Montaner tiene necesidad de esclarecer sobre el asesinato del jesuita Ellacuría

El lunes 16 de noviembre  este blog reproducía un material de JEAN GUY-ALLARD, del diario Granma,  donde se exponía que Carlos A. Montaner conocía detalles del magnicidio al jesuita Ellacuría

JEAN GUY-ALLARD explicaba en una parte de su trabajo:

(…) 

La revelación refuerza aún más las informaciones que indican cómo el agente CIA radicado en Madrid Carlos Alberto Montaner estaba enterado de la conspiración cuando amenazó directamente a Ellacuría unos días antes del horroroso crimen. 

(…) 

Montaner, 44 días después de publicado aquel artículo, se vio-sospechosamente-precisado a responder los argumentos de Granma,  que lo vinculan con el asesinato del jesuita Ellacuría.  

Este es el comentario y los videos  dejados en el bog por Montaner y publicados en la entrada del 16 de noviembre titulada: Carlos Alberto Montaner y el asesinato del jesuita Ellacuría.

GRANMA PROFANA LA MEMORIA DE IGNACIO ELLACURÍA

Por Carlos A. Montaner

En noviembre de 2009, el gobierno cubano, por medio del periódico Granma, me hizo la calumniosa acusación en varios idiomas de que, 20 años antes, yo había sabido que el padre jesuita Ignacio Ellacuría y otras siete personas iban a ser asesinadas por el ejército salvadoreño, lo que me convertía en cómplice del espantoso crimen. 

Como supuesta “prueba” del delito, el periódico afirmaba que, unos días antes del suceso, yo había amenazado de muerte al padre Ellacuría en un programa de televisión filmado en España, moderado por Mercedes Milá, a quien, injustamente, llamaban “falangista”. 

Pues bien: aquí están los fragmentos clave del debate, ocurrido cinco años antes del asesinato de Ellacuría, y, como podrán ver, no existe la menor amenaza. Estamos ante la utilización inescrupulosa de la muerte de un hombre valioso, el teólogo Ellacuría, por parte de una dictadura que no pone el menor límite moral a sus actos en el intento de desacreditar a sus adversarios. La persona encargada por el “aparato” para plantar esta infame mentira en la prensa fue Jean-Guy Allard, un periodista francocanadiense radicado en Cuba que actuaba bajo instrucciones de Lázaro Barredo, director de Granma. 

Parte I: 

Parte II: 

Lo que dijo Granma: 

La Habana, lunes 16 de noviembre de 2009. Año 13 / Número 322 

¿Confesarán Montaner y Posada su complicidad? 

Documentos confirman: la CIA sabía que se iba a matar al jesuita Ellacuría 

JEAN GUY-ALLARD 

El Departamento de Estado norteamericano, la CIA y los servicios de inteligencia españoles, el antiguo CESID, sabían que el sacerdote jesuita Ignacio Ellacuría, rector de la Universidad Centroamericana (UCA), y cinco de su colegas iban a ser asesinados por un escuadrón de la muerte del ejército salvadoreño. 

Lo confirmó en su edición dominical el diario español El Mundo, citando una serie de documentos de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, “desclasificados recientemente” que serán entregados a la justicia española. 

La revelación refuerza aún más las informaciones que indican cómo el agente CIA radicado en Madrid Carlos Alberto Montaner estaba enterado de la conspiración cuando amenazó directamente a Ellacuría unos días antes del horroroso crimen. 

También toma todo su sentido la teoría según la cual el terrorista internacional Luis Posada Carriles, agente de la CIA entonces y alto oficial del aparato represivo salvadoreño, hoy refugiado en Estados Unidos con la complacencia de sus autoridades, estuvo implicado en el complot. 

El escuadrón de militares asesinos irrumpió en la UCA en la madrugada del 16 de noviembre de 1989, y sorprendió a los seis jesuitas durmiendo. Se les ordenó levantarse para luego llevarlos al patio donde se les ejecutó boca abajo con proyectiles explosivos en la cabeza. 

