#Cuba: Autogestión digital: Como entre todos salvaron al chivito

Un viejo cuento infantil narra cómo todos los animalitos del bosque se pusieron de acuerdo para rescatar a un tierno chivito, aislado en una inundación. Por raros retruécanos de la memoria, una y otra vez vuelve a mí esta historia, ahora que se solicita el concurso de todos en bien de la economía cubana y sus nuevos derroteros.

Los medios de prensa cubanos, impresos y digitales, son subvencionados, se inscriben en el pesado fardo de la actividad presupuestada.  Ahora que las puertas se abren a la iniciativa y la sensatez para restaurar nuestra maltrecha economía, también en este renglón habría cosas que proponer.

El propio Proyecto de Lineamientos al referirse a este gran sector presupuestado, en el acápite 32 señala: “Las unidades presupuestadas que puedan financiar sus gastos con sus ingresos y generar un excedente pasarán a ser unidades autofinanciadas, sin dejar de cumplir las funciones y atribuciones asignadas, o se convertirán en empresas.” ¿No podría la prensa, en particular la digital, ayudar a financiar sus gastos, e incluso los de la prensa impresa?

Al menos yo, digo que sí porque mecanismos hay muchos. ¡Cuántos valores agregados no podrían comercializarse desde nuestros sitios Web! Pienso en la riqueza de los archivos fotográficos de algunos medios de prensa, en los servicios especiales que, por encargo o no, pudieran ofrecerse a partir del aval de los bien calificados periodistas y fotógrafos con que contamos, en los dossiers informativos o multimedias que pudieran prepararse con datos exclusivos de nuestra realidad y que no siempre son fáciles de encontrar de manera confiable en la red de redes; ediciones especiales que sería posible digitalizar, colecciones de números emblemáticos…

Tan solo con algunas hemerotecas que hoy se explotan en un mínimo por ciento mientras perviven en condiciones poco idóneas para la conservación de sus riquezas documentales, mucho se pudiera ingresar a través de los sitios Web de la prensa cubana. Ello, a la vez, sería una vía más, esta sí muy confiable,  para contribuir a la difusión de la realidad cubana y su historia.

Otro tanto pudiera decirse de las riquezas que atesoran bibliotecas como la Nacional, el Instituto de Historia y los múltiples archivos con que cuenta Cuba. También portales como Infomed y Cuba.cu pudieran echar mano a estas variantes para difundir nuestro acervo científico y cultural en general, ¿acaso la ciencia no es también cultura?

Obviamente, esos ingresos no permitirían paliar de un modo significativo los gastos de la prensa cubana, pero sí pudieran contribuir al autofinanciamiento de algunas necesidades de los medios, incluso, a la estimulación de los propios trabajadores. Sí, habría que crear mecanismos, entrenar al personal en estas lides; pero que no sea la burocracia o la incapacidad la que nos frenen.

Y los blogs no se quedan fuera de este potaje, pero eso será para otro comentario.

Yohandry Fontana

La Habana

Relacionados:

Epidemia Nostradamus contamina la red

10 predicciones para la prensa digital cubana en 2011

10 predicciones para el uso de las redes sociales c en 2011 en Cuba

Anuncios

32 comentarios

  1. Ese documento del Sr. Leal es inexacto, delirante, anticientifico. Niega u omite más de una realidad. Frasea de forma capciosa varias cosas. Es un discurso muy mediocre y deforme con la Historia Constitucional de Cuba. Pobres de mis Colegas, sobre todo los jovenes ayudantes de Constitucional, escuchar estas barrabasadas,

  2. Ricardo Alarcón de Quesada

    La Constitución de 1940 en nuestra historia
    9 Octubre 2010

    Una singular tradición constitucionalista acompaña a los cubanos desde nuestra génesis como pueblo. Apenas seis meses después del inicio de la revolución en 1868 y de la primera guerra por la independencia realizamos nuestra primera Asamblea Constituyente en Guáimaro para acordar el texto que habría de regir diez años en los territorios liberados.

    Ya antes, durante tres meses en la República en Armas que tuvo a Bayamo por capital, los patriotas se dieron su propia institucionalidad con su sistema político y administrativo.

