Los millones del cardiólogogo cubano Lagomasino

Dr. Álvaro Lagomasino Hidalgo, especialista de segundo grado en cirugia cardiovascular

Dr. Álvaro Lagomasino Hidalgo, especialista de segundo grado en cirugía cardiovascular

Al profesor Lagomasino Hidalgo  lo he tenido frente a mis ojos. A pesar de ser uno de los cardiólogos más famosos de Cuba  vive en Santa Clara, la tierra del Che, como él mismo dice; y entre las calles puede vérsele un día en la bodega, en la cola del pan, o apurado rumbo al hospital.

En el cardiocentro de Santa Clara tiene su trinchera de sabiduría. A este centro hospitalario acuden decenas de pacientes de todo el país. El campesino, el periodista, el escritor, el arquitecto, la ama de casa, el carpintero; cientos de corazones han regresado a la vida gracias a este Profesor cubano, y a su grupo de especialistas.

Hoy en Granma leí con  satisfacción una de las tantas historias que pueden contarse de Lagomasino. Comparto con ustedes la entrevista que le concedió al  periodista.

¿De dónde es usted?

-Soy habanero, de la Víbora.

¿Entonces qué hace en Santa Clara?

-Es una larga historia. Vine aquí en 1969 para continuar los estudios de Medicina, interrumpidos en La Habana al ser separado de la carrera por errores que cometen los jóvenes. Aquí me enamoré de la que sería mi esposa y de esta ciudad que es la tierra del Che, un hombre a quien tanto admiro, razón por la cual decidí quedarme para siempre en Santa Clara.

¿Cómo llega la vocación por la Medicina?

-Bueno en realidad nunca tuve apego por esta carrera, aunque mamá siempre expresaba que cuando yo tenía dos años decía que quería ser médico, de lo cual no me acuerdo. En realidad ansiaba ser piloto, pero fui denegado por padecer de asma. Después pensé estudiar Arquitectura y al final decidí ser médico.

Por suerte para este país.

-Y para mí. En el transcurso de la carrera fui formando la vocación por esta profesión que es mi vida.

¿Y la cardiología?

-El responsable de eso es Fidel, quien a finales de la década del 70 se empeñó en fomentar la Cirugía Cardiovascular y la Nefrología, las cuales estaban muy atrasadas en el país. Tuve la dicha de ser uno de los seleccionados para ir a Ciudad de La Habana a estudiar en el Instituto de Cardiología y cuando me gradúo vengo a trabajar al Cardiocentro de Santa Clara, fundado en 1986.

¿Cuándo fue la primera vez que operó un corazón?

-En 1983, entonces era cirujano general. Te confieso que estaba muy emocionado. Pensé que sería algo muy difícil, sin embargo en la medida en que avanzaba la operación fui entrando en confianza y aquello salió bien.

¿Ya no se pone nervioso cuando opera?

-Sí como no. Cada vez que entro al salón me pongo muy tenso, aunque no lo aparente. Imagínate es la vida de un ser humano lo que tienes en tus manos.

¿Qué hace la noche antes de entrar al salón?

-Vuelvo a estudiar bien el caso y después trato de hacer algo que me relaje y que no tenga nada que ver con la medicina, como la lectura o la televisión. A veces me pongo a pintar, recuerda que soy amigo de Pedro Méndez y del colectivo de Melaíto.

¿Qué siente cuando las cosas salen bien?

-Una satisfacción muy grande, y mientras más complicado es el caso más contento me pongo. Enseguida pienso en la familia del paciente que confió en nosotros.

¿Y si sale mal?

-Eso es una desgracia. Paso días muy triste, es como si muriera un familiar cercano.

¿Se considera un cirujano famoso?

-Como dijera Martí “Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”. Yo soy una gente de pueblo. Dondequiera que llego me reconocen, me saludan, me abrazan, es lo más lindo del mundo. Eso no tiene precio.

¿Cómo quisiera que lo recordaran sus pacientes?

-Como un amigo que los ayudó en un momento difícil.

¿Nunca ha pensado que en otro país a lo mejor fuera millonario?

-Quién dijo que yo no soy millonario. Aquí tengo el cariño de un millón de personas que me quieren y un país muy lindo al que no se puede traicionar.