Los padres Ellacuría, Armando López, Juan Ramón Moreno, Ignacio Martín- Baró, Segundo Montes y Joaquín López, todos profesores de la institución y defensores de la Teología de la Liberación, eran víctimas de ataques constantes de la extrema derecha fascista del partido ARENA cuyos representantes siguen hoy activos en el escenario político salvadoreño. 

También fueron víctimas de la masacre Elba Julia Ramos, trabajadora de la residencia de los sacerdotes, y su hija Celina, de 15 años. 

Este lunes 16 de noviembre se cumplen 20 años del asesinato mientras en el vecino Honduras, han agarrado el poder otros de estos mismos centroamericanos quienes dos décadas atrás seguían sembrando el terror, respaldados por la CIA y el Departamento de Estado. 

Inculpados, unos autores materiales de la masacre fueron condenados en enero de 1992 a 30 años de cárcel para luego ser escandalosamente amnistiados apenas 14 meses después, en abril de 1993. 

El diario español El Mundo señala que una serie de documentos de los servicios de inteligencia de Estados Unidos han sido desclasificados y serán aportados ante la Audiencia Nacional, en Madrid, donde fue admitida una querella contra “los responsables de aquella matanza”. 

“Entre los papeles que serán aportados a la Audiencia Nacional hay información en la que se documenta, de manera directa, que el jefe militar de la embajada de Estados Unidos en El Salvador, el coronel Milton Menjívar, y una alto cargo del Departamento de Estado de EE.UU. sabían lo que estaba preparando el Estado Mayor salvadoreño contra el rector de la UCA”, informa El Mundo. 

“Del estudio de esos documentos desclasificados se deduce, según los analistas consultados por este periódico, que el CESID también tenía conocimiento o barajaba la misma información que los norteamericanos”, precisa el diario. 

¿PURA COINCIDENCIA? 

Casualmente, las revelaciones de El Mundo surgen cuando el seudo intelectual de origen cubano Carlos Alberto Montaner se encuentra en Tegucigalpa, celebrando al régimen fascista del empresario Micheletti, acompañado por el hijo del peruano Mario Vargas Llosa. 

En una intervención furibunda ante una asamblea de negociantes golpistas, Montaner ha denunciado, con su habitual retórica derechista “el castro-chavismo” que, según él, “fracasó” en Honduras aunque pronto “intentará nuevamente desestabilizar el país”. 

Hace falta recordar cómo, apenas una semana antes del asesinato de los seis jesuitas salvadoreños, el mismo Montaner amenazaba al rector Ellacuría al terminarse un programa “cara a cara” de la televisión española dirigido por la locutora falangista Mercedes Milá. 

Años más tarde, el “escritor” madrileño prófugo de la justicia cubana por su actividad terrorista en la Habana en 1960, calificó de “laberinto de jesuitas y mariknolles despistados” la presencia en América Latina de religiosos partidarios de la teología de la Liberación. 

La orden Mariknol de Estados Unidos ha sido también víctima de los escuadrones de la muerte. en 1980, el año del asesinato de Monseñor Arnulfo Romero, cuatro monjas estadounidenses fueron violadas y asesinadas por efectivos de la Guardia Nacional en el curso de la Operación Centauro, manejada por agentes cubanoamericanos de la CIA y el embajador de Venezuela en El Salvador, Leopoldo Castillo. 

El neofascista Leopoldo Castillo es hoy conductor de un programa en el canal venezolano de la derecha golpista Globovisión. 

EL ENCARGO A POSADA 

En la época del crimen de los jesuitas, Luis Posada Carriles era el asesor personal en materia de represión del presidente José Napoleón Duarte quien gobernaba el país, bajo orientación del Departamento de Estado, desde 1984. 

Después del final de la operación de tráfico de armas contra droga que dirigió en Ilopango con el escándalo Iran-Contra, la CIA colocó a Posada entre los ex torturadores de la policía secreta de Venezuela que dirigían entonces la Policía Nacional (PN) salvadoreña, al lado de los esbirros Mauricio Sandoval y Víctor “Zacarías” Rivera. 