    Cuando Antonio Maceo repudió la derrota del Zanjón y continuó la lucha en Baragüa convocó a quienes redactarían allí una nueva Constitución. Durante la última guerra tuvimos dos asambleas que aprobaron sendas Constituciones en Jimaguayú primero y luego en la Yaya.

    Esta última estaba en plena vigencia en casi toda la Isla, ya bajo el control de los mambises. El ordenamiento jurídico y las autoridades e instituciones establecidas por la Yaya fueron aplastados sin contemplaciones por la intervención militar de 1898. Los invasores yanquis ignoraron igualmente la Constitución Autonómica dictada por España el año anterior y que imperaba en los enclaves que los colonialistas malamente retenían.

    En esas condiciones, bajo la ocupación militar, la autoridad extranjera convocó una Asamblea para supuestamente adoptar la Constitución de una nueva República. Lo primero que hicieron los interventores fue imponer un régimen restrictivo que privaba a la mayoría de los cubanos de su franquicia electoral y la concedía sólo a una minoría escolarizada y con cierta solvencia económica. Para Washington poco importaba el debate para conformar un nuevo estado independiente, sus normas y estructuras; su interés se concentraba en asegurar que dicho estado careciera de efectiva capacidad soberana y fuese sometido a su total dominio. El derecho a intervenir, impuesto bajo amenaza con la Enmienda Platt, la instalación de bases militares en su territorio y la imposición, mediante Tratado de un régimen de subordinación económica perpetua, fueron sus objetivos. Los consiguió pese a la gallarda oposición del patriotismo cubano dentro y fuera de la Convención.

    No nacía la República soberana, democrática y solidaria por la que tanto habían luchado varias generaciones cubanas a lo largo del Siglo XIX. Abortaban la utopía fundadora y la persistente búsqueda de una sociedad basada en el derecho y la auténtica representación y participación ciudadana.

    Fue necesario continuar la lucha.

    El derrocamiento del régimen machadista en 1933 abrió perspectivas revolucionarias rápidamente frustradas por la intervención imperialista, la traición batistiana y su brutal tiranía. Pese a la división y la confusión entonces reinantes los sectores populares arrancaron al dictador algunas concesiones que alcanzaron tras enconado forcejeo en el que abundaban las pugnas y divergencias entre quienes habían combatido al machadato.

    En Estados Unidos, golpeado también por la crisis y la depresión económica, la burguesía liberal, asustada por el auge del movimiento obrero y popular, ensayó acciones reformistas que tuvieron reflejo en su proyección internacional. Formalmente se eliminó la Enmienda Platt y se anunció una política de buena vecindad mientras se alentaba la tendencia a reunir a las fuerzas antifascistas.

    En esas circunstancias fue convocada la Asamblea que habría de discutir para Cuba una nueva Constitución. Quienes la redactaron, elegidos en medio de las limitaciones prevalecientes, reflejarían aproximadamente el confuso, contradictorio, balance de la época.

    Machaditas y batistianos; comunistas y combatientes de la Revolución del 30; representantes del latifundio y la burguesía y portavoces del movimiento obrero y el campesinado, debatieron durante meses los principales problemas del país ante la atenta mirada de la población.

    El resultado fue uno de los textos más avanzados entre los promulgados hasta entonces en América. Proscribió el latifundio y promovió la reversión de las tierras a los cubanos; reconoció la función social de la propiedad y la intervención estatal en la economía; el dominio exclusivo de la República sobre el subsuelo y recogió las principales demandas del movimiento sindical; estableció la creación de importantes instituciones como el Banco Nacional, el Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales y el Tribunal de Cuentas.

    Estas instituciones sólo comenzaron a funcionar a partir del último gobierno de los tres que existieron bajo la Constitución antes de que fuera abolida de un manotazo con el golpe de estado de 1952. La ley de Reforma Agraria y otras leyes que hubieran materializado el carácter progresista de la Constitución del 40 nunca fueron aprobadas.

    La última tiranía batistiana, instrumento dócil del imperialismo, puso fin a la legalidad, gobernó mediante el terror e hizo del pillaje y la corrupción normas supremas.

