Imponente demostración de apoyo al socialismo comenzó por la Ciudad Heroica de Santiago de #Cuba

Escrito por Juventud Rebelde/ Foto: AIN

A las siete de la mañana de este primero de mayo se inició por la Ciudad Heroica de Santiago de Cuba la imponente demostración de apoyo al socialismo que protagonizarán millones de cubanos en las principales plazas y calles del archipiélago. El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro, encabeza el desfile en esa urbe.

La impresionante manifestación de los santiagueros transcurre por la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo, de la ciudad oriental, considerada como capital simbólica de la Revolución, pues allí Fidel Castro, al frente de la llamada Generación del Centenario, asaltó la fortaleza militar del Moncada, dando inicio a la última etapa de lucha por la independencia de Cuba.

La Antonio Maceo constituye el escenario tradicional de las masivas concentraciones en Santiago de Cuba por su espaciosa área y la Avenida de los Desfiles que posee.

Allí se erige el monumento con la figura ecuestre del bravo oficial del Ejército Libertador en el siglo XIX, que le da nombre a la plaza.

Fue esta urbe su cuna, en una humilde calle que se honra hoy con el nombre de Los Maceo, pues el Titán de Bronce perteneció a una familia de estirpe patriótica, por eso José Martí escribió: Maceo fue feliz porque vino de león y de leona, al referirse a sus padres Marcos y Mariana.

Por eso la Ciudad Heroína de la República tiene esa plaza como mejor escenario para el desfile por el Primero de Mayo, donde sus hijos patentizarán su apoyo a las decisiones adoptadas por el recientemente culminado VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

También allí exigirán la liberación de los Cinco Héroes cubanos presos injustamente en los Estados Unidos y el cese del brutal bloqueo de esa potencia sobre la Isla.

A esos sentimientos inspira la figura en bronce de Antonio Maceo, quien con su potente brazo izquierdo hace un gesto que llama a seguirlo en la lucha, iniciada por Carlos Manuel de Céspedes, en 1868, y que hoy continúa para mantener las conquistas de la Revolución.