Posada llegó a convertirse en consejero de Duarte que, dice, “lo llamaba a su propia casa” para resolver “casos particulares”. Se dedicó entonces a orientar a los escuadrones de la muerte que sembraban el terror en el país. 

Después de abandonar El Salvador con el cambio de presidente, regresa unos años más tarde al lado de sus socios de ARENA y establece una base de operación por cuenta de la Fundación Nacional Cubano Americana, fachada anticubana de la inteligencia yanki. 

Vale la pena subrayar que la UCA y el Instituto de Derechos Humanos de El Salvador presentaron en noviembre del 2003 una solicitud de investigación contra el ex presidente de El Salvador Alfredo Cristiani (hoy partidario incondicional del régimen Micheletti) y militares salvadoreños ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos una sucursal de la OEA, que todavía, seis años más tarde, no se ha pronunciado sobre su admisión. 

Enlace al material original 

P.D 

Mensaje para Montaner: 

Le sugiero, ya que estamos publicando su réplica y se tomó el trabajo de escribir en mi blog,  nos explique cómo transcurrió su encuentro con Yoani Sánchez en España; y todos sus vínculos con el Grupo Prisa y periódicos importantes de América Latina para lanzar a la blogger como una de las 100 personalidades más importantes del mundo,  y convertirla en punta de lanza de la contrarrevolución interna en Cuba,  con el coauspicio de la CIA. 

Fidel Castro: Lo que no se dijo sobre Cuba

Cientos de jóvenes practican deporte en Cuba

Cientos de jóvenes practican deporte en Cuba

Observé cuidadosamente las reacciones mediáticas de Occidente a mi reflexión del domingo sobre los Juegos Olímpicos en China.  Hechos sensibles incluidos en ella fueron totalmente ignorados;  otros aspectos eran exaltados ad líbitum por los defensores de la explotación y el saqueo del mundo. 
Veamos:

“Fidel Castro culpó hoy a los jueces y a la mafia del pobre papel de la delegación cubana en los Juegos Olímpicos.  También justifica al taekwondoca cubano Ángel Valodia Matos, suspendido de por vida por darle una patada en la cabeza al árbitro, y le manifiesta su total solidaridad.”

“El ex presidente cubano llamó el lunes a realizar una profunda revisión del deporte en Cuba.  También expresó su solidaridad con un atleta suspendido de por vida junto a su entrenador, por agredir a un juez.”

“Castro manifestó total solidaridad con el taekwondoca inhabilitado de por vida por agredir a un árbitro y un juez.”

“Castro, solidario con el taekwondoca cubano inhabilitado por agresión.”

Es larga la lista de párrafos similares.  Fue el patrón de información que divulgaron.  No esperaba otra cosa.  Estaba condenado, como los boxeadores cubanos, ante árbitros y jueces sobornados, y sabía bien lo que publicarían.

Del hambre, la subalimentación, la carencia de medicinas, instalaciones y equipos deportivos que padece el 80 por ciento de los países que allí compitieron, no se menciona una palabra, como era de esperar.

Aplaudí el mérito del país que organizó los últimos Juegos Olímpicos.  No vacilé en reconocer las extraordinarias cualidades de los atletas que alcanzaron éxitos.  Aprecié las alegrías, emociones y aspectos humanos que transmitieron a miles de millones de personas los galardonados.  De modo especial valoré el mensaje de paz que entraña una Olimpiada, frente al incesante espectáculo de matanza, destrucción,  genocidio y peligro real de exterminio que la especie humana soporta cada día.

Lo que no se dijo de Cuba:

1. Es el único país donde no existe el deporte profesional.

2. Es el único país que hace años creó una gran Escuela Internacional de Educación
Física y Deporte de nivel superior, donde se han graduado muchos jóvenes del Tercer Mundo y donde estudian en la actualidad alrededor de 1 500 alumnos sin pagar un solo centavo.

