Leones despluman a los Gallos

Rudy Reyes empujó seis carreras y condujo a Industriales a la semifinal de la XLIX Serie Nacional de Béisbol. Foto: Alex Castro

Rudy Reyes empujó seis carreras y condujo a Industriales a la semifinal de la XLIX Serie Nacional de Béisbol. Foto: Alex Castro

El Latino rugió en  Azúl este viernes cuando  Industriales pasó a las semifinales de la XLIX Serie Nacional de béisbol en Cuba, al derrotar a los Gallos espirituanos. Rudy Reyes, con seis carreras empujadas, se convirtió en el hombre que condujo a la Nave Azúl a la vicrtoria ante los Gallos.  Industriales enfrentará ahora a La Habana, actual campeón.

En Juventud Rebelde detalles del partido de hoy.

Polémica en torno a Los Aldeanos y a la aldea

El boomerang de una defensa, firmado por Carmen Paz Rodríguez, me ha hecho detenerme en el blog de Yohandry, a quien le agradezco su esmero por mantener estos foros de intercambio.

Primero, quiero dejar claro que cuando escribí ¿Revolucionarios de la Revolución? no hacía una defensa de nada, ni de nadie. Si algo defenderé, por convicción, son los principios que me rigen y las ideas en las que creo. Pero sin maniqueísmos ni manipulaciones.

¿Revolucionarios de la Revolución? es solo la opinión personal de quien recibe un mensaje que trata de masificarse y que con cierta sorpresa, se difunde en espacios a donde se espera confrontar una obra artística y no un discurso completamente politizado y poco convincente.

Nada más lejos de mi propósito que tratar de “acuchillar lo que tanto amamos”, todo lo contrario. Nuestra juventud es el mayor y más valioso tesoro con que seguiremos construyendo nuestro proyecto social. De eso no tengo dudas, como tampoco dudo del efecto nocivo, traumático y lacerante que provoca en ellos el desconocimiento, la manipulación, el uso repetitivo de un discurso construido y fomentado por nuestros enemigos y tratan de poner en boca de todo el que pueda tener alcance con sus palabras.

¿Revolucionarios de la Revolución? no trata de aniquilar a nadie. El ejercicio del criterio, ese tan llevado y traído argumento de moda entre detractores de dentro y fuera, permite expresar lo que pensamos y opinamos de tal o cual asunto.

Si en algo coincido con Carmen Paz, es que las fealdades internas se diseminan como la verdolaga y necesitan muy pronto de una cuchilla responsable, comprometida y sanadora, y no –retomo nuevamente sus palabras- una algarabía que le faltan matices, pasional y cargada de un desmesurado histrionismo, porque el lenguaje de Los Aldeanos está más diseñado para construir detractores, que para contribuir a una sociedad mas justa.

Me sorprende que Carmen compare al Bi y Aldo, con los jóvenes de la Generación del Centenario. Creo que hay demasiadas, demasiadas diferencias para establecer esa comparación. Aquellos jóvenes, más que ponerse a exacerbar a sus contemporáneos entre quejas y lamentos, decidieron sacudir de raíz su presente, para construirse un futuro. Y eso lo consiguieron porque eran auténticamente creíbles y pensaron más con el corazón, que con la barriga y los espejos.

Los proyectos de vida no se otorgan, se construyen. Y en Cuba hay muchas cosas que pueden constituir excelentes razones para crecer como seres humanos, a pesar de los rígidos, el paternalismo que está en vena y esa impresionante actitud de que merecemos todo y de todo, aunque nunca seamos capaces de aportar. Pero evidentemente resulta más fácil criticar por criticar y ganar adeptos enseñando las manchas penosas de la sociedad.

No estoy al margen de los límites de popularidad de estos artistas del barrio. Conozco a otros tan, o más populares que solo distribuyen bazofia que pretende pasar por cultura, incluso que se difunden en la radio y la televisión, y hasta cintillos de prensa consiguen, pero eso no me impide decir lo que pienso.

La crítica como medio eficaz de comunicación no es exclusiva de Los Aldeanos. Otros grupos y artistas la usan y merecen mis aplausos. Pienso, que se debe fomentar el ejercicio de esa conciencia crítica, pero desde la responsabilidad y la franqueza. Cuba es mucho más que esa imagen de prostitutas, marginales, supuestos represores y corruptos que saturan los textos de Los Aldeanos, aunque a ellos no les quede tiempo en su misión de comunicadores, de ver la realidad en su conjunto.

¿Coincidentemente? esa imagen de una Cuba desvastada, carente de derechos, subyugada y despótica, es la que se preconcibe en las mesas de trabajo de nuestros más furibundos enemigos, que siempre buscan a alguien que pueda repetirlas en esta tierra que no dejará de defenderse.

Que conste que no miro a la realidad cubana desde la latitud rodante de un vehículo, como insinúa Carmen Paz. Soy tan de a pie como Los Aldeanos, me traslado y vibro con mi ciudad entre todos los P (ómnibus)  posibles, y sufro en carne propia, muchas de esas supuestas quejas que ellos sobredimensionan y escandalizan.

Solo que tengo un compromiso ineludible con mi gente, con los que quieren ver crecer a Cuba y se sienten orgullosos de ser cubanos, desde la dignidad y la entereza que confirma un proyecto social que, a pesar de sus errores innegables, no deja de seguir teniendo al hombre, como supremo propósito.