    Aunque no dio los frutos que de ella se esperaban y sólo duró doce años, la Constitución del 40 adquirió una significación política que creció después que fuera brutalmente derogada. Se convirtió en centro de la convergencia nacional. Todas las fuerzas políticas y las organizaciones que se opusieron al régimen batistiano coincidieron en reclamar su restitución y el pueblo siguió depositando en ella sus esperanzas.

    Los años terribles del batistato sentaron las bases de la unión entre los revolucionarios. Lo dijo Fidel en frase memorable, hace medio siglo: “Entonces, el asesinato y el crimen vendrían por igual como fue por igual la lucha revolucionaria, como asesinaron por igual a Mario Fortuny o a José María Pérez, uno auténtico y el otro comunista”

    Cuando Fidel visitó en el Hospital poco antes de morir a Doña Regla Socarrás viuda de Prío, “mambisa heroica de nuestras luchas por la independencia, madre de carácter y entereza singular, patriota invariable”Ella se despidió del líder de la Revolución triunfante con estas palabras: “Ya puedo morir tranquila”.

    Habíamos andado un largo camino. Fue la Revolución de 1959 la que rescató los principios y las aspiraciones de la Constitución de 1940 y los hizo finalmente realidad para desarrollarlos y llevarlos adelante en una nueva etapa de plena emancipación social y verdadera independencia.

    En 1976 aprobamos la Constitución socialista que nos ha guiado desde entonces. Ella no fue sólo el producto del trabajo de un grupo de inteligencias brillantes, no la adoptaron unas pocas docenas de representantes en nombre de todos. Nuestra Constitución fue obra de millones, a su redacción concurrió todo el pueblo, en decenas de miles de reuniones a todo lo ancho de nuestra geografía, que le hicieron miles de enmiendas y modificaciones y fue aprobada después por voto libre y secreto por más del 97 por ciento de la población.

    Hace medio siglo, cuando restablecimos la Constitución de 1940 con las adaptaciones inevitables en aquel momento de conmoción y tránsito, cuando nuestras viejas mambisas creían que ya podían descansar en paz, el Imperio decidió hacernos la guerra para restaurar su antiguo dominio.

    Desde entonces impuso a Cuba la guerra económica y promovió contra ella la subversión, la violencia y el terrorismo.

    Una tras otra, sucesivas Administraciones norteamericanas, con matices secundarios, asumieron siempre que ellas tenían una suerte de potestad divina para determinar el destino de Cuba.

    La insolencia imperial desbordó cualquier límite con la Ley Helms Burton cuya hipotética aplicación pondría fin a la independencia nacional y con el Plan Bush que describe al detalle cómo se proponen llevar a la práctica el engendro anexionista.

    Nada ha cambiado, en esencia, con el arribo de Barak Obama a la Casa Blanca. La mentada Ley se sigue implementando incluso con mayor celo en muchos aspectos. Posada Carriles, Orlando Bosch y otros terroristas continúan disfrutando de la protección oficial y Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González permanecen en injusta y cruel prisión.

    Para encarcelar a los asesinos y liberar a los héroes basta una orden del Presidente Obama. Debemos exigírselo hasta que cumpla con su deber. Estados Unidos tiene que cambiar y para ello no bastan los buenos modales y el lenguaje suave. Quienes gobiernan allá necesitan aprender que no son los dueños del mundo y que Cuba no les pertenece.

    Los que pensaron a Cuba, quienes la soñaron cuando apenas era un ideal, la concibieron siempre como un estado de derecho, fundada en principios y normas jurídicas y morales, que buscara la justicia, la equidad y la solidaridad. La imaginaron como la realización de la utopía democrática que sólo podría existir con la independencia absoluta.

    Animados por ese sueño las cubanas y los cubanos, desde que nos descubrimos como tales, hemos andado un largo y escabroso camino. Hemos encarado obstáculos que otros no conocieron. El peor, el más duro enemigo, el Imperio que ambicionaba devorarnos antes que iniciáramos la marcha. Un Imperio que desde su origen se nutrió de la fuerza bruta y la violencia, creció atropellando a otros, expandiendo la esclavitud y la servidumbre, pisoteando el derecho ajeno, haciendo mofa de principios y normas. Un Imperio, que al mismo tiempo presa de un estúpido complejo de superioridad, se cree capaz de decidir la suerte de los demás.