3.  Es el único país en el que sus atletas de alto rendimiento estudian gratuitamente como profesores de Educación Física y Deporte y ha graduado en centros superiores de enseñanza a decenas de miles de ciudadanos en esa especialidad, quienes prestan sus servicios a niños, adolescentes, jóvenes y personas de todas las edades. Trabajan además muchos de ellos como cooperantes en el Tercer Mundo, con un costo mínimo, o gratuitamente en determinados casos.  Así han contribuido al desarrollo internacional del deporte.

4.  Es el único país, entre los que participaron en las Olimpiadas de Beijing, económicamente bloqueado por el imperio más poderoso y rico que existió jamás.

5.  Es el único país, entre esos mismos participantes, al que se aplica una Ley de Ajuste, que además de los  frutos sangrientos, viabiliza y estimula el robo de atletas cubanos.
 
6.  Nuestro país ha destinado un hospital especializado para atender la salud de los atletas de alto rendimiento.

Las verdades no pueden ocultarse bajo la anestesia y los fuegos artificiales de los Juegos Olímpicos.

Cuba ocupó el quinto lugar por medallas de oro en Barcelona en el año 1992, cuando estábamos ya en pleno período especial.

En los últimos Juegos obtuvimos todavía 24 medallas entre oro, plata y bronce, una cifra mayor que cualquier otro país de América Latina y el Caribe.

No vacilemos en analizar objetivamente nuestra actividad deportiva y en prepararnos para futuras batallas, sin olvidar, reitero, que “en Londres habrá chovinismo europeo, corrupción arbitral, compra de músculos y cerebros, costo impagable, y una fuerte dosis de racismo”.

Cuando escribo estas líneas recuerdo que un ciclón, Fay, nos visitó en medio de las Olimpiadas.  A la misma hora en que arribaba ayer el grueso de nuestra delegación, apareció la noticia de que otra perturbación ciclónica apuntaba directamente a las provincias orientales.  Hoy su fuerza es mayor y se ubica en una trayectoria más peligrosa.  Hay que fortalecer no sólo los músculos del cuerpo, sino también los del espíritu. 

¡Suerte que tenemos una Revolución!  Está garantizado que nadie permanecerá en el olvido.  Si se pierden vidas, no serán cientos o miles, por un ras de mar, como en Santa Cruz del Sur el 9 de noviembre de 1932, o un Flora el 3 de octubre de 1963,que inundó el corazón de las provincias del Este de Cuba, sin una sola presa reguladora como las de hoy, que son además fuentes de regadío y agua corriente.  Una fuerte, enérgica y previsora Defensa Civil protege a nuestra población y le ofrece más seguridad frente a catástrofes que en los Estados Unidos.  Ningún peligro debe ser, sin embargo, descartado. 

No hay que dormirse tampoco sobre los laureles.  La frecuencia e intensidad crecientes de estos fenómenos naturales demuestra que el clima cambia por culpa del hombre.  Los tiempos exigen cada vez más consagración, más firmeza y más conciencia.  No importa que los oportunistas y vendepatrias también se beneficien sin aportar nada a la seguridad y el bienestar de nuestro pueblo.

Fidel Castro Ruz
Agosto 26 de 2008
5 y 34 p.m.

Recibe Raúl Castro a delegación olímpica cubana

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibió al último grupo de la delegación cubana que participó en los XXIX Juegos Olímpicos de Beijing.

Procedentes de la capital china, arribaron a suelo patrio los deportistas de las disciplinas de atletismo, béisbol, boxeo, voleibol, clavados, canotaje y taekwondo, con el orgullo de haber representado dignamente a Cuba en la cita estival.

Al salir del avión que los trajo a Cuba, los primeros en descender fueron los subcampeones olímpicos de béisbol, Pedro Luis Lazo y Alexei Bell, el también subtitular de boxeo Elimio Correa, y el decatlonista Leonel Suárez, quienes portaban la enseña nacional.

