Fiscalía de EE.UU. posee pruebas de terrorismo contra #Cuba

Oficiales del Ministerio del Interior de Cuba ofrecieron  pruebas sobre acciones terroristas contra la Isla y el protagonismo en estas de Luis Posada Carriles, las que están en poder de la fiscalía de EE.UU.

La Mesa Redonda Informativa de la televisión y la radio cubanas evidenció este martes los vínculos del terrorista Posada Carriles con los principales hechos criminales y brindó detalles de los procedimientos utilizados por elementos infiltrados en Cuba.

El moderador Randy Alonso informó que el juicio que se le sigue al asesino confeso en El Paso, Texas, por 11 cargos -ninguno por terrorismo-, prosiguió este martes, con la segunda ronda para seleccionar a los jurados de entre 130 aspirantes que fueron entrevistados.

Explicó que finalmente fueron seleccionados los 12 jurados que trabajarán en el juicio, siete de los cuales son mujeres y cinco hombres; del total, nueve son de ascendencia hispana, uno afroamericana y dos anglosajona.

Vía telefónica, desde El Paso, el abogado José Pertierra explicó a la Mesa Redonda que este miércoles intervendrán los abogados y el fiscal, y este advirtió a la jueza que la representación de Posada Carriles intentará influir al jurado con caracterización mal intencionada del régimen político en Cuba.

Añadió Pertierra que a lo anterior, la jueza respondió que la corte no es un foro del Miami Herald, añadió que cualquier evidencia puede ser cuestionada, incluida la que presente la Isla; se espera que el juicio dure un mes.

Agencias de prensa afirman que por el tribunal deben desfilar, a solicitud de las partes interesadas, dos oficiales y un médico forense cubanos relacionados con las investigaciones por la muerte del turista italiano Fabio Di Celmo, víctima de un sabotaje en el hotel Copacabana.

En la Mesa Redonda, el general de brigada Alberto Rabeiro recordó hechos terroristas contra Cuba a lo largo de los últimos 50 años, y reseñó algunos de los ejecutados a finales de la década del 90, entre los que citó ataques piratas e infiltraciones armadas en 1994 de elementos que depositaron explosivos C-4 con capacidad para volar 100 hoteles.

Dijo que, con posterioridad, terroristas de origen salvadoreño que entraron en Cuba como turistas, utilizaron parte del citado explosivo para acciones de sabotaje.

Explicó que el 12 de abril de 1997 se originó la escalada terrorista, con la explosión de un artefacto explosivo en la discoteca del hotel Meliá Cohíba, a la que siguieron otras 12 detonaciones en Cuba y en intereses de la Isla en México y Nassau, respectivamente, las que provocaron un muerto y numerosos heridos.

También resaltó la actuación de los trabajadores del turismo en la prevención de hechos, como los ejecutados por el terrorista Raúl Ernesto Cruz León, quien colocó cuatro bombas antes de ser detenido.

Rabeiro afirmó que las autoridades norteamericanas siempre han sido informadas de todos los detalles de las actividades terroristas, y la disposición de Cuba de combatir esas acciones, de establecer una relación de mutua colaboración, y mostró copias de las cuatro carpetas entregadas a los expertos estadounidenses.

Roberto Hernández, jefe del Departamento de investigaciones de Seguridad del Estado, explicó acciones terroristas sufridas por instalaciones turísticas, el potencial destructivo de ellas y el entrenamiento a mercenarios que brindaron la Agencia de Central de Inteligencia (CIA) y Luis Posada Carriles, a quienes fueron infiltrados en Cuba.

Enfatizó el experto que varias de las acciones criminales han causado daños materiales a instalaciones en otros países, lo que de hecho, dijo, las internacionaliza.

También se refirió a la progresión técnica en la capacitación investigativa en Cuba, y relató detalles sobre la causa seguida contra el terrorista Francisco Chávez Abarca – condenado a 30 años de prisión-, y las implicaciones de sus acciones con Posada Carriles, elementos que están en posesión de la Fiscalía norteamericana.