    Grande, admirable, ha sido la hazaña de nuestro pueblo. Inmensos son los desafíos que tenemos que afrontar. Hoy es 8 de Octubre. Concluyamos, pues, jurando que todos unidos seguiremos luchando juntos hasta la Victoria Siempre.

    Clausura IX Encuentro Nacional de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional y Administrativo en conmemoración del aniversario 70 de la constitución de 1940

  3. La Historia me Absolvera tiene hoy tanta vigencia como nunca.

    Aqui les dejo otro parrafo:

    “Os voy a referir una historia. Había una vez una república. Tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades, Presidente, Congreso, tribunales; todo el mundo podría reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno no satisfacía al pueblo, pero el pueblo podía cambiarlo y ya sólo faltaban unos días para hacerlo. Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos, y en el pueblo palpitaba el entusiasmo. Este pueblo había sufrido mucho y si no era feliz, deseaba serlo y tenía derecho a ello. Lo habían engañado muchas veces y miraba el pasado con verdadero terror. Creía ciegamente que éste no podría volver; estaba orgulloso de su amor a la libertad y vivía engreído de que ella sería respetada como cosa sagrada; sentía una noble confianza en la seguridad de que nadie se atrevería a cometer el crimen de atentar contra sus instituciones democráticas. Deseaba un cambio, una mejora, un avance, y lo veía cerca. Toda su esperanza estaba en el futuro.

    ¡Pobre pueblo! Una mañana la ciudadanía se despertó estremecida; a las sombras de la noche los espectros del pasado se habían conjurado mientras ella dormía, y ahora la tenían agarrada por las manos, por los pies y por el cuello. Aquellas garras eran conocidas, aquellas fauces, aquellas guadañas de muerte, aquellas botas… No; no era una pesadilla; se trataba de la triste y terrible realidad….

    • El hecho que un documento pre revolucionario tenga tanta vigencia 53 años despues de un gobierno revolucionario es una prueba irrefutable que simplemente cambiamos de dictadura.

      Y de dictador.

      • No leíste toda la historia me absolverá, solo lees la parte que te conviene para tergiversar.
        En el texto del que hablas se hace referencia al inicio de los jueguitos al golpe de estado cada vez que iba a ganar la izquierda las elecciones, es por eso que el pueblo fue traicionado.

      • Dany:

        Tu dices que la izquierda estaba a punto de ganar.

        No te parece discriminatorio que la derecha antes le permitia a la izquierda participar en las elecciones pero despues de tomar el poder por la fuerza la revolucion le niega a la derecha el derecho a existir como partido politico.

        • Peor en Cuba como en ningún otro país del mundo, todas las personas pueden ir a las elecciones.
          Acaso un barrendero puede ir a elecciones en los EEUU. Sabemos que no. Pues en Cuba si compadre, por lo tanto somos más democráticos que los norteamericanos, los cuales se sabe que si no eres demócrata o republicano, estás embarcado

  4. La realidad de Cuba es esta:

    “Cuba podría albergar espléndidamente una población tres veces mayor; no hay razón, pues, para que exista miseria entre sus actuales habitantes. Los mercados debieran estar abarrotados de productos; las despensas de las casas debieran estar llenas; todos los brazos podrían estar produciendo laboriosamente. No, eso no es inconcebible. Lo inconcebible es que haya hombres que se acuesten con hambre mientras quede una pulgada de tierra sin sembrar”.
    ———————————————————-

    La unica razon porque las despensas no estan llenas es porque estamos gobernados por miembros del ejercito que han dejado abandonadas la mitad de las tierras cultivables.

    • En Cuba la gente no se acuesta con hambre a diferenca de … haber déjame veeeeer …., coño, los EEUU, el país más rico del mundo.
      SI no se ha podido hacer más es gracias al imperialismo y sus mercenarios

      • Dany:

        La gusanera manda entre 500 a mil millones de dolares al año en remesas.

        Mas que todo el salarios que paga la revolucion.

        Gracias a esa ayuda mucha gente vive sin pasar hambre.

