Wikileaks, Washington y la doble moral de la libertad en Internet

 Por M. H. Lagarde

El caso de los documentos desclasificados por el sitio web Wikileaks ha renovado en todo el mundo debate sobre el papel del periodismo.
Entre lo mucho que se ha escrito a favor o en contra del papel de una página como Wikileaks en la sociedad actual, no han faltado quienes han recordado que algo así era lo que se esperaba con el desarrollo de Internet.
Según algunos: “Gracias a la sociedad de la información y a la capacidad de trabajar en red que permite internet, a los poderes públicos les será más difícil sellar sus acciones dentro de una caja negra con la etiqueta de top secret”.
Un argumento similar es el que ha usado, durante los últimos años, el Departamento de Estado para defender la llamada libertad de Internet -en realidad libertad de subversión-, en aquellos países que no giran alrededor de la órbita hegemónica de Washington.
Anuncios