Premio a militante anticastrista cubano provoca controversia en la Universidad de Miami

ESTE ARTICULO FUE CENSURADO POR  EL MIAMIHERALD.COM

POR FRANCES ROBLES

FROBLES@MIAMIHERALD.COM

La entrega de una placa que se le otorgó a un veterano militante anticastrista del exilio cubano en un centro académico de la Universidad de Miami (UM) ha provocado airadas protestas de varios profesores y acusaciones de que el instituto de estudios cubanos de la escuela está a favor de una política de línea dura.

Un grupo histórico local recientemente utilizó un salón del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la UM para llevar a cabo un evento donde se conmemoraban los 50 años de la lucha armada en Cuba. El programa culminó con la entrega de una placa a Orlando Bosch, veterano luchador del exilio cubano.

Bosch, de 84 años, considerado un héroe por gran parte de la comunidad cubana, fue hallado culpable de haberle disparado con una bazuca desde el viaducto MacArthur a un avión de carga polaco y posteriormente, en otro incidente sin relación, fue absuelto de las acusaciones de haber colocado una bomba en un avión cubano donde perecieron las 73 personas que iban a bordo.

Académicos de todo el país —y ahora también profesores de la UM— criticaron el evento del 12 de octubre que organizó el Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo.

“Creo que las universidades son sitios para pensar lo impensable y hablar lo que no se puede hablar”, dijo Arturo López-Levy, profesor de la Universidad de Denver, y uno de los 70 académicos que firmaron una carta de protesta fechada el 27 de octubre y dirigida a Donna Shalala, presidente de la UM. Los académicos pedían que se llevara a cabo una investigación del evento. “Quienquiera que haya autorizado el alquiler del lugar para rendirle homenaje a un terrorista convicto, ha demostrado tener poca inteligencia y pobres opiniones”, se dijo en la carta.

A pesar de las repetidas solicitudes, la administración de la UM se ha negado a discutir el asunto, y se ha limitado a decir que lo único que hizo fue darle un espacio a un grupo de la comunidad para realizar una actividad.

Shalala no ha respondido la carta de protesta, ni siquiera después que profesores del Centro de Estudios Latinoamericanos de la UM hicieron circular su propia carta el miércoles en la que decían “que no tenía absolutamente nada que ver con este evento y se oponían firmemente a celebrar dichos eventos y cualquier otro tipo de actividad en la que se glorifican, condenan o elogian actos inhumanos o violaciones de derechos humanos”.

El jueves, la carta ya se había propagado por toda la facultad, dijeron profesores de la UM.

“Para nosotros resulta importante enviar esta carta ya que algunas personas en la comunidad académica a veces se confunden sobre los diferentes centros de la UM”, dijo Ariel Armony, director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la escuela en una entrevista que se le hizo.

En una declaración, Jaime Suchlicki, director del ICCAS, dijo que con frecuencia el instituto alquila su centro cultural y, en este caso, no sabía que Bosch asistiría al panel de discusión que organizó y patrocinó el grupo histórico.

Sin embargo, el anuncio del evento donde se mencionaba a Bosch como invitado especial se publicó en el calendario de actividades de El Nuevo Herald siete veces.

Muchas de las críticas tienen que ver con el propio Suchlicki, que no esconde su férrea defensa del embargo comercial norteamericano en contra de Cuba. Según expresaron expertos, no es extraño que los centros académicos adopten el punto de vista de sus directores.

Bosch fue hallado culpable en 1972 de un ataque que realizó en 1968 contra un avión de carga polaco. Cuando estaba en libertad provisional, escapó. Después fue juzgado y absuelto en Venezuela por el mencionado atentado dinamitero en 1976 a un avión de Cubana de Aviación.

El Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo lo que busca es contar la historia de la lucha armada en Cuba y no hizo nada malo, dijo Ramiro Gómez, que organizó la discusión con los panelistas. Gómez dijo que su grupo ha celebrado unos 20 eventos en el Centro Cultural del ICCAS en la Casa Bacardí, todos de forma gratuita.

“La actividad no era para Orlando Bosch, sino para cualquier cubano que se hubiera enfrentado a la tiranía a través de las armas, con la idea de una Cuba libre en su corazón”, añadió Gómez. “Este escándalo internacional se creó, porque decidimos rendirle honores a Orlando Bosch, el patriota”.

Anuncios