Este gay tiene cojones

No sé como comenzar hoy este post. Creo que pocas veces he estado frente a la PC mirando el documento en blanco. Dicen los psicólogos que eso suele ocurrir cuando las ideas andan desorganizadas, buscando los escurridizos cauces del pensamiento abstracto, por los que quiero llegar a hablar…de un blog. Me lo recomendó un médico amigo, al cual le enviaron la dirección. Él, que sabe ando metido en esto de la Web 2.0 me lanzó un e-mail de alerta, con una discreta nota: “Este tipo tiene huevos…”. Acostumbrado a la guerra de blogazos, pensé que era uno más de esos tantos concretados al necesario debate sobre Cuba, y el correo durmió toda la noche en el buzón, sin el clic sobre el enlace recomendado. Hoy, cuando decido mirar el blog, salta de la Red  Paquito, el de Cuba, y me lanzo sobre sus textos; los devoro uno por uno, y finalmente musito: es verdad que este gay tiene cojones.