Violaciones de derechos humanos en Estados Unidos

Por Dr. Néstor García Iturbe

La American Civil Liberty Union acaba de denunciar una violación más de los Derechos Humanos en Estados Unidos.

En este caso la violación se ha realizado en la Cárcel del Condado de Los Ángeles, donde se ha instalado un equipo denominado “Assault Intervention  Device” (Equipo para Doblegar Protestas), un arma desarrollada por las Fuerzas Armadas, fundamentada en la utilización de un equipo productor de microondas que al ser enfocado hacia un grupo de personas les hace sentir un calor insoportable.

El alguacil Lee Baca, Director de dicha cárcel, presento la semana pasada, en una conferencia de prensa, el dispositivo, similar a un robot gigante.  En dicha conferencia explicó que  el Assault Intervention Device  (ADS) se considera excepcionalmente adecuado para ocuparse de sofocar  cualquier manifestación de protesta que pueda surgir. El equipo permite intervenir rápidamente  sin tenerse que introducir en el área y sin el riesgo de que algún carcelero resulte herido.

Lo planteado que el dispositivo de alto poder de microondas de 7 ½ pies de alto que ha sido apodado por los medios noticiosos “El rayo del dolor”, ­ ­ no causará lesiones o muerte, es bastante dudoso. Alunas pruebas realizadas por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos demostraron que es capaz de infligir no sólo un dolor intolerable, sino además  la muerte.

En septiembre del 2006, el Secretario de la Fuerza Aérea dijo que  el ADS  debería servir para que el control del gentío en una manifestación de protesta, por lo que Estados Unidos debía probar que no era letal antes de utilizarlo en el campo de batalla.  Mientras el dispositivo estaba siendo probado por la Fuerza Aérea,  una mala calibración de sus emisiones causó quemaduras  a cinco aviadores,  uno de los cuales fue necesario remitirlo de inmediato para un centro de tratamiento especializado en  quemaduras severas.

Un 2008 un informe de Joergan Altmann,  físico y experto en armas no letales, explicó que el dispositivo de microondas del ADS   calienta la piel sin causar daño sólo si el equipo  es desconectado inmediatamente al alcanzar una temperatura de 122 grados Fahrenheit  y el equipo no es nuevamente conectado.

La idea de utilizar en una cárcel, para controlar a los presos,  un arma militar que causa un  dolor intolerable ­ y es  capaz de causar la muerte no deja duda alguna de que se están violando los Derechos Humanos.

Otro tipo de violación, también de los Derechos Humanos es el abuso sexual contra los presos, tanto hombres como mujeres. De acuerdo con el Buró de Estadísticas del Departamento de Justicia, durante el año 2008-2009, un poco más de 88,500 presos reportaron haber sido víctimas de abusos sexuales, ya sea por otro preso o por algún miembro de la protección del penal.

A nivel nacional, de todos los presos hombres, el 3,5 por ciento reportó un incidente que involucraba a otro preso. El 5 por ciento reportó haber tenido relaciones sexuales o algún tipo de contacto sexual con los miembros administrativos o de la protección del penal.

En cuanto a las prisioneras, el 5 por ciento de estas reportaron haber sido objeto de victimización sexual por otra prisionera. El 3 por ciento de ellas tuvo algún tipo de relación sexual con miembros de la administración o de la protección del penal.

Estados Unidos es el país que se dedica a confeccionar las listas de violadores de los Derechos Humanos en el mundo, pero evidentemente, el mundo no los incluye a ellos.

Anuncios