“Llegamos a la Patria con el orgullo de haber representado dignamente al pueblo de Cuba”, expresó Bell en nombre de toda la delegación, luego de defender a su país en la cita estival más exigente de todos los tiempos.

Julio Martínez Ramírez, primer secretario del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, ponderó la actuación de los atletas cubanos y destacó el significado de competir con honor por encima de medallas y récords.

El dirigente juvenil se refirió a la reflexión del líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz, publicada hoy por la prensa nacional bajo el título “Para el honor, medalla de oro”, al tiempo que significó cómo en Beijing los deportistas de la antilla mayor emergieron victoriosos, sobreponiéndose al genocida bloqueo de los EE.UU. y las carencias que enfrentan a diario.

En Beijing, las mejores y más exigentes olimpiadas de la era moderna, la Isla se ubicó en el lugar 28 y fue quinta entre los países de Latinoamérica, con dos medallas de oro, 11 de plata e igual número de bronce.

China paralizó al planeta durante 16 días, en los que la majestuosidad y la excelencia en materia organizativa tuvieron como colofón el ascenso de los anfitriones a la cima del medallero, un punto de giro en el mundo del deporte.

En el acto de recibimiento se encontraban, además, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba; Lázara Mercedes López Acea, miembro del Secretariado del Comité Central, entre otras personalidades.

Harold Iglesias Manresa

¡Para el honor, Medalla de Oro!

Fidel Castro

Fidel Castro

Si se hace una estadística sobre el número de instalaciones, campos deportivos y equipamientos sofisticados por millón de habitantes que acabamos de ver en los últimos Juegos Olímpicos: piscinas de natación, de clavados y de polo acuático; suelos artificiales para competencias de campo y pista, hockey sobre césped; instalaciones para básquet, para voleibol;  de aguas rápidas para kayak; velódromos para bicicletas de velocidad, polígonos de tiro, etcétera, etcétera, podría afirmarse que no están al alcance del 80 por ciento de los países representados en Beijing, equivalente a miles de millones de personas que habitan el planeta.  China, inmenso y milenario país de más de 1,200 millones de habitantes, invirtió 40 mil millones de dólares en las instalaciones olímpicas y aún requerirá tiempo para satisfacer las necesidades deportivas de una sociedad en pleno desarrollo.

Si se suman las personas que habitan India, Indonesia, Bangladesh, Pakistán, Vietnam, Filipinas y otros, aparte de los casi 900 millones de africanos y más de 550 millones de latinoamericanos, podrá tenerse una idea de las personas que en el mundo carecen de tales instalaciones deportivas.

Es a la luz de estas realidades que debemos analizar las noticias que giraron alrededor de los Juegos Olímpicos de Beijing.

El mundo disfrutaba de la Olimpiada porque la necesitábamos, porque deseábamos ver las sonrisas y las emociones de los atletas participantes, y en especial de los primeros lugares, que recibían el premio a su constancia y disciplina.

¿A cuál de ellos podría culparse de las colosales desigualdades del planeta en que nos tocó vivir?  ¡Cómo olvidar, por otro lado, el hambre, la subnutrición, la ausencia de escuelas y maestros, hospitales, médicos, medicamentos y medios elementales de vida que padece el mundo! 

Sabemos lo que evidentemente desean aquellos que saquean y explotan el planeta que habitamos.  ¿Por qué desataron la violencia y agudizaron los peligros de guerra el mismo día que se iniciaron los Juegos Olímpicos?  Estos acaban de transcurrir en apenas 16 días.
Ahora, cuando ya pasó el efecto de la anestesia, el mundo vuelve a sus angustiosos y crecientes problemas. 

Días atrás escribí sobre nuestro deporte. Venía denunciando desde hace rato las repugnantes acciones mercenarias contra esa actividad revolucionaria y en defensa del valor y el honor de nuestros atletas.