El analista Jean-Guy Allard recordó que muchos de los financistas y auspiciadores del terrorismo contra Cuba, como José “Pepe” Hernández, Ramón Novo Sampol y otros connotados personajes, continúan activos en Miami.

Asimismo, el teniente coronel Homero Fontes relató anécdotas sobre el enfrentamiento a los delitos, métodos de operación de los terroristas, composición y desarme de artefactos explosivos, y la magnitud de sus detonaciones.

Explicó que los terroristas estaban orientados a colocar los artefactos en salones de hoteles, cercanos a paredes de cristal para multiplicar los proyectiles, como sucedió en el caso del turista italiano Fabio di Celmo, víctima de una esquirla metálica de un cenicero donde depositaron la bomba en el hotel Copacabana.

Subrayó Fontes que disponen de pruebas de los 19 hechos delictivos investigados, facilitadas al Buró Federal de Investigaciones de EE.UU., entidad que pudo determinar el uso de detonadores Dupont, de fabricación norteamericana, y explicó que se comprobó que el tipo de C4 empleado procede de las Fuerzas Armadas de EE.UU.

Roberto Pérez Betancourt

La Habana

Anuncios

2 comentarios

  1. Iroel Sánchez

    ¿Cortinas de humo para Posada Carriles?

    El pasado 11 de enero algunas agencias de prensa y las emisoras gubernamentales Radio Nederland y Radio Martí, lanzaron una extraña información sobre Cuba que fue rebotada por unos pocos medios.

    Citando como fuente a una persona a la que los propios diplomáticos norteamericanos -según aparece en los cables de Wikileaks- han descalificado totalmente, estos medios publicaronunas raras cuentas para hablar de “represión” en Cuba. Lo más sorprendente es que esto ocurre luego de que ha existido un amplio proceso de excarcelaciones a personas juzgadas y condenadas por trabajar con el gobierno norteamericano para el “cambio de régimen” en la Isla -algo también corroborado ahora por los documentos filtrados-, y se conmutaron las penas de muerte por delitos de terrorismo a tres convictos, los únicos casos en esa situación. Pero eso no es lo único que sucede relacionado con Cuba, Estados Unidos y el terrorismo por estos días.

    El mismo 11 de enero estaba comenzando en El Paso, Texas, el juicio contra Luis Posada Carriles. A esta persona, entrenada por la CIA y aplaudida como un héroe en Miami se le reclama en Cuba y Venezuela por numerosos actos de terrorismo, incluyendo la voladura de un avión de pasajeros en que murieron 73 personas.

    Se me ocurren dos preguntas:

    * ¿Por qué justo ese día se dan a conocer esos extraños datos que – a pesar de provenir de una fuente cuestionada tanto por Cuba como por la propia Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana- es replicada sin verificación y amplificada por una emisora del gobierno de Estados Unidos?

    * ¿A quién beneficia el hecho de que se lancen falsas acusaciones contra Cuba de las que no se aporta una sola prueba, en el mismo instante en que se juzga por mentiroso y no por asesino a quien miles de testimonios y numerosos documentos relacionan con la CIA y el gobierno de Estados Unidos?

    El pasado 6 de octubre de 2010, aniversario de la voladura del avión en que fallecieron 73 pasajeros, cuando los familiares de las víctimas de Posada se dirigieron al presidente Obama reclamando justicia, una fuente similar lanzó una noticia falsa sobre censura de Cuba en Twitter y también contó con la difusión inmediata y sin verificación de varios medios de comunicación.

    ¿No es hora de preguntarse, quiénes y por qué están interesados en que aparezcan informaciones que funcionen como cortinas de humo cada vez que los deleznables actos cometidos por Posada Carriles van a ser denunciados?

    (Tomado de La Pupila Insomne)

  2. Buena y mucha documentación tiene Cuba, eso es muestra de seriedad.

    Los mercenarios deben estar preocupados.

    Sara

Los comentarios están cerrados.