Recuperarse del huracán Gustav es tarea de toda Cuba

Es tarea de toda la nación recuperarnos del huracán Gustav

Machado Ventura, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba.

La Habana, 1sep (AIN) Pese a los cuantiosos daños provocados en Pinar del Río y la Isla de la Juventud, es tarea de toda la nación recuperarnos del huracán Gustav, aseveró  José Ramón Machado Ventura, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba.

 Fidel Castro y el huracán Gustav

Galería de fotos del paso de Gustav

Asalto contra Gustav

Gustav, el huracán asesino

En reunión del Consejo de Defensa Provincial de Ciudad de La Habana, el miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba llamó a desplegar el espíritu de solidaridad de la  población cubana con Pinar del Río y la Isla de la Juventud.

Tras insistir en que hay que estar en disposición de apoyar a esos territorios, reconoció la celeridad, buena preparación y entrenamiento del Consejo de Defensa Provincial capitalino para encarar la solución de las afectaciones.

Comparó que a veces, por   causa de un evento hidrometeorológico, Ciudad de La Habana  estuvo hasta una semana sin electricidad, y estimó que a más tardar mañana deberá quedar resuelto el problema eléctrico.

El también miembro del Buró Político Esteban Lazo Hernández señaló que la capital ha demostrado organización, previsión y experiencia ante las medidas adoptadas para eliminar las afectaciones, e instó a mantenerse siempre activos y que no decaigan las fuerzas.      

En tal sentido Pedro Sáez Montejo, presidente del Consejo de Defensa Provincial en Ciudad de La Habana, ratificó la decisión del entusiasta pueblo y sus organizaciones políticas y de masas de trabajar con la rapidez necesaria en esta Fase Recuperativa.

Sáez manifestó que este chequeo de las tareas por el huracán Gustav compromete mucho más a los capitalinos con la dirección del país en la necesidad de seguir mejorando en el tránsito a la normalidad de todas las esferas de la vida económica y social del territorio.

En declaraciones a la prensa, Machado Ventura  se refirió a los varios días que lleva movilizado el país ante el avance de Gustav, teniendo en cuenta que todo empezó por las provincias orientales donde se efectuaron evacuaciones, con su consiguiente costo económico.

Destacó cómo gracias a las medidas preventivas -que tan normales parecen a los cubanos-  no hubo que lamentar la pérdida de una sola vida humana tras el paso del potente huracán.

Relacionados:

Occidente cubano se recupera luego de huracán Gustav

Huracán Gustav azotó con fuerza devastadora a Cuba

Galería de fotos del paso de Gustav

Fidel Castro y el huracán Gustav

Encontrados vivos cinco pescadores cubanos tras el paso de Gustav (NUEVO)

El huracán

Fidel Castro

Fidel Castro

En la última reflexión, firmada el pasado martes 26 de agosto en horas de la tarde, cuando el huracán Gustav surgió inesperadamente, coincidiendo con la llegada de nuestra delegación olímpica, y amenazaba a nuestro territorio, escribí: “¡Suerte que tenemos una Revolución! Está garantizado que nadie permanecerá en el olvido ! Una fuerte, enérgica y previsora Defensa Civil protege a nuestra población ! La frecuencia e intensidad crecientes de estos fenómenos naturales demuestra que el clima cambia por culpa del hombre. Los tiempos exigen cada vez más consagración, más firmeza y más conciencia. No importa que los oportunistas y vendepatrias también se beneficien sin aportar nada a la seguridad y el bienestar de nuestro pueblo.”

Asalto contra Gustav

Gustav, el huracán asesino

Huracán Gustav azotó con fuerza devastadora a Cuba

Conozco los descomunales esfuerzos que la Revolución debe realizar cuando pasan por el territorio nacional los huracanes. Puedo añadir que Cuba cuenta con científicos agudos e insistentes como José Rubiera.

Cientos de millones de horas de trabajo se pierden en breve tiempo, cuando ráfagas de viento baten directamente centros económicos y sociales de extensas áreas del territorio nacional. Interminables lluvias acompañan a estos fenómenos naturales. Los ríos se desbordan, barren cuanto encuentran a su paso e inundan considerables zonas. Miles de instalaciones productoras de hortalizas, leche, huevos, carne de ave y de cerdo, sistemas sofisticados de riego, son seriamente dañados; decenas de miles de hectáreas de caña, granos proteicos, cereales y frutales próximos a cosecharse son derribados; escuelas, policlínicos, lugares de recreación y cultura, viviendas, techos, fábricas, almacenes, carreteras y puentes son golpeados por los vientos y las aguas. En esta ocasión, los vientos y las lluvias afectaron en mayor o menor grado a todas las provincias, al transitar el huracán por los mares próximos al sur del país y atravesarlo por la provincia más occidental con un radio de 30 kilómetros en el ojo y más de 450 en el diámetro de los vientos fuertes.

