#Cuba:Yuxtaposición de blogueros (+Fotos)

oani Sánchez fingió una golpiza que no ocurrió en Cuba. No pudo mostrar a los medios de prensa  los moretones. Los médicos que la atendieron no encontraro signos de violencia.
Yoani Sánchez fingió una golpiza que no ocurrió en Cuba. No pudo mostrar a los medios de prensa  los moretones. Los médicos que la atendieron no encontraro signos de violencia.
Represión sufrida por el bloguero Varela, golpeado por la policía de Miami
Represión sufrida por el bloguero Varela, golpeado por la policía de Miami

 

 Por Hatuey

La blogosfera que integra el Holding “Yoani y Compañía”, una sociedad no anónima creada y financiada por obra y gracia de la USAID, está de fiesta; el motivo, a Varela, el contrincante de las batallas en el ciberespacio, un policía norteamericano optó no solo por leerle sus derechos, sino por dejárselo estampados en su cara.

Ahora las fotos de su rostro, salvajemente golpeado, son difundidas con malsana alegría, y no se ha levantado una sola voz para repudiar tan salvaje golpiza. Se desconocen los motivos que originaron este hecho, pero no se puede estar de acuerdo que se convoque al silencio con el dolor de una pateadura.

Hace algunos años, el activo contrarrevolucionario Agustín Tamargo, de amargo recordar para muchos cubanos, pidió por la radio de Miami tres días de licencia para matar a todos los ciudadanos de esta hermosa isla que habían cometido el sacrilegio de simpatizar con el régimen. Sus acólitos le criticaron, no por sus intenciones asesinas, sino por haber hecho público los sueños que muchos albergan.

La historia hoy vuelve a repetirse, no como comedía, sino como tragedia.

Quienes se contentan con ver el rostro de Varela marcado con las huellas de los derechos humanos a lo “Made in USA”, son los mismos que formaron una algarabía mundial por la golpeadura que presuntamente se le diera a su estrella de turno, durante el secuestro más efímero del mundo que se halla reportado. Son los mismos que siguen soñando con la noche de los cuchillos largos, el remake de Tamargo, cuando pidió su licencia para linchar.

Pero en esta puja de verdades y mentiras, parece ser, que volverá Varela a salir airoso.

Ahí está su rostro, a él no le hará falta presionar a ningún galeno para que le extiendan un certificado que reseñe sus golpeaduras no apreciables, si le diera la gana de salir mañana a caminar con un bastón, nadie podrá dudar por un instante que miente. Lamentablemente para Yoani, en asuntos de verdades sigue siendo una perdedora.

Ver:

Golpiza en Miami a bloguero por pensar diferente

Anuncios

Golpiza en Miami a bloguero por pensar diferente

Aunque no hemos podido  tener referencias claras de lo ocurrido, las imágenes arriba, colgadas por la policía de Miami en un sitio oficial de Miami Dade, ilustran muy bien cuáles pueden ser las consecuencias de ejercer la libertad de expresión en esa ciudad.

Durante un reciente viaje a Cuba, Varela,  quien edita un blog en Miami donde defiende a la Revolución cubana, denunció en “Cambios en Cuba” las amenazas que estaba recibiendo por parte de elementos de la ultraderecha de esa ciudad.

La blogosfera de la mafia miamense ya se regodea con las imágenes y festejan la bestial golpiza a un hombre que no ha hecho más que decir lo que siente y piensa en una ciudad y un país donde realmente disentir es un delito que se castiga con aberraciones como esta.

Nos preguntamos que dirán ahora los titulares de la prensa miamense y de otros países ante esta abominable acción, conociendo anticipadamente la respuesta: silencio y manipulación.

En esa ocasión, en una entrevista grabada en video, Varela dejó claro que la mafia estaba manipulando a su familia para usarla como arma de presión en su contra,  y que había recibido correos electrónicos donde se le advertía que, si regresaba a Miami, se las vería “negras” y que sería encarcelado.

 Al parecer, según estas fotos, dignas de una antología de la porno violencia,  y que evidencian cómo se respeta los derechos humanos en EE.UU., sus enemigos han conseguido acallar, por lo menos por un tiempo, al bloguero Varela.

Estaremos al tanto de la situación de Varela y seguiremos denunciando las torturas y amenazas de que sea objeto.

Estas son las fotos que Represión ID quería, y aquí las tiene. Como estas no las encontrará en Cuba.

Se conoce que, desde Barcelona, el bloguero Hernández Busto, ha estado manipulando el caso, pero sabemos que él, junto a sus secuaces de Miami, están detrás de esta represión.

Desde Cuba comenzaremos una campaña para denunciar la violencia por pensar diferente en Miami.

Firmado:

Blogueros Cubanos en defensa de la libertad de expresión en Miami

Video de la denuncia de Varela sobre el peligro que corre su vida en Miami y los vínculos de Represión ID con esta golpiza.

Seguiremos publicando otras informaciones.

#Cuba: Frederich Cepeda: Pienso seguir

Frederich Cepeda: Pienso seguir

  Por Elsa Ramos Ramírez

El pelotero espirituano responde varias de las interrogantes que han rondado su desempeño en los últimos días.

Frederich Cepeda Cruz

Sentado en la sala de su casa, Frederich Cepeda Cruz luce tranquilo. Hace minutos se despojó de sus atuendos de pelotero que vistió en el estadio José Antonio Huelga, donde entrena junto a la preselección de los Gallos. En la habitación, una historia captada en decenas de fotos, trofeos, medallas.

El pelotero cubano que más ha rendido en los eventos internacionales durante los últimos años verá desde su hogar la Copa Intercontinental que comienza este sábado en Taipei de China. Sucede por primera vez desde que integró el Cuba en el 2002.

¿Cómo ves el equipo desde fuera?

Quiero darles ánimo a esos muchachos; todos tienen el mismo derecho. Veo un equipo fuerte. En lo personal es doloroso; pero saben que estaré con ellos. Les dije: ganen ese campeonato, estaré en otro. Sólo me interesa jugar béisbol, tener rendimiento… Cuando llegué me incorporé al entrenamiento con los Gallos para la Serie Nacional.

¿Por qué la exclusión?

En la reunión que se realizó en La Habana nos dijeron que decidieron llevar otro equipo, que se hicieron cambios y entre esos estaba yo, que a quienes quedaron fuera se les explicaría después, eso fue todo. Sigue leyendo