Sobre dengue y A H1N1 en Cuba

No hay epidemia de dengue en Cuba

Leticia Martínez Hernández (Tomado de Granma)

Luis Estruch, viceministro de Salud Pública, aseguró a los diputados reunidos en la comisión de Defensa del Parlamento cubano que en estos momentos no hay epidemia de dengue en el país, aunque ha habido casos y persisten los riesgos, por lo cual se trabaja fuerte para lograr sostenibilidad en la campaña contra el Aedes aegypti.

Dijo Estruch que Cuba y Chile son los únicos países de la región donde el dengue no es endémico, pero por nuestra ubicación geográfica vivimos en constante peligro. Informó que el mosquito está concentrado fundamentalmente en las ciudades de Santiago de Cuba, Camagüey, Bayamo y Pinar del Río, aunque también han aparecido focos en municipios capitalinos como Centro Habana.

Explicó el viceministro que el mayor porciento de los criaderos está en los tanques de agua y depósitos de basura. Sobre la campaña aseguró que existen los recursos y se enfrenta con una fuerza de más de 33 000 personas, entre ellas 358 biólogos y más de 900 entomólogos, aunque aseguró que dista aún de tener la calidad requerida. Lo más importante es que cada familia posea la percepción exacta del riesgo, pues muchas veces la decisiva participación comunitaria es casi nula.

En torno a la situación de la influenza A (H1N1), dijo que continúa avanzando en todo el mundo y los muertos pasan de 1 000. En Cuba estamos en un periodo de contención. Tenemos 220 casos confirmados, que en 11 millones de habitantes prácticamente no es significativo, de ellos el 60 % importado. Todos han sido leves, y nadie ha fallecido por tal razón.

Los diputados demandaron mayor rigor, control, sistematicidad y planificación en la campaña contra el Aedes aegypti, tema de primer orden para la seguridad sanitaria de la nación. El general de división Ramón Pardo Guerra, jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, manifestó que Cuba tiene un sistema de defensa civil con más de 48 años de experiencia, y desde que apareció el primer caso de influenza la máxima dirección del país atiende hasta el más mínimo detalle.