Miguel Fernández

La Habana

Ver:

El boomerang de una defensa, de Carmen Paz Rodíguez

¿Revolucionarios de la Revolución?, de Miguel Fernández

Continúa arrestada la blogger Hiba Al-Shamari

La hermana de Hiba Al-Shamari ha actualizado su blog con la siguiente información:

“Hiba Al-Shamari ha sido arrestada y detenida por las fuerzas de seguridad de Bagdad bajo la acusación de apoyar a la Resistencia iraquí (a través de sus escritos) y tendrá que presentarse ante el Tribunal Penal…

Hiba me ha autorizado para revelarles su verdadera identidad.

Su nombre: Hanan Ali Ahmad Al-Mashadani

Edad: 33 años.

Profesión: Oftalmóloga.

Las acusaciones presentadas contra ella son: Incitación a la violencia y apoyo a la Resistencia y, según fuentes informadas, esa es una acusación que cae bajo la cláusula del terrorismo en función de la ley iraquí.

Hiba vivía en Ammán con nosotros, pero insistió en volver a Bagdad en una misión humanitaria de un proyecto financiado por una ONG india llamada HMOK, que se ocupa de los niños sordomudos iraquíes. Hiba estaba trabajando como especialista para esta ONG india.

Descubrieron su seudónimo Hiba Al-Shamari porque cuando la arrestaron ella tenía su portátil con ella, que le fue confiscado, por lo que pudieron ver los artículos que había estado publicando en su blog.”

    Firmado: Huda Al-Shamari, hermana de la doctora y escritora Hiba Al-Shamari (fin del mensaje).

Fuentes:

http://arabwomanblues.blogspot.com/2010/01/dead-urgent-iraqi-woman-hiba-al.html

http://arabwomanblues.blogspot.com/2010/01/urgent-update-iraqi-female.html

P.D

La autora del este mensaje da plena autorización para distribuirlo por el mundo.

Ver: Llamamiento urgente

Willy Toledo

Imponer silencio a gritos

El pasado lunes, el conocido actor español Willy Toledo declaró públicamente su desasosiego por la muerte del preso cubano Orlando Zapata y censuró al gobierno cubano por no haber sabido salvar una vida que, privada de libertad, estaba bajo su responsabilidad. Pero Willy Toledo tuvo también el atrevimiento de referirse al fallecido como a “un delincuente común” y a algunos de los así llamados “disidentes” como a “terroristas”, reproduciendo la información de las autoridades de Cuba, e inmediatamente los mismos medios, los mismos políticos y los mismos intelectuales que aceptan con naturalidad las versiones oficiales del gobierno israelí, colombiano o afgano se han lanzado, henchidos de indignación, a romperle figuradamente los huesos al tiempo que autoproclamaban su limpieza de sangre democrática. El País y El Mundo, por ejemplo, han dedicado en los tres últimos días más referencias a estas “imperdonables” declaraciones que a las víctimas civiles de Afganistán o a los huérfanos de Haití, por no hablar de la bloguera iraquí Hiba Al-Shamari, detenida, torturada y desaparecida durante un mes y ahora sometida a juicio en Bagdad por “desprestigiar la imagen de la nación” sin que ninguno de los ofendidos por el “régimen de Castro” haya levantado su voz o aireado sus tripas. Contra Willy Toledo se ha desatado una unanimidad oceánica, un tsunami de pulgares boca abajo y moralizantes azotes perdonavidas. El mismo día en que Otegi era condenado a dos años de cárcel por “exaltación del terrorismo” (o, lo que es lo mismo, por decir una frase), Elvira Lindo escupía a Willy Toledo las ventajas de nuestra democracia, que permite hablar incluso a un tipo como él, y Rosa Montero, con el mismo temple moral con el que saludó en 2006 los misiles arrojados sobre el Líbano, despreciaba a Willy Toledo calificándolo de “gentuza castrista”. Como de un apestado, los 9.000 actores, bailarines, directores de escena y dobladores de España representados por Pilar Bardem se han desmarcado de su audacia declarativa y lo han dejado caer solo en el abismo. Decenas de portadas, columnas y tertulias se han rasgado las vestiduras contra la “abyección moral” del actor.
Es en las cuestiones pequeñas donde se revela el estado de salud de una democracia. No es muy grave que se calle la boca a un actor, mutilando y criminalizando sus declaraciones, en un país donde se amenazan las pensiones, se persigue a los inmigrantes, sigue habiendo torturas, se cierran periódicos, se obstruye la memoria, se protege a criminales de guerra y se mandan soldados a invadir y matar civiles en otras tierras. Algunas de las voces de este coro marcial -en el que cada uno ha gritado libremente lo mismo que todos los demás- reflejan la calidad ética de un medio periodístico y cultural en el que el desprecio por la verdad es inseparable de la idea de que la democracia consiste en imponer a gritos silencio a los demás y de la seguridad de que el intimidado no podrá responderles. Las otras voces del coro se unen a la cantinela un poco por interés y un poco por miedo, a sabiendas de que, mientras el mundo gire en la misma dirección que van ellos, es mejor no preguntarse quién maneja el volante ni a cuántos aplastan las ruedas. En España hay tres o cuatro temas que no pueden discutirse en público y Willy Toledo se ha atrevido a rozar uno de ellos. Si los filtros mecánicos fallan -como en este caso- y más personas de las que caben en un pañuelo escuchan lo que no se debe decir, entonces interviene el Santo Oficio para acosar, desprestigiar y amenazar al infractor. A Willy Toledo le han dado un grito para que no se atreva a hablar de nuevo.
Un periódico digital decía que Willy Toledo se había quedado solo, lo habían dejado, “más solo que la una”. No es verdad. Si aún no sabe que no lo está, sirvan estas líneas de apoyo y solidaridad para recordárselo.

Autores:  Santiago Alba, Belén Gopegui, Pascual Serrano y Carlos Fernández Liria (Tomado de Rebelión)