Mientras transcurrían las competencias, meditaba sobre estas cuestiones.  Tal vez no habría tomado tan rápido la decisión de escribir algo sobre el tema si no se hubiese producido el incidente del atleta cubano de taekwondo Ángel Valodia Matos ―campeón olímpico  hace 8 años en Sydney―, cuya madre murió cuando competía y ganaba la medalla de oro a 20 mil kilómetros de su patria.  Asombrado por una decisión que le pareció totalmente injusta, protestó y lanzó una patada contra el árbitro.  A su propio entrenador lo habían tratado de comprar, estaba predispuesto e indignado. No pudo contenerse.

El atleta acostumbraba enfrentar valientemente las lesiones que suelen ser frecuentes en el taekwondo.  El árbitro le suspendió el combate cuando estaba ganando tres a dos.  No fue el único caso.  Es muy grande el poder del árbitro en ese tipo de competencias y ninguno el de los atletas.  A los dos cubanos, taekwondoca y entrenador, les fue prohibida la participación de por vida en competencias internacionales.
 
Vi cuando los jueces les robaron descaradamente las peleas a dos boxeadores cubanos en la semifinales.  Los nuestros combatieron con dignidad y valentía;  atacaban constantemente.  Tenían esperanzas de ganar, a pesar de los jueces;  pero fue inútil: estaban condenados de antemano.  No vi la de Correa, al que también se la arrebataron. 

No estoy obligado a guardar silencio con la mafia.  Esta se las ha arreglado para burlar las reglas del Comité Olímpico.  Fue criminal lo que hicieron con los jóvenes de nuestro equipo de boxeo para complementar el trabajo de los que se dedican a robar atletas del Tercer Mundo.  En su ensañamiento, dejaron a Cuba sin una sola medalla de oro olímpica en esa disciplina.

Cuba jamás ha comprado a un atleta o a un árbitro.  Hay deportes donde el arbitraje está muy corrompido y nuestros atletas luchan contra el adversario y el árbitro.  Antes el boxeo cubano, reconocido internacionalmente por su prestigio, ha tenido que enfrentarse a los intentos de soborno y corrupción para arrancarle a dentelladas las medallas de oro al país comprando boxeadores altamente entrenados y curtidos, como tratan de hacer con peloteros u otros destacados deportistas.

Los atletas cubanos que compitieron en Beijing y en vez de oro trajeron plata, bronce o un lugar destacado en las competencias, tienen un enorme mérito como representantes del deporte amateur que dio origen al resurgimiento del movimiento olímpico.  Son ejemplos insuperables en el mundo. 

¡Con qué dignidad compitieron!

El profesionalismo fue introducido en las Olimpiadas por intereses comerciales, que convirtieron al deporte y a los deportistas, como hemos dicho, en simples mercancías.

Fue ejemplar la conducta del equipo olímpico de Cuba en la pelota.  Dos veces derrotaron en Beijing a la selección de Estados Unidos, el país que inventó ese deporte que por intereses de las grandes empresas  comerciales fue expulsado de las Olimpiadas.  El 2008 fue por ahora su último año de participación olímpica.

El partido final frente a Corea del Sur fue conceptuado como el más tenso y extraordinario que se haya efectuado en una Olimpiada.  Se decidió en el último inning con tres cubanos en base y un out.

Los peloteros profesionales adversarios eran como máquinas diseñadas para batear;  su pitcher, un zurdo de velocidad, bolas variadas y precisión exacta.  Se trataba de un equipo excelente.  Los cubanos no practican el deporte como profesión lucrativa;  son educados, como todos nuestros atletas, para servir a su país.  De no ser así, la Patria, pequeña en tamaño y con limitados recursos, los perdería para siempre.  No es posible calcular siquiera el valor de los servicios recreativos y educativos que a lo largo de su vida prestan a la nación, en todas las provincias e Isla de la Juventud.

En el voleibol, el equipo propinó una derrota a la selección norteamericana en la fase eliminatoria, viniendo en ascenso desde lo último de la parte baja de una escalera de más de 50 peldaños.  Una hazaña que, aunque regresen sin medallas, pasará a la historia.

