Wikileaks, Washington y la doble moral de la libertad en Internet

 Por M. H. Lagarde

El caso de los documentos desclasificados por el sitio web Wikileaks ha renovado en todo el mundo debate sobre el papel del periodismo.
Entre lo mucho que se ha escrito a favor o en contra del papel de una página como Wikileaks en la sociedad actual, no han faltado quienes han recordado que algo así era lo que se esperaba con el desarrollo de Internet.
Según algunos: “Gracias a la sociedad de la información y a la capacidad de trabajar en red que permite internet, a los poderes públicos les será más difícil sellar sus acciones dentro de una caja negra con la etiqueta de top secret”.
Un argumento similar es el que ha usado, durante los últimos años, el Departamento de Estado para defender la llamada libertad de Internet -en realidad libertad de subversión-, en aquellos países que no giran alrededor de la órbita hegemónica de Washington.
Anuncios

La CIA sacaba presos de Guantánamo en secreto #Cuba

un-boeing-737
 
Un Boeing 737 aparece en la ciudad escocesa de Glasgow el 7 de septiembre del 2003, y según los investigadores de la Unión Europea fue utilizado por la CIA para transportar secretamente prisioneros sospechosos de terrorismo al reclusorio naval de Guantánamo.

Cuatro de los prisioneros más importantes sospechosos de terrorismo fueron trasladados secretamente al reclusorio naval de Guantánamo en el 2003, años antes de lo que informó el gobierno, y luego se los trasladó nuevamente a prisiones secretas extranjeras antes que el Tribunal Supremo les permitiera asesoría legal, pudo saber The Associated Press.

La transferencia permitió a Estados Unidos interrogar a los detenidos en “lugares encubiertos” de la CIA durante dos años más sin que hablaran con sus abogados, observadores de los derechos humanos o recurrieran ante los tribunales estadounidenses. De haber continuado en Guantánamo tres meses más, habrían disfrutado de estos derechos.

“Era un juego de apariencias para ocultar a los detenidos de los tribunales”, dijo el profesor de derecho de la Universidad de Seton Hall Jonathan Hafetz, que representó a varios de los detenidos.

Leer más

Hiroshima

Dibujo de un sobreviviente a la bomba terrorista de Hiroshima, lanzada por Estados Unidos.

A 65 años de aquel crímen, el mundo no está libre de otra locura como aquella.