Ver el trabajo que publica hoy Granma titulado Lagomasino en un millón de corazones

55 comentarios

  1. Desde argentina vengo a hacerte el aguante Mauri. Che gusano, porqué no te enterrás en tu propia merda y dejás a los cubanos que decidan por sí mismos si quieren seguir con la Revolución o no, eh? O sos como los Bush que se la pasan llevando la democracia de las viudas y los huérfanos al país del mundo que se les antoje?. Fijate el desparramo que hizo tu país en Irak, en Afganistan, en Vietnam, en Kosovo… es esa la democracia que ustedes exportan. esa es la democracia de la sangre en las calles, del terror en los hogares por miedo a los daños colaterales que en realidad son los daños buscados y deseados para así diseminar el terror entre civiles Disciplinando al mundo. Che, Mauri, me voy a comer… hasta acá llego… vos la seguís ¿no?

  2. Santiago:oime pedazo de pelotudo, imbecil de cuarta categoria.
    Primero que no soy cubano, soy argentino y vivo y escribo desde Mexico. Si hubieses investigado tan solo un segundo te hubieses dado cuenta. Pero si no puedes hacer esa elemental tarea, menos vas a poder discernir de que se trata esa neurosis que te oprime la medula espinal llamada Revolucion Cubana. Pero a pesar de mi ignorancia puedo asegurarte – y el profesor Lagomasino me lo puede corroborar- que si le pones buena onda te dara gusto curarte en la isla.
    Buena parte de los estupidos problemas politicos que entorpecen el desarrollo de mi pais se debe a ese sistema corrupto e ineficaz de partidos que conforman el sistema “democratico” y su alternancia multipartidista para la mantener por siempre la Republica Que Te Imaginas. Segundo: yo particularmente prefiero el sistema cubano: un solo partido, distintas tendencias y a trabajar por el pais donde cada cual emite su opinion.
    Ojala hubiesemos podido cantar “Se acabo la diversion…” pero nos conformamos con cantar que “las penas son de nostros y las vaquitas son ajenas”.
    Y para rematar, especie de salame con ketchup,particularmente yo, siento un profundo asco por los gusanos apatridas como tu.
    ¿Y sabes que mas? andate a la reputa madre que te remil pario.

  3. Mauri K, en Febrero 12th, 2009 a 9:03 pm Dijo:
    Yoandry, algun dia me tendras q explicar porque no sacas a los gusanos de los coments, que asi no da ganas de debatir con libertad y se me hace imposible disernir quienes operan de quienes opinan o que ideas hay en juego.

    ———————————————————–
    Que bonito ehhhh….no te da pena sugerir que apliquen aqui censura………….Te molesta la verdad pero no te molesta que en Cuba haya una Dictadura que no permite elecciones libres y multipartidistas y democraticas como en el resto del hemisferio…No te molesta que el mismo tipo un asesino, un truan y un Dictador este al frente de una Dictadura que ahoga a Cuba y a los cubanos por mas de medio siglo ya………..Particularmente yo siento asco por los cubanos como tu.

  4. Yoandry, algun dia me tendras q explicar porque no sacas a los gusanos de los coments, que asi no da ganas de debatir con libertad y se me hace imposible disernir quienes operan de quienes opinan o que ideas hay en juego.

  5. Langostino, una preguntica adicional:

    A ti los pacientes no te llevan su arrobita de malanga, su pedacito de carne de puerco, sus libritas de arroz o de frijoles y su sandwichito de vez en cuando para que los trates bien?
    Yo creo que es inhumano aceptar esos regalitos de manos de quienes en realidad lo necesitan mas que uno, pero como en Cuba todo es valido, comenzando por la doble moral, pues se ha convertido en algo muy normal y aceptable.
    Yo conozco muy buenos especialistas que se ponen muy contentos cada vez que les llenan las consultas con jabas de regalos, pero parece que usted es la excepcion, o no?

    Esto da risa. Santa Clara, la “tierra” del che. Y desde cuando se la dieron a el? Porque hasta donde yo recuerdo, era de los villaclareños.
    Consignitas comunistas, poco realistas. El medico dice no lo que siente, sino lo que sabe que “quieren” que el diga.
    Asi mismo conozco a dos muy buenos cirujanos y a un buen ortopedico que cuando los oyes hablar frente a un chivaton o algun jerarca, impresionan hasta a los que los conocemos desde que nacieron, y sabemos que en realidad son mas gusanos que cualquiera.

Los comentarios están cerrados.