Nada es tan desolador como la destrucción y el daño que se observa después de un huracán. Cientos de miles de compatriotas se movilizan y trabajan intensamente en la fase ciclónica y de recuperación. Las reservas se reducen o agotan. Hoy más que nunca el golpe a los suministros de alimentos es costoso y sensible. Pero este es nuestro país, la parte que nos correspondió de nuestro planeta, y hay que desarrollarlo y defenderlo.

La tarea que tenemos por delante exige tiempo y experiencia. No se construye en un minuto la verdadera Cuba y su noble pueblo, que ha sido capaz de compartir con otros sus conocimientos e incluso parte de sus recursos y de su sangre. Por eso ha sido adversario imbatible frente al poderoso imperio, que ha ensayado contra nuestra patria todas sus armas.

Pero al mundo apenas se le habla de sus méritos y su extraordinaria lucha.

Hace dos días, el viernes 29, de once cables de prensa internacionales referidos a Cuba, ninguno hablaba del huracán que avanzaba sobre nuestra isla y del febril esfuerzo de nuestra Defensa Civil, con el apoyo generoso de millones de familias cubanas bajo la dirección de una aguerrida vanguardia política.

Uno de los cables, suscrito por la DPA, agencia alemana de noticias, comunicaba:

“Popular actor cubano llega a Miami: ‘Me fui porque me cansé.’”

De inmediato añade: “El popular actor de telenovelas Yamil Jaled llegó a Miami procedente de Cuba, para reunirse con su esposa cubanoamericana, informó hoy un diario local.

“Jaled trabajó en conocidas series dramatizadas en televisión, teatro y cine, en este último en superproducciones cinematográficas en Francia e Italia.”

“Graduado de actuación en el Instituto Superior de Arte (ISA) en 1997, Jaled comenzó su actuación profesional en el Teatro Rita Montaner, pero un año después se incorporó a la televisión.”

Después el cable dice que tiene 31 años, habla con amplitud de cualidades artísticas y de su paso triunfal por la televisión. Se hace eco así de un órgano de prensa yanqui destinado a la guerra mediática y las campañas contra Cuba. ¡Qué patriota, qué demócrata, qué brillante ejemplo el que nos presentan como prototipo!, podríamos añadir los cubanos. De este modo se divulga al mundo un tipo mucho menos conocido e importante que el huracán Gustav.

Quieren hacer de él una vaca sagrada. Las convicciones más profundas, a prueba del tiempo y los vaivenes de la vida, no se alcanzan en un día. Hay que vencer antes muchas tendencias que llevamos dentro.

No odio a otros seres humanos, pero odio la vanidad, la egolatría, el egoísmo, la pedantería, la autosuficiencia, la ausencia de ética y otras inclinaciones con las que los seres humanos venimos al mundo, y sólo la educación y el ejemplo de los más sobresalientes en su batalla por ser mejores, triunfa e influye sobre nosotros. Hace falta un mínimo de filosofía sobre la necesidad de la modestia.

Hay vacas sagradas que pretenden equiparar a nuestros Cinco Héroes, brutalmente separados de su patria y de sus familiares más cercanos e íntimos, con los mercenarios justamente sancionados por traidores y nunca sometidos a ultrajes personales e inhumanos.

Lo que expongo en esta reflexión reafirma la convicción que deseo transmitir a mis compatriotas, de que sólo sobreviven las ideas justas defendidas con valor, dignidad y firmeza.

Fidel Castro Ruz

Agosto 31 de 2008

7 y 32 p.m.