Mijaín ganó con orgullo, en difícil prueba con un rival ruso, la primera medalla de oro para Cuba.

Dayron Robles ganó el oro con amplio margen.  La lluvia empapó la flamante pista.  Sin la humedad que aún restaba, hubiera podido romper fácilmente el récord olímpico, además del mundial que había impuesto semanas antes en el difícil y milimétrico evento de los 110 metros con vallas.  Es un atleta disciplinado y tenaz con 21 años y nervios de acero.

Yoanka González ganó la primera medalla cubana de ciclismo en una Olimpiada.

Leonel Suárez, que obtuvo en decatlón medalla de bronce, cumplirá 21 años en septiembre.  Los resultados alcanzados en cada uno de los diez eventos de su casi inaccesible deporte impresionan.

Son tantos los atletas con grandes méritos, hombres y mujeres, que no se pueden enumerar aquí, pero que es imposible olvidarlos.

Más de 150 atletas de nuestra pequeña isla participaron en la Olimpiada de 2008 y dieron la batalla en 16 de los 28 deportes en que allí se compitió.

Nuestro país no practica el chovinismo ni comercia con el deporte, que es tan sagrado como la educación y la salud del pueblo;  practica, en cambio, la solidaridad.  Hace años creó una Escuela Formadora de Profesores de Educación Física y Deportes, con capacidad para más de 1,500 alumnos del Tercer Mundo.  Con ese mismo espíritu solidario celebra el triunfo de los velocistas jamaicanos, que obtuvieron 6 medallas de oro; del saltador panameño con oro; del boxeador dominicano con igual título, o el de las voleibolistas brasileñas que vencieron arrolladoramente al equipo de Estados Unidos y ganaron la primacía.

Por otro lado, miles de instructores deportivos cubanos han cooperado con países del Tercer Mundo.

Estos méritos de nuestro deporte no nos eximen en lo más mínimo de responsabilidades presentes y futuras.  En las competencias deportivas mundiales, por las causas señaladas, se ha producido un salto de nivel.  No vivimos hoy las mismas circunstancias de la época en que llegamos a ocupar relativamente pronto el primer lugar del mundo en medallas de oro por habitante, y por supuesto que eso no volverá a repetirse.

Constituimos alrededor del 0,07% de la población mundial.  No podemos ser fuertes en todos los deportes como Estados Unidos, que posee por lo menos 30 veces más población.  Nunca podríamos disponer ni del 1% de las instalaciones y equipos de diversa índole, ni de los climas variados de que ellos disponen.  Otro tanto ocurre con el resto del mundo rico, que posee por lo menos dos veces el número de habitantes de Estados Unidos.  Esos países suman alrededor de mil millones.

El hecho de que participen más naciones y las competencias sean más duras es en parte una victoria del ejemplo de Cuba.  Pero nos hemos dormido sobre los laureles.  Seamos honestos y reconozcámoslo todos.  No importa lo que digan nuestros enemigos.  Seamos serios.  Revisemos cada disciplina, cada recurso humano y material que dedicamos al deporte.  Debemos ser profundos en los análisis, aplicar nuevas ideas, conceptos y conocimientos.  Distinguir entre lo que se hace por la salud de los ciudadanos y lo que se hace por la necesidad de competir y divulgar este instrumento de bienestar y de salud.  Podemos no competir fuera del país y el mundo no se acabaría por eso.  Pienso que lo mejor es competir dentro y fuera, enfrentarnos a todas las dificultades y hacer un uso mejor de todos los recursos humanos y materiales disponibles.
 
Preparémonos para importantes batallas futuras.  No nos dejemos engatusar por las sonrisas de Londres.  Allí habrá chovinismo europeo, corrupción arbitral, compra de músculos y cerebros, costo impagable y una fuerte dosis de racismo.

Ni siquiera soñar que Londres alcanzará el grado de seguridad, disciplina y entusiasmo que logró Beijing.   Una cosa es segura: habrá un gobierno conservador y tal vez menos belicoso que el actual.

