Domingo, Máximo Gómez.

Los testimonios de Panchito describieron  la gran acogida brindada a Martí en cada lugar que visitó en Estados Unidos, algo muy similar a los emocionantes y masivos recibimientos dispensados a Fidel, plasmados por Juan Manuel Márquez en la carta que envió a los compañeros del Movimiento que estaban en México.

Cuando Fidel regresó a ese país, el 10 de diciembre de 1955, ya llevaba redactado el borrador del Manifiesto número dos del 26 de Julio a Cuba. El texto de ese documento, reproducido en el libro Fidel Periodista, de la editorial Pablo de la Torriente Brau, La Habana 2006, dice en una de sus partes:
 

“A los hombres y mujeres de mi patria dirijo fundamentalmente estas líneas. En mi retina traigo todavía las escenas inolvidables que he vivido entre la emigración cubana de Estados Unidos. Puestos de pie, en todas partes, los cubanos, con la mano en alto, juraron no descansar hasta ver redimida su tierra y acudieron luego en masa a depositar en el sombrero mambí el producto de su sudor que aquí vierten en rudo trabajo. Pero aquella no habría de ser la única contribución. A los cubanos de la emigración no hay que buscarlos para que ayuden; después de cada reunión pública se les ve por las calles preguntando dónde está el local del Club Patriótico para solicitar su ingreso y ofrecer su aporte semanal; el 28 de enero entregarán el salario de ese día de trabajo; todos los domingos organizarán fiestas cubanas para entregar integro lo que se recaude a la  revolución”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 287 seguidores