Habana Eva fue premiada como mejor película internacional en Nueva York

Habana Eva, película cubano-venezolano dirigida por Fina Torres, fue premiada este domingo como Mejor Película Internacional en el Festival de C ine Latino que se realiza en la ciudad estadounidense de Nueva York.

Prakriti Maduro, actriz venezolana que protagoniza el film encarnando a una joven cubana, fue quien recibió el premio. Ella fue la fue la única actriz del elenco que pudo asistir a la entrega de galardones en el Festival, que este año celebró su edición número 11.

En las dos proyecciones que hubo, la gente quedó fascinada. Aplaudieron como locos. La sensación era que a todo el mundo le encantaba”, expresó Maduro desde Nueva York a un canal venezolano.

“Lo recibí en nombre de Fina Torres, de todos lo que trabajamos en la película y en nombre de Venezuela y de Cuba”, añadió.

Habana Eva fue rodada íntegramente en la capital cubana. Contó con la coproducción de la compañía estatal venezolana la Villa del Cine y el Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficos (Icaic).

Este es el cuarto largometraje de la venezolana Fina Torres y el primero que logra grabar en Cuba. La cineasta ha recibido ya dos premios internacionales, puesto con el dramático Oriana, elaborado en 1984, recibió el premio del Festival de Cannes.

“Quise retratar a la juventud de la calle, que no posee Internet. Estos muchachos tienen un deseo increíble de salir adelante”, sostuvo la directora a principios del mes pasado con respeto a la película que se estrenó este viernes en Venezuela.

La historia transcurre en las calles de La Habana donde Jorge, interpretado por el actor venezolano Juan Carlos García, un fotógrafo de origen cubano, pide la ayuda de Eva para poder recorrer la ciudad. La joven, que trabaja como costurera en una tienda de trajes de novia en La Habana, sueña con cambiar el rumbo de su vida y brillar en el mundo de la moda.

Eva se ve obligada a decidir entre el protagonista y Ángel (Carlos Enrique Almirante), su novio, quien a pesar de tener buenos sentimientos, no está muy dispuesto a asumir las responsabilidades del matrimonio.

Prakriti Maduro comentó que pese a que la película se encontraba entre las favoritas, prefirió ingresar a la sala de premiación sin hacerse muchas expectativas.

Tomado de Correo del Orinoco

Anuncios

Y POR QUÉ EU NO LIBERA AHORA A LOS CINCO CUBANOS (I)

por Irene Selser

La pregunta tiene respuesta y la acaba de dar el ex diplomático de Estados Unidos en Moscú durante la guerra fría, Wayne Smith, a la vez ex jefe de la Oficina de Intereses de Washington en La Habana. Para Smith, no basta con calificar de “satisfactorios” los acuerdos gobierno-Iglesia para la liberación de los disidentes cubanos, como lo hizo la canciller Hillary Clinton. La administración Obama, dice Smith, “podría alentar esa tendencia liberando a los llamados Cinco Cubanos”, encarcelados en EU acusados de espionaje; algo que la Casa Blanca, añade, “debería hacer de todas maneras a fin de ayudar a restaurar la imagen de Estados Unidos, que ha quedado dañada por la condena internacional a su manejo del caso”.

En un artículo publicado en la revista The Nation (13 de julio) bajo el título “¡Liberen a los cinco cubanos!”, Smith hace un recuento de “algunos avances alentadores” en Cuba en las últimas semanas, mencionando: 1) la reducción a 167 en el número de presos políticos, que según anunció en junio un importante disidente, Elizardo Sánchez, era hasta ese mes la cifra más baja desde el triunfo de la revolución cubana, en 1959; 2) el acuerdo anunciado el 7 de julio por el gobierno del presidente Raúl Castro para liberar a 52 opositores, según lo pactado con el canciller español Moratinos y el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana; y 3) la suspensión temporal de Guillermo Fariñas de su huelga de hambre tras 135 días de ayuno total, para exigir la liberación de 26 presos enfermos.

Pero ¿quiénes son los Cinco Cubanos? Smith recuerda que eran miembros del Servicio de Inteligencia cubano que fueron enviados a EU, “no a espiar al gobierno estadunidense o a alguna de sus entidades, sino a penetrar a ciertas organizaciones cubanas en el exilio y recabar información sobre las actividades terroristas que estaban desarrollando en contra de Cuba”. La información sería entregada luego al Buró Federal de Investigaciones (FBI) para que éste pudiese poner un alto a tales actividades.

En este sentido, en junio de 1998 tres representantes del FBI fueron invitados a Cuba para reunirse con su contraparte. “Regresaron con unos 64 expedientes con información pertinente. Luego los cubanos esperaron a que EU actuase en contra de los terroristas, pero fue en vano En su lugar, el FBI, aparentemente capaz de determinar a partir de la evidencia las identidades de las fuentes, arrestó a los cinco cubanos unos meses más tarde”.

Cuando finalmente en 2001 fueron a juicio en Miami, “donde el sentimiento anti-Castro es tan fuerte, no hubo posibilidades ni siquiera de formar un jurado imparcial”.

Fuente: Milenio, Mexico