No olvidemos la honradez, honestidad y prestigio profesional de que gozan nuestros árbitros internacionales y los cooperantes deportivos.

Para nuestro atleta de taekwondo y su entrenador, nuestra total solidaridad.  Para los que regresan hoy, el aplauso de todo el pueblo.

Recibamos a nuestros deportistas olímpicos en todos los rincones del país.  Resaltemos su dignidad y sus  méritos.  Hagamos por ellos lo que esté a nuestro alcance.

¡Para el honor, Medalla de Oro!

Fidel Castro Ruz

Agosto 24 de 2008

9:05 p.m.

 

 

Cuba se mantuvo en la élite de Latinoamérica en Beijing

Dayron Robles, campéon olimpico en los 100 metros con vallas

Dayron Robles, campéon olímpico en los 100 metros con vallas

En los que pueden considerarse como los mejores Juegos Olímpicos de la era moderna, Cuba  realizó una actuación meritoria, con dos preseas doradas, 11 de plata e igual número de bronce.

En la magna justa del gigante asiático la Isla se colocó en el cuarto lugar entre los países de América, a la zaga de Estados Unidos, Jamaica, Canadá y Brasil, lo que da fe de que todavía se codea con la crema y nata del olimpismo, con el duodécimo puesto en el total de medallas alcanzadas (24).

Momentos gratos y sinsabores vivió la delegación cubana en Beijing, cuna del músculo planetario durante 16 días en los que el mundo quedó paralizado ante la majestuosidad de las instalaciones deportivas y la exactitud en materia organizativa de los anfitriones

Alegrías compartidas vivió la afición del patio en la séptima jornada de competencias, en la que el luchador Mijaín López, rey absoluto de los 120 kilogramos en el estilo grecorromano, coronó a la pequeña isla del Caribe con su primer oro estival.

Gladiadores fueron muchos en China, algunos fuera de todo pronóstico, como la fusilera Eglys Cruz, con su bronce glorioso y récord nacional incluido, y el arquero Juan Carlos Stevens, quien únicamente cedió ante el recordista del orbe en dos rondas de consuelo y finalizó en el quinto puesto.

Pedalazos gloriosos sacó del velódromo Laoshang la ciclista Yoanka González, capaz de poner bien en alto a Latinoamérica con su metal plateado en la carrera por puntos, modalidad bien rigurosa en la que solamente ocho naciones han podido escalar el podio de premiaciones.

El atletismo reposó en el Monte Olimpo por intermedio del vallista corto Dayron Robles y el decatlonista Leonel Suárez, el primero confirmando su condición de número uno del planeta y el segundo con su bronce haciendo sentir las cuatro letras de Cuba en la modalidad más exigente.

Sin embargo, las tres disciplinas deportivas que mayor interés despiertan en el conocedor público cubano estuvieron por debajo de sus reales posibilidades.

La pelota, en su despedida bajo los cinco aros sucumbió una vez más ante Corea del Sur, país que ha demostrado ser el de mayor porgreso en el último ciclo, con su tercer lugar en el II Clásico Mundial de Béisbol, sus dos coronas planetarias juveniles y ahora el título olímpico.

Similar situación tuvo el voleibol femenino, por primera vez fuera de un podio en cinco ediciones, tras tener una ronda preliminar impecable y una segunda fase para el olvido que dio al traste con sus cimas del olimpo en Barcelona 92, Atlanta 96 y Sydney 2000, y su bronce de Atenas 2004.

Otro deporte que no anduvo bien fue el boxeo, con el sinsabor de no poder escalar a lo más alto del podio de premiaciones, amén de tener cuatro púgiles en los carteles finales.

A pesar de quedar en el lugar 28 por países, Cuba demostró que Beijing ciertamente fue una meta posible, por la transparencia de la delegación insular y su excelente cordialidad y modestia en los distintos escenarios competitivos.

Fuente (AIN)