Denuncia bloguero Varela brutalidad de la policía de Miami

 

En todo caso, somos todos víctimas de esta comunidad, donde además de la política oportunista que nos envilece, nos prostituye la ansiedad por el dinero y el miedo a perder un modo de vida que mina los fundamentos más puros del ser humano.

Por Varela

Según la televisión y algunos medios de Miami yo me fajaba con un pichón de Muhammad Ali en plena calle cuando llegó un policía (pero no vio al boxeador sino a mí sólo haciendo un sparring de sombra) y el policía me convidó a ser arrestado (por hacer sparring de sombra en la calle que es lo mismo que hacer jogging) ante lo cual — como soy muy rebelde — me negué pero de todas maneras el oficial me puso las esposas tras sudar un poco la camisa.

Pero ojo, como grité: “I’m not going to the ground… I’m not going to the fucking ground!” las autoridades lo consideraron, después de mucho discutir entre la junta de policías de la área de los Redlands en Miami, que era Resistencia al Arresto sin Violencia… y mi revolcón en el pavimento con mi respectiva cara apabullada — por culpa mía desde luego — se llama Resistencia al Arresto con Violencia.

Sigue leyendo

Anuncios

Pase de cuenta a Varela en Miami

 La televisión de Miami mostró a su audiencia imágenes que certifican -¿y justifican?- la golpiza recibida ayer por el destacado bloguero José Varela.

El reporte, de muy mala factura, no hace ninguna alusión a que este comunicador denunció las decenas de amenazas que durante su viaje a Cuba recibiera en su blog, al que distingue un mordaz y envidiable sentido del humor.

Tampoco hace mención  a que abogados de Represión ID y otros mercenarios políticos de Miami han utilizado a su ex mujer para manipularlo y chantajearlo.

Se concentra la nota en una supuesta violencia doméstica y resistencia al arresto, pero las imágenes hablan por sí solas de cuánto se ensañaron con el caricaturista, quien comienza a ser una amenaza en los círculos políticos de Miami por su forma de pensar, como lo confirma también el reporte.

Sin dudas, este es el pase de cuentas que la contrarrevolución ha estado preparando en Miami para silenciar la voz del connotado bloguero. No obstante, y según fuentes cercanas, Varela continuará manteniendo su bitácora personal, marcada por una visión muy personal y crítica hacia el “exilio”,  al que parece descolocar con informaciones y datos que siempre conserva bajo la manga para sacarlas a la luz en el momento justo.

He sabido por conocidos en Miami dispuestos a defender la justeza, que Varela se recupera ahora de la golpiza en casa de amigos solidarios, y regresará en pocas horas a la tribuna que es su blog.

Yohandry Fontana

La Habana