#Cuba:Chucho y Marsalis desnudan pasiones en La Habana

Por Alain Valdes Sierra

Trompetista Wynton Marsalis

Trompetista Wynton Marsalis

Chucho Valdés y Wynton Marsalis, dos “pesos completos” de la música, hicieron de la noche un recuerdo inolvidable al sublimar el jazz con derroche de virtuosismo, en un concierto de clase mundial.

Durante casi dos horas el público reunido en el Mella contuvo la respiración para no dejar escapar ni el más leve de los sonidos o los delicados gestos de estos maestros de proverbial talento.

El plato fuerte fue la unión de los Mensajeros Afrocubanos de Chucho y la Jazz Lincoln Center Orchestra (JLCO) de Marsalis, confluencia de dos estilos, dos maneras de hacer el jazz; el de aquí y el de allá.

Un mano a mano donde no faltaron ambas formas de interpretar y sentir, el Latin Jazz y el clásico salido de las calles de Nueva Orleans y los clubes de Nueva York, arrancó la euforia de los corazones, gargantas y palmas de quienes tuvieron el privilegio de ser testigos.

Antes, Chucho, con gran elocuencia, había aclarado que la música es un lenguaje universal, y aunque “el idioma sea una barrera para la comunicación, (la música) nos pertenece a todos, sirve para unir las culturas y que todos seamos felices”.

Una selección de obras con exquisitos arreglos fue interpretada por la JLCO y sus invitados, que para el disfrute de todos fue un regalo desde Nueva York con sabor a Cuba.

Así otros grandes de esta Isla desfilaron por el escenario: el talentoso Orlando Valle, “Maraca”, y su flauta junto a la JLCO recrearon “Almendra”, del cubano Abelardo Vázquez, en genial fusión de jazz, ritmos afrocubanos, y danzón.

El “showman” Bobby Carcassés mostró su versatilidad al prestar su voz y pasillos para interpretar la imprescindible “Cómo fue”, popularizada por Benny Moré en la década del 50 del pasado siglo.

“Siboney” de Ernesto Lecuona cobró nuevos bríos con los instrumentos de la JLCO y el arreglo de su bajista Carlos Henríquez. 

Pero de tanta sabiduría, pasión, y magistralidad quien realmente ganó fue la música cubana, al marcar para sí una nueva etapa, superarse y contar por años que acogió en su seno a los más grandes de ese idioma universal que es el Jazz.

Anuncios