Calle 13 cantará en el Malecón de La Habana

El 23 de marzo la banda actuará gratis para los cubanos

Por Patricia Vargas / End.pvargas@elnuevodia.com

Tras dos años de fallidas gestiones para presentarse en Cuba, Calle 13 finalmente actuará en el Malecón de La Habana el 23 de marzo, en un concierto gratuito para el pueblo. Aún a sabiendas de que su actuación levantará ronchas entre los cubanos exiliados de Miami, donde se presentarán dos días después, a René Pérez “Residente” y Eduardo Cabra “Visitante” sólo les provoca orgullo la oportunidad de llevar su música a Cuba.

“Estoy bien contento, porque este concierto se pudo lograr con mucho sacrificio. No estamos cobrando y llevamos toda la banda. Somos unas 25 personas que viajamos y eso para mí es un logro bien grande, pero nos las ingeniamos y buscamos auspicios. Vamos a tocar lo que ellos quieran escuchar; vamos a estar ahí para el pueblo que conoce nuestra música”, dijo ayer René a El Nuevo Día.

La invitación a Cuba se concibió a través de Milena Pérez, hermana de René, quien mantiene amistad con artistas cubanos como el músico Kelvin Ochoa y el dúo Gema y Pavel.

“Teníamos ganas de ir hacía tiempo y no habíamos podido conectar por un proceso de los gobiernos norteamericano y cubano. Pero ahora todo se dio sin problemas porque no estamos haciendo nada malo, sólo música. Vamos por el pueblo, porque quiero que me escuche y escucharlos a ellos. En los cuatro días que vamos a estar (del 21 al 24 de marzo) voy conocer el país, a escribir canciones y a filmar”.
Sondeo

Las protestas que puedan realizar los grupos de exiliados cubanos a su llegada a Miami no le preocupan a René.

“La gente sabe como soy, eso le pasa a otro tipo de artista. Hay una generación joven en Miami mucho más abierta que ve las cosas con otros ojos, alejados de la política, y que quieren ir a Cuba conocer el país”.

René y Eduardo están en medio de la grabación de su nueva producción, que esperan vea la luz en agosto y el primer tema sea lanzado en el verano.

“Es una producción diferente a los otros discos porque le he dedicado tiempo para pensar bien lo que digo, lo que escribo y la rima que voy a ejecutar. Me he tomado el tiempo necesario, me fui a un manicomio en Buenos Aires, conocí a los pacientes para escribir. Amigos como Rubén Blades me han ayudado para que la letra salga bien, y la música de mi hermano (Eduardo) está bien buena”.

La producción que contiene canciones escrita en distintos países, incluye números divertidos, de amor y de la esperada critica social. Contará con participaciones de reconocidos cantantes de la calidad de María Rita y Marisa Montes de Brasil, Toto la Momposina de Colombia, y Gustavo Cerrati y Sabina de España, entre otros.

El disco también tendrá influencias europeas y electrónica “underground” y contará con la colaboración del productor Dittloff

De otra parte, el proyecto de René con el actor Sean Penn aún está en conversaciones. No obstante, “Residente” se encuentra trabajando en el documental “Cruzando la frontera”, que será distribuido por una productora de cine. Mientras que “Sin mapa” sigue presentándose en festivales internacionales.

El 20 de marzo, Calle 13 se presentará en Caracas, el 16 de abril en el Festival de rock “Coachela” en Los Ángeles (la primera vez que invitan a un grupo puertorriqueño), y el 25 de abril en “Vive latino” en México.

Como si eso fuera poco, el 5 de junio la banda estará tocando en Rock in Río, en Madrid, el mismo día que actuarán Shakira y la cantante norteamericana Rhiana.

Discografía de Calle 13

Anuncios

Las cárceles en Cuba

Hablemos de las prisiones y el régimen carcelario en Cuba

Felipe de J. Pérez Cruz

Más de un millón de comentarios, notas de prensa, y declaraciones, circulan ahora mismo en el mundo mediático, sobre los “horrores” de las prisiones, la “violación” de los derechos de los “presos políticos” y de los “derechos humanos” en Cuba. El hecho “disparador” de la nueva escalada propagandística anticubana es la muerte “en prisión” de un “disidente” en huelga de hambre.