Ver también:

Asalto contra Gustav

Gustav, el huracán asesino

Huracán Gustav azotó con fuerza devastadora a Cuba

Gustav, el huracán asesino

Encontrados vivos cinco pescadores cubanos tras el paso de Gustav (NUEVO)

Dos jóvenes en el Malecón habanero despiden al huracán asesino
Dos jóvenes en el Malecón habanero despiden al huracán asesino

Millones de cubanos permanecimos atentos a las noticias del paso del  huracán Gustav por el Caribe y su inevitable trayectoria sobre Cuba. Los caza huracanes del Instituto de Meteorología  lo acosaban desde hacía varios días, cuando salió de Haití con su estela de muerte en busca de la Isla.

Los vientos, sin perdón, habían sumado más de 70 víctimas y Cuba podría ser el puntillazo devastador. Finalmente agredió a la Isla de la Juventud, donde encontró miles de evacuados, auque se marchó del lugar con una secuela de heridos y destrucción, pero no muerte.

Se enfiló en la noche del sábado hacia el municipio de Los Palacios, en Pinar del Río, en el occidente del país, para recorrer 165 kilómetros a través de los territorios de Candelaria, San Cristóbal, Los Palacios, Bahía Honda y La Palma, además de extender su acción demoledora a Consolación del
Sur y Ciudad de La Habana.

En la mañana de este domingo, los cubanos despertamos con la impronta de que el huracán asesino dejó una estela de destrucción impresionante, pero no pudo arrebatarnos a ningún coterráneo.

Yohandry Fontana

Foto: J.L

Ver tambíén:

Trayectoria actual del huracán Gustav

Occidente cubano se recupera luego de huracán Gustav

Huracán Gustav azotó con fuerza devastadora a Cuba

Otras informciones:

Recorren Machado y Lazo zonas afectadas por el huracán
Evalúan daños provocados por Gustav en Pinar del Río
Elogian protección de la población al paso de Gustav

Eléctricos de Camagüey hacia la Isla de la Juventud
Sobresalientes servicios de salud bajo Gustav
Inmersa la capital cubana en labores de recuperación
Priorizan restablecimiento de la electricidad en la capital

Asalto contra Gustav

Unidades Ingenieras de las FAR

Unidades Ingenieras de las FAR

Los camiones militares comenzaron a salir de sus unidades y tomaron por asalto la carretera a Pinar del Río. La pesada carga no llevaba en esta ocasión los acostumbrados tanques T-35 que solemos ver sobre las rastras del ejército. Decenas de equipos pesados para el movimiento de tierra, cargadores de escombro, motosierras y personal médico y militar altamente entrenados formaban parte de la escuadra.

Con anterioridad, otro largo convoy había pasado, adelantándose a los vientos por llegar: transportadores anfibios, botes, equipos de comunicaciones, tiendas de campaña, médicos y alimentos, formaban este primer envío que, en perfecta caravana, tomaban rumbo a occidente para atrincherarse a esperar a Gustav, el huracán asesino.

Vehiculo militar en apoyo a labores de recuperación en Cuba tras el paso de Gustav

Vehículo militar en apoyo a labores de recuperación en Cuba tras el paso de Gustav

No son soldados ni oficiales improvisados. Están formados bajo la academia militar cubana, con larga experiencia en maniobras militares y expertos en lucha contra desastres y recuperación.

Integran las Brigadas Ingenieras de las FAR que participaron en decenas de misiones de rescate durante las inundaciones del Malecón habanero tras el paso del huracán Wilma, en octubre de 2005, y las fuertes lluvias de la tormenta tropical Noel, en noviembre de 2007, que dejó destrozadas carreteras y caminos en las provincias orientales.

El mapa del capitán del segundo grupo está marcado. Una línea roja muestra el trayecto del huracán y su estela de destrucción sin muerte. La misión no está en sobre lacrado ni tiene el membrete de “secreto militar” que suele acompañar a las tropas en combate. Tampoco su agenda especial de anotaciones tiene tareas desplegadas. La observación en el terreno y la práctica acumulada le dirán la misión a cumplir.

“Vamos a reconstruir”, dice, y su mirada se pierde en lo infinito, quizás imaginando su nuevo campo de batalla.

Yohandry Fontana

Fotos: J.L

El huracán Gustav se adentra en Estados Unidos

Los diques que protegen Nueva Orleans

Los diques que protegen Nueva Orleans

NUEVA ORLEANS, EEUU (AFP) — El Gustav bajó este lunes a categoría 1, la menor en la escala de huracanes (hasta 5), y la fuerza de sus vientos (145 km/h) podría reducirse cuanto más se interne en el Estado norteamericano de Luisiana, donde Nueva Orleans confía en que sus diques la protejan de una inundación.