        • Son muy tacana esa gusanera

        • O sea que no viven con tan poquito como te la pasas diciendo tienen un poco mas y con eso comprarian 4 mil millones de javones

        • Sueeeeeeñaaaaaa, no existen fronteeeeeraaaas,….
          Lo que mandan a Cuba no llega ni a los carcañales de los cubanos, y es usado en su mayoría para mantener y comrpar celulares, ja ja ja. Pa lo que han quedado

    • CHM por favor no espere que un Melon tenga en su interior Cafe. Estos justifican todos ,hay que dejarlo por incorregible y lo aprendi al leer esta cita de Alexsander Solhenitzin. Escritor de la antigua URSS y deportado de su pais por pensar contrario al regimen.
      “Si decadas tras decadas no se permite contar lo que uno esta viendo con sus propios ojos, los cerebros se tornan irreparablemente obtusos, al punto de que casi resulta mas dificil entender a un compatriota que a un extraterrestre”. si usted analiza los argumentos de los que defienden a su revolucion usted vera a estos especimenes reflejado en esa cita.

  5. Este año lo empezamos un 2000 mil por ciento de incremento en el precio del jabon.

    Con medio millon de desepedidos.

    Y sin los discursos tipicos de algun miembro de la familia real.

    • Un gobierno sube el precio del jabon, de un golpe, en un dos mil porciento y la gente se tira a la calle a protestar.

      Los revolucionarios cubanos estarian criticando lo salvaje del capitalismo si tal aumento ocurre en otro pais.

      Pero callan o aplauden cuando pasa en Cuba.

      ¿Hipocrecia revolucionaria?.

      • Y sigues con el javon,tu eres de cuba o de guatemala,oye ese mismo javon lo vendian a ese precio y todos lo tenian que comprar porque solo daban 1 por la libreta a mes a 1 centavo dollar y los especuladores y ladrones se lo robaban y rebendian a 5 pesos cubanos o sea 25 centavos dollar eso solo elimino el especulador y al ladron y las personas en cuba estan contentos con la medida esta liberado y lo pueden comprar,asi que para ya de repetir lo mismo de lo mismo

        • Y siempre tienen para todo una explicación cada vez más absurda.

        • No seria mas absurdo que esten vendiendo el javon a 1 centavo dollar,no se saca ni el costo de produccion

        • Ah, Luis. Gracias por la explicacion.

          Y, ¿donde esta el aumento de los salarios para compensar por el incremento en los precios?.

          La monarquia que tu defiendes parece ser una forma sofisticada de capitalismo salvaje.

        • Lee los lineamientos y una de las medidas sera aumentar los salarios,en los ultimos 10 anos se ha aumentado en mas del 50 % todos los salarios

        • Luis:

          El salario subio en un 50 por ciento en 10 años.

          Y el jabon en un 2 000 mil por ciento. Aumentos parecido en la pasta de diente y el detergente.

          Ademas cerca de un 500 por ciento de aumento en el precio de los frijoles, los chicharos, el garbanzo, las papas y las frutas.

          Lo justo es subir el salario primero y despues aumentar los precios.

          O es que somos un capitalismo salvaje disfrazado de oveja.

      • Yo no he visto a nadie tirarse para la calle en Cuba ¿Será que a diferencia de España, Francia, Grecia, Gran Bretaña, ect, la gente confía en su gobierno?
        Ustedes me dirán

  6. Buenas tardes Alberto, sí, dije LOGROS y por qué no? y estos no caerán del cielo.. hay que sudar y mucho pero no es imposible.
    Sara

  7. Triste, de verdad que eres más que triste pues una persona tan incrédula y negativa debe ser super triste, es mejor que te informes mejor para que tus dudas sean creibles, sigue con esa triste actitud.. estarás preparado para sufrir con mayor tristeza los logros de Cuba??
    Sara

  8. En el año que termina los principales medios cubanos aumentaron un 300 por ciento las visitas eso es una muestra de que se consultan.

    Los medios cubanos, sí, mucha tela por donde cortar.

  9. No creo que los periodistas en Cuba solo diciendo o que los gobernantes quieren que sea visto, oido o leido; se vayan a ganar la vida.

    Les auguro un negro por venir.

  10. Buenos días Yohandry:

    Buenos tus trabajos sobre los medios, hay tela por donde cortar, mucho se puede y se debe hacer también en esta rama, los lineamientos no tenían referencia a los medios, pero vale la pena reflexionar sobre esto.

    Un abrazo, Sara

Los comentarios están cerrados.