El característico manejo de las medio verdades y la tergiversación, de que hacen gala los actuales émulos de la propaganda negra, ha convertido en activista político a una persona con amplio expediente delictivo, hombre violento y de juzgada conducta antisocial, y por ello cumplía sanción de privación de libertad[1]. Este sujeto ejerció contra sí mismo, la última y más enajenante de las formas de violencia física, el suicidio.

Es muy esclarecedor el artículo que sobre esta última maquinación anticubana, publicara en Cubadebate y luego en Rebelión Enrique Ubieta Gómez[2]. Su ampliación con datos irrefutables en el periódico Granma[3], desmonta en su propio cimiento la mitologización que del delincuente, asesinado por la mafia anticubana, ya está en marcha. Las verdades rotundas que se han colocado a disposición de la opinión pública mundial, como otras tantas que son objeto de desinformación, precisan que quienes las compartimos, nos comprometamos pública y decididamente con ellas, y en tal dimensión aportemos nuestra perspectiva.

La algarada en sí misma de los eternos sembradores de calumnias carece de importancia, pero no desprecio el impacto y los resultados de su masivo ataque, entre quienes están distantes de lo que realmente pasa en Cuba. Se trata además, de que en este mundo cada vez más ciberconectado, y del cual no menos de 800 mil cubanos y cubanas participan directamente todos los días, esa distancia que refiero, no necesariamente es geográfica. Cada vez se trabaja más por los servicios enemigos, en el diseño de una propaganda internacional, que sin dirigirse aparentemente al público cubano, a la comunidad cubana en el exterior y sus familiares en Cuba, a los jóvenes y otros grupos poblacionales, los incluya y atrape.

Leer más

Declaración de la Asamblea Nacional del Poder Popular

Después de una campaña concertada por poderosas empresas mediáticas, fundamentalmente de Europa, que han atacado ferozmente a Cuba, el Parlamento Europeo acaba de aprobar, luego de un sucio debate, una resolución de condena contra nuestro país que manipula sentimientos, tergiversa hechos, esgrime mentiras y oculta realidades.

El pretexto utilizado ha sido la muerte de un recluso, sancionado primero por delito común y luego manipulado por intereses norteamericanos y los mercenarios a su servicio, quien por voluntad propia se negó a ingerir alimentos a pesar de las advertencias y la intervención de los especialistas médicos cubanos.

Este hecho lamentable no puede ser utilizado para condenar a Cuba aduciendo que pudo haber evitado una muerte. Si en un campo nuestro país no tiene que defenderse con palabras, pues la realidad es irrefutable, es en el de la lucha por la vida de los seres humanos, ya sean nacidos en Cuba o en otros países. Un solo ejemplo es la presencia de los médicos cubanos en Haití, desde once años antes del terremoto de enero último, silenciada por la prensa hegemónica.

Detrás de esa condena hay un profundo cinismo. Cuántas vidas de niños se han perdido en las naciones pobres por la decisión de los países ricos, representados en el Parlamento Europeo, de no cumplir sus compromisos de ayuda al desarrollo. Todos sabían que era una sentencia de muerte masiva, pero optaron por preservar los niveles de derroche y ostentación de un consumismo a la larga suicida.

Ofende a los cubanos también ese intento de darnos lecciones, en momentos en que en Europa se reprimen a inmigrantes y desempleados, mientras aquí el pueblo, en reuniones de vecinos propone a sus candidatos para las elecciones municipales, libremente y sin intermediarios.

No tienen moral aquellos que participaron o permitieron el contrabando aéreo de detenidos, el establecimiento de cárceles ilegales y la práctica de torturas, para evaluar a un pueblo agredido y brutalmente bloqueado.

Condena tan discriminatoria y selectiva, solo puede explicarla el fracaso de una política incapaz de poner de rodillas a un pueblo heroico. Ni la Ley Helms Burton, ni la Posición Común europea, surgidas en el mismo año, en las mismas circunstancias y con iguales propósitos, ambas lesivas a nuestra soberanía y dignidad nacionales, tienen el más mínimo futuro, pues los cubanos rechazamos la imposición, la intolerancia y la presión como norma en las relaciones internacionales.

Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba

11 de marzo de 2010