Guantánamo y el discurso de Raúl Castro

Alcides Blanco Fernández
Alcides Blanco Fernández

Alcides Blanco Fernández es uno de los guantanameros que afirma que no se despegó de su televisor mientras se transmitió el discurso del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, en la clausura del Primer Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento).

Este jubilado, residente en la ciudad de Guantanamo, a unos 900 kilómetros al este de La Habana, dice que tampoco se perdió la intervención en el Parlamento del Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Alfredo Morales Cartaya.

 “Es un proyecto y todavía la gente tendrá que analizarla y aprobarla, pero desde ya te digo que es una propuesta correcta, tomando en cuenta que la esperanza de vida de los cubanos es de 77 años”, afirma Alcides, mientras hace la cola para comprar viandas en un mercado local.

Durante la sesión del Parlamento, el ministro Morales Cartaya presentó un anteproyecto circulado que plantea cambios a la actual ley de seguridad social. El documento a partir de septiembre será sometido a la consideración de los más de tres millones de trabajadores cubanos y sus sindicatos para luego ser remitido como proyecto al órgano legislativo con vistas a su aprobación en diciembre próximo, según anunció el  presidente del órgano legislativo, Ricardo Alarcón de Quesada.

Dichos cambios se introducirán paulatinamente en un período de siete años, a partir de 2009. La principal enmienda es el aumento en cinco años de la edad actual de jubilación, fijada en 55 años para las mujeres y 60 para los hombres.

 “Te digo más, al menos los hombres que se sienten bien de salud cuando se jubilan buscan una contratita para ayudar a la chequera, cosa que con las modificaciones ya no será necesario y el país tendrá fuerza de trabajo experimentada contribuyendo a la economía del país”, agrega Alcides Blanco Fernández.

Nuria Pérez

Nuria Pérez

Por su parte, la estomatóloga Nuria Pérez considera muy acertada la convocatoria hecha por el mandatario cubano a los educadores jubilados en el país para que se reincorporen a sus labores antes del inicio del curso escolar en septiembre próximo, con el pago del salario completo correspondiente a las plazas que ocuparían, además de su pensión de retiro.

“Sin dudas eso permitirá recuperar a pedagogos calificados que contribuirán a suplir vacantes en varios territorios del país y, lo más importante, contribuir al mejoramiento de la calidad del proceso docente-educativo y de la formación de los nuevos educadores”, señala esta trabajadora.

Ante el plenario de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el presidente Raúl Castro convocó a revertir definitivamente la tendencia al decrecimiento del área de tierra cultivada en el país, que desde 1998 disminuyó en 33 por ciento.

En fecha tan próxima como la entrante semana, se aprobarán las disposiciones legales para iniciar la entrega en usufructo de tierras ociosas a quienes estén en condiciones de ponerlas a producir de inmediato, y se adoptarán otras medidas asociadas a la actividad agropecuaria.

Manuel Ponce

Manuel Ponce

“Es justo que eso se haga, si hay tierras ociosas o poco aprovechadas y gente que desea trabajarlas para producir alimentos”, señala el teniente coronel Manuel Ponce Coca, oficial de una unidad del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT).

 “Cuba no escapa de la crisis mundial con los alimentos que ha provocado el gobierno norteamericano con este asunto de producir biocombustibles y tenemos que aprovechar todas nuestras posibilidades para producirlos en el país, asediado desde hace casi 50 años por el bloqueo del imperialismo”, precisó.

 En la sesión del Parlamento, Raúl Castro señaló que por el incremento de los precios, la factura del país podría aumentar en 1.100 millones de dólares para adquirir la misma cantidad de alimentos básicos que la importada en 2007.

Alcides, Nuria y Manuel sin dudas reflejan la buena acogida que ha tenido entre muchos guantanameros las palabras del presidente cubano y hacer realidad su convocatoria de trabajar con eficiencia y sin fanfarrias para preservar la Revolución próxima a cumplir medio siglo de existencia.

Singh Castillo
Guantánamo