La noticia del debilitamiento del Gustav, anunciada por el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EEUU, con sede en Miami, es una noticia esperanzadora para la ciudad, cuyos diques sufren las embestidas de las oleadas de agua que lanza el ciclón, casi exactamente tres años después de que la ciudad fuera devastada por el Katrina.

Nueva Orleans, que está bajo el nivel del mar, vuelve a estar amenazada por una inundación, mientras al mismo tiempo algunos testigos informaban de tornados en la zona. Gustav tocó tierra cerca de Nueva Orleans como huracán de categoría 2, con vientos de unos 175 km/h. Las rachas de viento lanzaban olas por encima del dique, a pesar de que la peor parte de la tormenta no alcanzó todavía a la ciudad del jazz.

Pero a diferencia de lo que ocurrió hace tres años, la ciudad ahora estaba casi desierta, tras la evacuación forzosa de unas dos millones de personas ordenada por las autoridades. “No estamos fuera de peligro”, dijo el alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin. “Todavía nos queda un momento crítico entre ahora y esta noche”.

Dos botes y una lancha quedaron a la deriva en el llamado Industrial Canal, generando temores de que las naves pudieran chocar contra las paredes de un dique, lo que repetiría lo que ocurrió durante el huracán Katrina en 2005. Poco después la prensa informó que la Guardia Costera estadounidense había podido controlar los barcos.

El presidente George W. Bush viajó a Austin, Texas (sur), el lunes, para verificar desde allí la respuesta gubernamental, acompañado por un ayudante que advirtió sobre la “debilidad” del sistema de diques de Nueva Orleans, que todavía está siendo reconstruido después de Katrina, a un costo de 15.000 millones de dólares.

“No debería haber excusas. Si la gente se quedó en Nueva Orleans fue su decisión”, dijo David Paulison, el director de la agencia federal de emergencias. De todos modos, Bush afirmó que la coordinación de los trabajos de socorro ha sido mucho mejor que la de hace tres años, aunque advirtió: “la tormenta todavía no pasó, es un acontecimiento serio”.

El huracán tiene, además, consecuencias económicas y políticas. La producción de petróleo en la región del Golfo fue suspendida y el Partido Republicano redujo la agenda de su convención nacional, que debe proclamar a John McCain como candidato a la Casa Blanca.

McCain cambió sus planes de campaña y viajó a Mississippi el domingo a verificar los preparativos para el huracán, en tanto se decidió que el primer día de la convención tuviera una agenda reducida. El aspirante republicano aprovechó una escala en Waterville (Ohio, norte) para ayudar a los voluntarios que preparaban paquetes con insumos para los damnificados por el huracán.

Mientras, Bush confirmó que no acudiría a la convención el lunes. Por su parte, el candidato demócrata a la presidencia estadounidense, Barack Obama, reemplazó el lunes un discurso previsto en Detroit (norte) por un llamamiento a la unidad para ayudar a las víctimas posibles de Gustav.

“Hay un tiempo para intercambiar argumentos políticos, pero también hay un momento para unirnos como estadounidenses”, dijo Obama ante un grupo de militantes, la mayoría sindicalistas, con ocasión del Día de los Trabajadores en EEUU.

Las compañías petroleras evacuaron personal e interrumpieron casi toda la producción en el Golfo de México, donde Estados Unidos produce 26% de su crudo. Unos 750 guardias nacionales fueron movilizados a Nueva Orleans en previsión de eventuales operativos de rescate para cerca de diez mil ciudadanos que se quedaron en sus hogares.

Según el gobernador de Luisiana Bobby Jindal, Gustav, que dejó más de 80 muertos a su paso por el Caribe, causó sus primeras víctimas el domingo en este estado sureño: tres pacientes en estado crítico que murieron durante la evacuación de un hospital.

En Cuba, Gustav dejó daños en más de 100.000 casas, 370 escuelas, centenares de kilómetros de tendido eléctrico y telefónico, cultivos, pero sólo lesionó a 19 personas y no provocó ninguna muerte, según cálculos preliminares difundidos este lunes. Hace tres años, el Katrina tocó tierra cerca de Nueva Orleans el 29 de agosto de 2005 y devastó -entre otras cosas- los diques que protegían la ciudad. Eso causó una inundación que destruyó decenas de miles de hogares y dejó al menos 1.500 muertos sólo en esa ciudad.